/, Derivados Financieros, Instrumentos De Inversión/Margen Inicial y Margen de Variación
 

Margen Inicial y Margen de Variación

Margen inicial

Las transacciones con Contratos Por Diferencia se realizan con base en margen y existen dos formas de margen cuyo pago el trader deberá efectuar en algún momento a la hora de operar con CFD: el margen inicial y el margen de variación. Al operar con CFD, el trader tiene la posibilidad de abrir una posición con base en un activo financiero cuyo volumen o valor es mayor al capital que tienen el trader disponible en sus cuenta. Esto se conoce como apalancar el capital y básicamente significa operar utilizando dinero “prestado” por el broker. Sin embargo, es necesario que el trader tenga un cierto monto depositado en su cuenta para poder abrir una posición, y este capital se conoce como margen inicial. El margen inicial es de hecho a depósito usado como garantía o colateral para abrir una posición con CFD. El margen es utilizado para asegurarse que el trader puede cumplir sus obligaciones, como por ejemplo cubrir pérdidas.

 La tasa del margen usualmente es expresada como un porcentaje y es calculada con base en la liquidez y la volatilidad del instrumento subyacente. El margen inicial es el monto requerido para abrir una posición y normalmente varía entre el 3-5 por ciento para las acciones más importantes y líquidas ubicadas en el extremo superior del mercado o índice, hasta el 80 por ciento para las acciones de menor liquidez e importancia que se ubican en el extremo inferior de un mercado o índice. Los margenes son cobrados para cubrir al broker de CFD si el precio del activo subyacente se mueve dramáticamente en contra de la posición inicial del cliente. Los montos del margen son depositados nuevamente en la cuenta del trader a medida que las posiciones son cerradas.

En pago por tener la posibilidad de operar con base en este margen mínimo (Margen Inicial), el broker de CFD le cobra al trader un interés sobre el valor nominal de la posición subyacente. Este interés es calculado y cobrado diariamente en todas las posiciones de compra que se conservan abiertas durante la noche. De forma similar, el broker paga un interés sobre el valor nominal de todas las posiciones short que se mantienen abiertas durante la noche. Este interés normalmente es calculado durante la noche con base en  una tasa de efectivo de referencia diaria como el LIBOR (o una referencia similar) más o menos un porcentaje establecido que es determinado por el broker. Esto es conocido como “haircut” o “edge”. Los brokers que operan con CFD obtienen una ganancia con estas adiciones al costo de los intereses. Las comisiones de los CFD o las tarifas de corretaje sobre las operaciones se cobran con base en un porcentaje del tamaño del valor nominal de la operación. Estas comisiones son aplicadas tanto a la apertura como al cierre de la posición. En todo caso, por lo general son bastante menores que las comisiones que cobran los brokers tradicionales que operan directamente con acciones en el mercado.

Calculo del margen inicial

El cálculo del margen inicial es muy sencillo. Para esto simplemente aplicamos el siguiente procedimiento:

Valor total de la posición = Precio x Cantidad.

Margen requerido = Valor total de la posición x Porcentaje de margen

 

Ejemplo

Supongamos que deseamos abrir una posición long con un CFD basado en 1000 acciones a un precio de $15 por acción y con un requerimiento de margen del 5%.

Valor total de la posición = 1000 acciones x $15/acción = $15000.

Margen requerido = $15000 x 5% = $750


Aspectos Prácticos

Un broker de CFD establece distintos porcentajes o tasas para el margen inicial dependiendo del riesgo percibido. Esto significa que distintos brokers pueden exigir porcentajes diferentes de margen por la misma operación, por lo tanto conviene que un trader investigue entre las múltiples opciones que existen en la actualidad. En ocasiones, el broker toma en cuenta el perfil financiero del trader así como su experiencia a la hora de establecer los niveles de margen y algunos brokers pueden tener ideas variadas acerca del grado de riesgo de varios instrumentos financieros que se emplean como activos subyacentes para operar con CFD.

Usualmente, el inversor va a encontrar un margen del 10% para operar con CFD basados en acciones e incluso del 5% en el caso de las acciones más importantes, mientras que al operar con CFD basados en índices, el margen puede ser del 1 al 32 por ciento ya que se considera que estos son más estables. Los porcentajes de margen también varían en otros activos subyacentes, y un broker que ofrece porcentajes competitivos para operar con acciones puede que no ofrezca condiciones tan favorables para operar con materias primas.

El hecho de estar operando con base en margen significa que podemos perder más dinero que el depositado inicialmente en la cuenta si no tenemos el debido cuidado en nuestras transacciones en el mercado. Esta es la naturaleza de los derivados y de los CFD en particular, y es la razón por la cual los CFD son tan eficientes para generar altos ingresos para el trader inteligente y preparado. Si consideramos, por ejemplo, que en una operación típica de CFD basada en acciones en la cual tengamos que invertir un 10% como margen inicial, un movimiento del mercado a nuestro favor de solo el 5%, nos daría un retorno del 50% en esa operación (menos los costos de transacción).

Pero, por otro lado un movimiento en contra del mercado del 5% en el precio de la acción nos haría perder la mitad del depósito inicial y el broker probablemente emitiría un margin call en la cual requeriría el cierre de la posición o el depósito de más fondos (margen adicional) para proteger la posición y mantenerla abierta. El apalancamiento es una herramienta poderosa, pero el trader debe aprender a usarlo a su favor.

Un aspecto que no siempre es entendido acerca del margen inicial es que este en realidad es un depósito de seguridad y no un pago parcial del total del activo subyacente de una posición. Cuando se calculan los costos de financiación para posiciones que se mantienen abiertas durante la noches, usualmente se basan en el valor total del instrumento financiero usado como activo subyacente, sin  tomar en consideración el depósito inicial que el trader tuvo que invertir como margen inicial para la operación.

Si bien un nivel de margen inicial bajo le permite al trader abrir posiciones más grandes con el mismo monto de dinero, es importante que tenga en cuenta las posibles pérdidas y que se asegure de operar siempre dentro de sus límites. Siempre existe la posibilidad de perder en una posición una cantidad mayor al depósito inicial, particularmente si el depósito es pequeño, y una evaluación adecuada de riesgo le indicará al trader hasta donde debe llegar en una operación, con base en el tamaño de la cuenta de trading. Solo porque podamos operar con volúmenes mayores gracias al apalancamiento, esto no significa que debemos hacerlo siempre.

Ejemplo de la mecánica de una operación con CFD

Supongamos que después de estar años operando con acciones en el mercado de valores o con Forex, decidimos incursionar en los CFD. Para esto, analizamos distintos brokers de CFD para encontrar uno que se adecue a nuestras necesidades y así podamos abrir una cuenta de trading. Una vez que abrimos la cuenta, depositamos los fondos necesarios y después de analizar el mercado con cuidado decidimos que la acción XYZ presenta una buena oportunidad de compra ya que consideramos que el precio va a subir en los próximos días.

Por lo tanto, decidimos abrir una posición long con un CFD basado en acciones de XYZ. En este caso, se trata de un CFD basado en acciones de XYZ a un precio de $5. Para realizar esta operación, accedemos a la cuenta de trading y mediante la plataforma de trading colocamos un orden para la compra de 6000 CFD de XYZ (o dicho de otra forma CFD basados basados en 6000 acciones de XYZ) a un precio de $5 por acción. Suponiendo que la orden es aceptada y ejecutada, el valor total en el mercado del contrato es de $30000 (6000 x $5). Para esta acción, el broker requiere un margen del 5%, por lo cual debemos invertir en esta operación $1500 ($30000 x 5%), el cual es deducido directamente de nuestra cuenta de trading. Además, el broker nos cobra un 0.10% del valor total de la operación tanto por la apertura como por el cierre de la posición. Para abrir la posición, el broker nos va a cobrar un total de $30 en comisiones ($30000 x 0.10%). En la siguiente tabla podemos comprobar como el precio de la acción afecta el retorno del inversor.

Si el precio de XYZ… Nuevo precio Comisiones por apertura y cierre de la posición Ganancia/pérdida
del inversor
Retorno sobre capital (Margen Inicial, %)
Sube un 20% $6.00 $66.00 $5,934.00 396%
Sube un 10% $5.50 $63.00 $2,937.00 196%
Sube un 5% $5.25 $61.50 $1,438.50 96%
Sube un 2% $5.10 $60.60 $539.40 36%
Se mantiene igual $5.00 $60.00 ($60) -4%
Baja un 2% $4.90 $59.40 ($659.40) -44%
Baja un 5% $4.75 $58.50 ($1,558.50) -104%
Baja un 10% $4.50 $57.00 ($3,057) -204%
Baja un 20% $4.00 $54.00 ($6,054) -404%

*Este ejemplo asume que el inversor es capaz de cerrar la posición al precio indicado. Las ganancias/pérdidas y la tasa de retorno toman en cuenta las comisiones del 0.10% que cobra el broker por las operaciones de apertura y cierre de la posición, pero no tiene en cuenta los cargos financieros por mantener la posición abierta durante la noche (en la práctica estos cargos, que consisten en un interés diario, afectan el retorno de las operaciones con CFD).

 

Margen de variación

Además del margen inicial que se requiere para abrir una posición con CFD, el trader también debe pagar un margen adicional en caso de que ocurra un movimiento adverso en el precio del instrumento subyacente en el mercado, el cual se conoce como margen de variación. El margen de variación se basa en la revaluación intradiaria de una posición en CFD la cual se basa en el ajuste diario de un valor (del instrumento subyacente en que se basa el CFD como por ejemplo acciones, divisas, materias primas, etc) con el fin de reflejar el cambio diario del precio, incluyendo la ganancia o pérdida producida en el valor. Esto se conoce como marcar al mercado (marked to market) y básicamente consiste en ajustar el precio del CFD al valor actual del activo subyacente en el mercado.
 
Por lo tanto, podemos decir que el margen de variación equivale a la diferencia entre el valor de una posición en CFD en el punto de entrada y su valor cuando es marcada al precio de cierre al final de cada día. En caso de que el capital total del cliente caiga por debajo del requerimiento de margen inicial exigido por el broker al comienzo de la operación, se produce un margin call (llamada de margen). Cuando esto ocurre, tal como se indicó anteriormente, el cliente debe cerrar la posición y asumir las pérdidas o depositar capital adicional con el fin de cumplir con los requerimientos de margen.
 
El uso de margen de variación está en claro contraste con la forma en que se opera regularmente con  acciones por ejemplo. Esto se debe a que en realidad los Contratos Por Diferencia son un tipo de derivado financiero, lo que significa que son herramientas financieras que tienen un valor basado o derivado de un activo financiero subyacente, en lugar de tener o representar la propiedad completa del activo mismo. Las operaciones con CFD se realizan principalmente con base en margen, y pueden variar su valor hasta el punto de que todo el margen depositado es perdido.
 
Si consideramos que, al operar con acciones, lo peor que puede pasar es que perdamos todo el dinero que invertimos si el precio de la acción cae a cero, podemos ver claramente el riesgo que implican las operaciones con derivados apalancados como los CFD. En el caso de las operaciones tradicionales con acciones, no interesa si seguimos o no la evolución del precio conforme este se mueve en nuestra contra en las transacciones perdedoras, al final no le vamos a deber al broker ningún dinero adicional, por lo cual en realidad el broker no tiene ningún interés en el resultado final de las operaciones que efectuamos en el mercado. Pero si estamos operando con CFD, es sumamente importante para el broker o dealer darle seguimiento al valor de una operación conforme el precio sube o baja ya que podría terminar perdiendo dinero si no somos capaces de pagar por las pérdidas.
 
Al margen de variación también se le conoce como margen de mantenimiento. Podemos entenderlo de forma más sencilla de la siguiente forma: como el margen de variación se basa en la revaluación marcada al mercado de una posición en CFD, si tenemos una posición long y el precio cae, entonces el broker requerirá que paguemos un margen de variación ya que las pérdidas superan al margen inicial. El margen de variación es un porcentaje del total del tamaño de la posición y el monto requerido permite cubrir el movimiento adverso en el valor de la posición. Por otro lado, si tenemos una posición short abierta y el precio cae, entonces recibimos de parte del broker una variación de margen igual al movimiento positivo en el valor de la posición.
 
De esta manera, marcar el mercado para calcular la variación del mercado puede trabajar a nuestro favor, ya que si nuestra posición ha obtenido un beneficio, entonces el monto es acreditado en nuestra cuenta cada día. Este capital puede ser empleado para abrir nuevas posiciones en el mercado, sin embargo el trader debe considerar y tener en mente su nivel total de exposición al riesgo antes de efectuar nuevas operaciones hasta la medida máxima permitida por el broker, es decir que solo porque puede arriesgarse más gracias al margen de variación adicional no significa que debe hacerlo. Nuevamente, esta posibilidad no existe en las operaciones tradicionales con acciones. Sin importar cuanto se mueva a nuestro favor el precio de una acción, la cuenta de trading con el broker no mostrará ningún dinero adicional hasta el momento en que decidamos cerrar la posición.
 
Cuando recibimos un margin call debido a posiciones perdedoras con CFD ocasionadas por un movimiento contrario del mercado, debemos atender este aviso a la mayor brevedad posible o el broker puede tomar los pasos necesarios para evitar mayores pérdidas y recobrar su dinero lo que a su vez puede llevar al cierre de la posición. Esto no solo incluye el cierre de la posición o posiciones que están ocasionando las pérdidas, sino también el cierre de cualquier otra posición que el broker considere necesario o que favorezca más a sus intereses. Dado que no existe ningún requisito o reglamento para que un broker cierre nuestras posiciones en un orden en particular, este por lo tanto puede tomar acciones que nosotros no queremos, como por ejemplo cerrar una posición ganadora y con potencial para generar elevados ingresos en el futuro con el fin de tomar el dinero y cubrir las pérdidas inmediatas en lugar de cerrar una posición que no nos está produciendo mayor beneficio, lo que probablemente habríamos preferido en primer lugar. Los términos y condiciones del broker generalmente especifican esto, por lo tanto si a un trader se le solicita responder a un margin call y no lo hace con prontitud, entonces el broker de CFD tiene la libertad de actuar y proteger sus intereses de la manera que considere conveniente.
 
Para concluir, el trader como poseedor de una posición en CFD, está obligado a pagar por cualquier déficit de fondos si el margen inicial y el margen de variación son insuficientes para cubrir la falta de liquidez ocasionada por las pérdidas que está produciendo una posición que esta activa en el mercado.
 
La reciente crisis financiera puso de relieve el tema de la revaluación marcada al mercado. Mientras que las hipotecas no fueron revaloradas, o marcadas al mercado para que estuvieran de acuerdo al valor actual real, el castillo de naipes financiero se mantuvo intacto; pero tan pronto como la caída del valor de la vivienda fue incorporadas a las valoraciones, se volvió evidente que los bancos no tenían los suficientes recursos para cubrir sus deudas, lo cual llevó al colapso del mercado.
 
 
 
 
 
 

 

Deje su comentario