A veces las cosas que ocurren en los mercados financieros son bastante obvias si uno está dispuesto a verlas. A pesar de toda la angustia que ha estado afectando a los mercados desde julio de 2016 -cuando el índice S&P 500 alcanzó un nuevo máximo histórico- con respecto a las elecciones de 2016, la economía, las tasas de interés y el efecto final que todo esto podría tener en el mercado de valores – el mercado básicamente se ha mantenido al alza durante este periodo. Esto no quiere decir que las cosas no podrían revertirse y rápidamente, se trata simplemente de observar que la gente tiende a pasar mucho tiempo analizando cosas que parecen «obviamente importantes» y terminan ignorando otras que también pueden ser importantes y significar buenas oportunidades.

Ahora imagine las cosas que suceden bajo la superficie que muchos se pierden completamente. Como por ejemplo, el hecho de que la relación entre el precio del oro y el precio del cobre resulte útil para identificar la tendencia de los tipos de interés. Aunque parezca una broma, es en serio.

Relación del Oro/Cobre versus Rendimiento del Tesoro de 10 años

 * La línea azul de la figura 1 muestra la relación entre el precio del oro dividido por el precio del cobre desde 1982.

 * La línea roja muestra el ticker TNX – un índice que registra el rendimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años.

¿Nota algo sobre estas dos líneas?

Figura 1 – Línea azul = Relación Oro/Cobre; Línea roja = % de Rendimiento del Tesoro a 10 años

La frase que los analistas cuantitativos emplean para este tipo de relación es «inversamente correlacionada«. De acuerdo a un cálculo rápido realizado en Excel la correlación entre estas dos líneas es -0.79. Para referencia, una lectura de +1.00 significa perfectamente correlacionada y una lectura de -1.00 significa perfectamente inversamente correlacionada.

Esto significa simplemente que sus ojos no le están engañando y que sí, hay una correlación inversa fuerte entre la relación oro/cobre y los bonos del tesoro a 10 años.

Aunque esta conclusión aparente parece interesante, la pregunta que realmente le interesa al inversor es la siguiente: ¿Hay alguna manera de beneficiarse de esto?

Bueno, parece que sí. Sigamos la siguiente secuencia lógica:

  • Los precios de los bonos se mueven inversamente a los rendimientos (es decir, cuando los rendimientos suben los precios de los bonos caen y viceversa).
  • Por lo tanto, si la relación oro/cobre está inversamente correlacionada con los rendimientos de los bonos del tesoro a 10 años, entonces la relación oro/cobre debería estar altamente correlacionada con los precios de los bonos a 10 años.
  • Por lo tanto, un aumento de la relación oro/cobre debería (en teoría) ser acompañado por el aumento de los precios de los bonos del tesoro a 10 años y viceversa.

 Si esto no tiene sentido, analicemos las imágenes en este artículo.

Uso de la relación Oro/Cobre para operar con bonos

Antes que nada es importante aclarar lo siguiente: Lo que sigue no es un sistema de trading que garantiza beneficios, ni estoy recomendando que alguien use el método descrito a continuación para operar con dinero real. Es estrictamente un «experimento» diseñado para enseñar a la gente que hay un montón de maneras de «jugar a este juego» que llamamos trading.

Muy bien, ahora que hemos aclarado que no estamos ante un nuevo sistema de trading, vamos a describir la idea.

A = Precio del oro dividido por el precio del cobre

B = media móvil simple de 30 días (SMA 30) de A

C = media móvil simple de 80 días (SMA 80) de A

D = (B – C);

En otras palabras, la variable D representa la media móvil de 30 días de la relación oro/cobre menos la media móvil de 80 días de la relación oro/cobre.

La Figura 2 muestra el valor para la variable D anterior – es decir, la media móvil de 30 días menos la media móvil de 80 días. Simplemente tenga en cuenta que:

  • Este valor fluctúa por encima y por debajo de 0
  • La teoría subyacente es que los valores positivos para D deben ser alcistas para los precios de los bonos y los valores negativos para D deben ser bajistas para los precios de los bonos

Figura 2 – Relación Oro/Cobre (SMA de 30 días menos SMA de 80 días)

Reglas de negociación

  1. Utilice un retraso de 1 día (es decir, una «señal de compra» o «señal de venta» generada al cierre de un día en particular es utilizada en el cierre de la negociación en el próximo día de negociación del mercado).
  2. Si la variable D es mayor o igual a 0, entonces mantenga la posición alcista en bonos del Tesoro a 10 años.
  3. Si la variable D es menor que 0, entonces NO mantenga la posición alcista en bonos del Tesoro a 10 años (un operador agresivo podría considerar una posición corta en bonos del Tesoro a 10 años)
  4. Para propósitos de prueba el creador de la estrategia usó el cambio diario del valor en dólares para el contrato de futuros de bonos del Tesoro a diez años más cercano negociado en el CBOT (los operadores basados en acciones pueden considerar las acciones del ETF IEF que sigue el bono a 10 años).

La figura 3 muestra el crecimiento de la equidad obtenido al mantener una posición larga (compra) en futuros de bonos del tesoro a 10 años dependiendo de si la relación oro/cobre (utilizando las medias móviles de 30 días/80 días mencionadas anteriormente) es positiva (línea azul) o negativa ( línea roja).

Para el registro:

  • Desde mayo de 1982 hasta principios de mayo de 2017, una posición larga en futuros de bonos del tesoro a 10 años cuando la SMA de 30 días para la relación oro/cobre estaba por encima de la SMA de 80 días, generó una ganancia de 98275 dólares.
  • Por el contrario, una posición larga en futuros de bonos del tesoro a 10 años cuando la SMA de 30 días para la relación oro/cobre estaba por debajo del SMA de 80 días, generó una pérdida de 35501 dólares.
  • No se incluyen asignaciones en estos números para las comisiones y el deslizamiento. El propósito es simplemente resaltar la marcada diferencia en el desempeño del bono a 10 años durante los períodos en que este «sistema» muestra una señal alcista versus los periodos en que muestra una señal bajista.

Resumen

Tal como indicamos anteriormente, no recomendamos a nadie que utilice esta metodología para operar con bonos y arriesgue su dinero. Es imposible saber cómo podrían evolucionar los resultados futuros si finalmente cambiamos a un «entorno de tasas elevadas».

Pero la naturaleza inversa de la relación entre el oro y el cobre versus el rendimiento de los bonos a 10 años ha persistido fuertemente durante más de 30 años, por lo que puede resultar una herramienta muy útil en el futuro.

En cualquier caso, el verdadero propósito de este artículo es recordarle al trader que no solo se debe concentrar en las cosas en que todo el mundo se enfoca al operador en los mercado, como el comportamiento del precio cada día y los indicadores económicos más conocidos, y reconocer la necesidad de – y la ventaja de – mirar las cosas de formas únicas .