La semana pasada fue buena para los inversores en acciones. El S&P 500 y el Nasdaq Composite subieron un 3,8% y un 4,6%, respectivamente, con su mejor desempeño semanal desde julio. A pesar de la escasez de buenas noticias económicas, las esperanzas de que se apruebe un nuevo paquete de estímulo mantuvieron el ánimo optimista. Sin embargo, la última propuesta de la Casa Blanca fue $400 mil millones por debajo de los $2,2 billones que quieren los demócratas y durante el fin de semana parece haber habido muchos desacuerdos entre los políticos de ambos lados sobre la oferta propuesta, lo que sugiere que es poco probable que el Congreso apruebe un paquete de ayuda económica antes del día de las elecciones. El caos ocasionado por estas noticias seguirá impulsando la volatilidad, pero los inversores están casi seguros de que, sea quien sea el que gane las elecciones, un nuevo paquete de ayuda fiscal importante está en camino.

Libra esterlina se mantiene arriba de 1.3000

La historia del Brexit está llegando a su fin y con la libra esterlina por encima de 1,30 dólares, la mayoría de los operadores anticipan un final feliz para el Reino Unido y su divisa. La Cumbre del Consejo Europeo del jueves 15 de octubre tiene la intención de asegurar un acuerdo, y Boris Johnson advirtió a principios de año que si no se llegaba a un acuerdo para entonces, se retiraría de las negociaciones. Ahora sólo quedan tres días para la cumbre y, lamentablemente, todavía hay bastantes puntos de desacuerdo, ya que los principales obstáculos se encuentran en torno a la pesca, la ley del mercado interior y las ayudas estatales. ¿Estamos realmente cerca de un acuerdo o los traders son demasiado optimistas?  De acuerdo a los mercados de la libra esterlina, parece que la posibilidad de un Brexit con acuerdo se encuentra bastante cerca del 70%. Por lo tanto, el riesgo a la baja es mucho mayor que el riesgo al alza y será muy interesante ver cómo se desarrollan las cosas a lo largo de esta semana.

El hecho es que las negociaciones entre el Reino Unido y la UE son más complicadas de lo que muchos creen.

«Las conversaciones sobre el brexit están a punto de caerse», es una línea que se ha empleado con demasiada frecuencia en los comentarios del mercado en los últimos años. Y los inversores están siendo golpeados con esa narrativa una vez más esta semana, mientras se avecina la fecha límite autoimpuesta del 15 de octubre por el primer ministro británico Boris Johnson.

El Reino Unido ha estado tratando desde marzo de sellar un acuerdo comercial con la UE que debería entrar en vigor una vez que ocurra oficialmente el Brexit, con pocos avances que mostrar hasta el momento. Durante el fin de semana, el primer ministro Johnson se acercó a la canciller alemana, Angela Merkel, y al presidente francés, Emmanuel Macron, para tratar de romper el estancamiento, solo unos días antes de que los líderes de la UE se reúnan para una cumbre de dos días a partir del 15 de octubre, donde seguramente el Brexit ocupará un lugar destacado en la agenda. Los funcionarios del gobierno francés han comenzado a contraatacar diciendo que están dispuestos a aceptar un Brexit duro en lugar de un mal acuerdo.

Cuando el primer ministro Johnson anunció su última fecha límite el 7 de septiembre, la libra se debilitó un cuatro por ciento frente al euro, antes de detener sus pérdidas. El par de divisas EUR/GBP ahora está probando su media móvil simple (MA) de 50 días que está actuando como un nivel de soporte clave.

El par GBP/USD, por otro lado, está probando su media móvil simple de 50 días como un nivel de resistencia clave, habiéndose debilitado hasta en un 4,5 por ciento desde que se dio a conocer la fecha límite que se avecina, aunque el par de divisas ha subido un 2,9 por ciento desde su mínimo de septiembre.

Gráfico de precios del GBP/USD

Aunque los mercados están valorando un repunte de la volatilidad tanto en el EUR/GBP como en el GBP/USD durante la semana, se espera que las oscilaciones de precios sean relativamente moderadas en comparación con los extremos de los últimos años, a juzgar por la volatilidad implícita de 1 semana para ambos pares de divisas. Un operador observador y experimentado notaría que los plazos retrasados se han convertido en algo así como una norma en medio de la saga del Brexit, y las declaraciones agresivas y amenazas aún no han llevado a ninguna de las partes alejarse de las conversaciones, a pesar de las múltiples amenazas de hacerlo.

Aún así, esa no es una línea que la libra esterlina necesariamente pueda permitirse cruzar.

Si el Reino Unido abandona la UE sin un acuerdo comercial en vigor antes del 31 de diciembre, las repercusiones para la libra serían sísmicas, y podría hacer que el EUR/GBP suba con tanta fuerza que incluso alcance paridad.

En cuanto al GBP/USD, dado que los operadores se han acostumbrado a las fanfarronadas relacionadas con el Brexit, tal vez las elecciones presidenciales estadounidenses del 3 de noviembre tengan un mayor impacto en la libra esterlina

Datos económicos importantes de Estados Unidos se publicarán esta semana

La mayoría de las publicaciones de datos económicos de Estados Unidos de los últimos tres meses han sorprendido al alza, lo que ha llevado a muchos participantes del mercado a creer que ya estamos atravesando una recuperación en forma de V. Sin embargo, dada la trayectoria de las infecciones por coronavirus, esta recuperación ahora está siendo cuestionada. Las ventas minoristas de Estados Unidos han alcanzado niveles récord en los tres meses hasta agosto, pero con el vencimiento de $600 en el beneficio de desempleo semanal y sin un nuevo paquete de estímulo fiscal en el horizonte, ¿pueden los consumidores estadounidenses mantener sus hábitos de gasto? Lo averiguaremos el viernes.

Los precios al consumidor que se publicarán el martes no tendrán ningún impacto material sobre el dólar o los precios de las acciones, dado que la baja inflación no sorprenderá ni a los mercados ni a la Reserva Federal. Será más interesante estar atento a las encuestas de fabricación el jueves y los datos de confianza del consumidor el viernes. Estos dos indicadores, junto con las ventas minoristas, proporcionarán más claridad sobre el estado de la economía estadounidense.

Datos de ganancias de compañías estadounidenses

La temporada en que las compañías estadounidenses publican sus datos de ganancias comienza esta semana con grandes bancos como JP Morgan y Citigroup que serán los primeros en publicar sus resultados. El tercer trimestre todavía se ve mal y los mercados esperan una caída de más del 20% en las ganancias en comparación con el año pasado. Sin embargo, eso sigue siendo mejor que la caída del 30,6% en el trimestre anterior. Dado que las estimaciones han ido en aumento durante los últimos dos meses, el listón está más alto para que las empresas lo superen. Los expertos no esperan ver sorpresas alcistas similares en comparación con el segundo trimestre, pero las previsiones futuras serán un importante impulsor de los precios de las acciones.