Broker de Opciones Binarias Recomendado

broker regulado Anyoption

Recibe nuevo contenido en tú correo

Señales de Trading

broker de opciones binarias 24Option

La Inflación y su impacto en los mercados financieros

Podemos definir la inflación como el aumento general de los precios de los bienes y servicios en relación con una moneda en un periodo de tiempo específico. Cuando el precio de estos insumos se incrementa, el poder de compra de la unidad monetaria del país disminuye por lo cual consigue comprar menos de los distintos bienes y servicios producidos en un país. En otras palabras, esto significa que la inflación ocasiona que el poder adquisitivo de una divisa disminuya.

La inflación tiene un efecto negativo en todos los miembros de una sociedad sin importar su nivel socioeconómico y obviamente afecta a todos los consumidores de la economía de un país, razón por la cual constituye uno de los indicadores económicos de mayor importancias para los Bancos Centrales y los operadores de los mercados financieros como el Forex.

Muchos economistas consideran que la inflación puede tomarse como algo positivo en tanto que tenga un nivel moderado. Por su parte, los Bancos Centrales invierten grandes esfuerzos por mantener la tasa de inflación dentro de ciertos límites bien establecidos, de tal manera que pueda aprovecharse precisamente el aspecto positivo de la inflación y minimizar el impacto de los aspectos negativos de la misma.

Una de las principales medidas que se aplican para contrarrestar la presión inflacionaria es el aumento de los tipos de interés. Cuando los tipos de interés suben, los bancos comerciales proceden a incrementar los intereses de los prestamos que hacen a sus clientes.

Efecto de la inflación en el mercado Forex

Todo inversionista lo que busca es una alta tasa de retorno combinada con un bajo nivel de riesgo en sus inversiones. Los inversores y especuladores de los mercados financieros como el Forex también buscan lo mismo. Por eso, en el caso de este mercado, cuando los Bancos Centrales aumentan las tasas de interés, es casi seguro que al mismo tiempo se elevará la demanda de su divisa. Esto a su vez ocasiona una subida en el precio de esa divisa en contra de las demás.

Por ejemplo, supongamos que la tasa de interés de la divisa A es mayor a la tasa de interés de la divisa B, por lo cual se esperaría que el tipo de cambio del par de divisas A/B se incremente al subir la demanda de la divisa A en relación a la demanda de la divisa B.

Otra medida aplicada normalmente para el control de la inflación es elevar los requerimientos de reserva en las instituciones bancarias. Cuando los Bancos Centrales toman una decisión de este tipo, disminuye la cantidad de dinero que los bancos pueden dejar salir, lo que trae como consecuencia directa una limitación y disminución de los recursos económicos presentes en el sistema económico. En otras palabras, hay menos dinero en circulación en el país.

Este proceso ocasiona que el aumento en los precios sea más lento, ya que hay menos dinero disponible para adquirir la misma cantidad de bienes o servicios, lo cual a su vez causa que la demanda se reduczca. Esto ocasiona que se incremente el valor de una moneda frente a otras, principalmente para las operaciones de especulación, que en el caso del mercado Forex constituyen el mayor porcentaje del volumen total.

Cuando se producen estas condiciones, se presenta una oportunidad importante de compra en el mercado de divisas ya que la moneda en cuestión sufrirá una disminución en su disponibilidad (la oferta de esta divisa se reduce), debido al aumento en los requisitos de reserva, el cual además, suele verse acompañado de incrementos en las cotizaciones en distintas divisas.

Las acciones que más impacto tienen en el mercado Forex por parte de los Bancos Centrales, son aquellas en las que estos realizan operaciones directamente en el mercado. Estas transacciones consisten en la compra o venta de su propia divisa, lo cual se efectúa por medio de acuerdos interbancarios en los cuáles se provee de un derecho de recompra por parte del Banco Central, con el objetivo de aumentar o reducir de forma momentánea los recursos monetarios presentes en el sistema.

En ocasiones, los Bancos Centrales suben las tasas de interés como medio de apoyo a esta estrategia y realizan la compra masiva de su propia moneda con la finalidad de conseguir una disminución de los recursos monetarios de forma más efectiva. Una acción de este tipo suele tener un fuerte impacto en el mercado en el cual se observa un movimiento en los precios bastante marcado.

Una de las medidas menos empleadas para combatir la inflación es la apreciación de la moneda. La razón de que sea tan poco utilizada es que solo puede implementarse en sistemas de moneda fija en los cuáles el tipo de cambio es controlado por las autoridades del país. Esta acción lo que provoca es que al poseer una moneda más apreciada, el país experimente una reducción en los costos de producción y de las materias primas que con el paso del tiempo ocasionará una disminución en los precios para el consumidor.

En general, puede decirse que los datos de la inflación de las principales economías a nivel mundial (Estados Unidos, Europa y Asia) suelen tener un impacto significativo en el mercado de divisas, sobre todo si difieren bastante de los pronósticos. Por esta razón, es recomendable que los especulares de este mercado financiero presten atención a las noticias relacionadas con la inflación en esos países.

Efectos de la inflación en otros mercados financieros

En el caso del mercado de valores, normalmente un incremento en la inflación puede verse acompañado por una disminución en el precio de la acciones de muchas compañías por el temor a una reducción en la demanda de sus bienes y servicios debido a la reducción del poder de compra del consumidor. Además, con el subsecuente aumento en las tasas del interés que suele acompañar al aumento de la inflación, se espera que disminuyan las solicitudes de prestamos de los consumidores, los cuáles van a verse más cautos a la hora de invertir.

Si la inflación y las tasas de interés son altas y no hay señales de que vayan a disminuir significativamente a corto-mediano plazo, los acreedores tendrán la tendencia a compensar la subida en las tasas de interés. Por lo tanto, el deudor tendrá que pagar una tasa más alta por el préstamo. Este hecho juega un papel significativo en el sentido que dificulta que más fondos sean invertidos en el mercado de valores lo cual puede a su vez ocasionar una baja en el mismo.

Lógicamente, una reducción en la inflación suele ocasionar una subida general en las cotizaciones del mercado de valores, ya que se espera que los consumidores gasten más en productos y servicios y tengan mayor inclinación a endeudarse e invertir, al igual que las compañías. No obstante, esta no es una regla general. En ocasiones, se observa el efecto contrario, es decir, una caída general del mercado cuando se dan a conocer buenas noticias sobre la inflación, lo cual se muestra en la caída de índices bursátiles de gran relevancia como el Dow Jones o el S&P 500. Esto se debe a que en ocasiones los inversores y especuladores se muestran recelosos acerca de los buenos resultados mostrados por la economía, por lo cual prefieren apostar a que esta dentro de poco va a empezar a mostrar signos negativos que tendrán un impacto negativo en los mercados. Hay que recordar que muchas veces lo que mueve los mercados es lo que la gente cree que va a pasar y no lo que realmente ocurre.

 En el caso del mercado de bonos, la inflación presenta un efecto negativo en el poder adquisitivo futuro de los bonos. En otras palabras, entre más elevada sea la inflación actual y las tasas futuras de inflación pronosticadas, más elevada será la rentabilidad de los bonos. En este caso, los inversores tienden a demandar una rentabilidad más alta con el fin de compensar los efectos negativos de la inflación, la cual constituye uno de los factores determinantes de las diferentes características que establecen al final los tipos de interés de los bonos. Por eso, es fundamental tanto para emisores como inversores que se calcule adecuadamente el momento de emisión de los bonos con el fin de asegurarse que los efectos de la inflación se limiten. El cálculo del momento preciso de emisión implica la proyección del flujo de ganancias del bono hasta su madurez, de tal manera que se asegure que la rentabilidad compense el posible aumento en la inflación.

Más indicadores de análisis fundamental


Leave a Reply