Descubra qué es el trading de Contratos Por Diferencia (CFD) en el mundo de las criptomonedas.

El trading de Contratos Por Diferencia, también conocido como comercio de CFD, es un método que permite a las personas operar e invertir en un activo mediante la ejecución de un contrato entre el trader y un corredor, en lugar de abrir una posición directamente en un mercado determinado.

El trader y el broker acuerdan entre ellos replicar las condiciones del mercado y liquidar la diferencia entre ellos cuando se cierra la posición. El trading de CFD ofrece muchas ventajas que no existen con el trading directo en el mercado subyacente, como el acceso a los mercados extranjeros, el comercio apalancado, posiciones cortas (VENTA) para activos que tradicionalmente no ofrecen esa opción y más.

¿Por qué se han vuelto atractivos los CFD de criptomonedas?

La popularidad de las criptomonedas continúa aumentando día a día. En algún momento, las criptomonedas podrían aceptarse ampliamente como dinero y reemplazar las monedas fiduciarias como el dólar estadounidense.

El precio de las «criptomonedas» como Bitcoin ha aumentado drásticamente. En 2011, un bitcoin valía menos de $1, pero para 2017, valía casi $20,000. Desde entonces, el precio ha sido muy volátil, ofreciendo excelentes oportunidades para operar tanto en condiciones de mercado al alza como a la baja.

¿Qué ocurre con el trading de CFD de criptomonedas?

Las criptomonedas también han comenzado a generar mucho interés como inversión alternativa o como activo subyacente para operar con CFD.

Una razón importante para esto se debe a los titulares generados por los enormes aumentos en el valor de Bitcoin, ya que el precio de BTC comenzó en 2017 con un valor de alrededor de $1,000, disparándose a más de $19,000 en diciembre del 2019. Cuando los precios se mueven rápidamente, los traders prestan atención.

Este nuevo mercado de activos digitales ganó mayor credibilidad cuando bolsas establecidas como CBOE y CME lanzaron contratos de futuros en Bitcoin.

Muchas personas obtienen una exposición a las criptomonedas simplemente poniendo dinero en ellas, es decir, comprando la moneda digital real. Sin embargo, esto tiene sus desventajas. Los tiempos de procesamiento para comprar una criptomoneda son más lentos que las ejecuciones instantáneas que caracterizan a la ejecución de operaciones en los mercados de divisas, valores o futuros. Los mercados de criptomonedas no están regulados y ha habido historias de billeteras de Bitcoin y Ethereum comprometidas.

Los inversores pueden evitar fácilmente todas estas preocupaciones operando con criptomonedas a través de los CFD. El uso de CFD permite tiempos de transacción muy rápidos, lo que es útil para un mercado tan volátil. Además, son más accesibles que los activos digitales subyacentes y evitan el uso de los intercambios de criptomonedas, que normalmente no están regulados y a veces tienen problemas de seguridad, a diferencia de los brokers de CFD, muchos de los cuáles si tienen una regulación y son propiedad de compañías financieras reconocidas y con una amplia trayectoria.

¿Cómo funcionan los CFD tradicionales?

La mecánica de operación de los CFD, generalmente sigue la siguiente lógica, o una similar:

  • Los traders eligen un activo ofrecido como CFD por el corredor. Puede ser una acción, un índice, un par de divisas fiat, criptomonedas o cualquier otro activo que el corredor tenga en su selección.
  • Los traders abren la posición y establecen parámetros en donde indican, por ejemplo, si es una posición larga o corta, apalancamiento, monto invertido y otros parámetros según el corredor.
  • A partir de ahí, ambas partes se comprometen en un contrato, acordando cuál es el precio de apertura para la posición y las tarifas que se aplican a la transacción (como tarifas por posiciones overnight).
  • La posición se abre y permanece abierta hasta que el trader decide cerrarla o se cierra mediante un comando automático, como alcanzar un punto de Stop Loss o Take Profit o el vencimiento del contrato.
  • Si la posición se cierra con ganancias, el corredor le paga al trader. Si cierra con pérdidas, el corredor le cobra al trader la diferencia.

A simple vista se ve bastante simple.

Aunque parece que sí, en ocasiones existe cierta confusión entre los CFD y los ETF, o fondos cotizados en bolsa, que son productos financieros completamente diferentes.

Cómo operar con CFD de criptomonedas

Distintos brokers ofrecen operaciones con CFD de criptomonedas junto con otras clases de activos en sus cuentas de trading. Los Contratos Por Diferencia o CFD, como se les conoce comúnmente, son instrumentos derivados que permiten a los traders especular en una amplia gama de mercados financieros, sin asumir la propiedad directa del activo subyacente.

Las criptomonedas se negocian como pares frente a monedas regulares. Por ejemplo, Bitcoin, la criptomoneda más famosa se comercializa como:

  • BTC / USD – Bitcoins valorados en dólares estadounidenses
  • BTC / GBP – Bitcoins valorados en libras esterlinas
  • BTC / EUR – Bitcoins valorados en euros
  • BTC / JPY – Bitcoins en yenes japoneses
  • BTC / CHF – Bitcoins en francos suizos

Gracias a los CFD, no es necesario abrir una cuenta con un intercambio de Bitcoin o tener una billetera de Bitcoin para operar. Los brokers de CFD toman el precio de las criptomonedas de los intercambios más confiables como Kraken, así como el precio de los futuros de Bitcoin de CME.

Ejemplo de una operación con CFD de criptomonedas

El uso de CFD para operar con criptomonedas ofrece la posibilidad de especular sobre el comportamiento del precio de una criptomoneda como Bitcoin sin tener que poseer realmente ningún Bitcoin. Esto significa que hay más oportunidades disponibles para el trader, ya que se pueden obtener ganancias comprando o vendiendo criptomonedas.

El costo principal al operar con un CFD de criptomonedas es el spread. El spread es la diferencia entre el precio al que podemos comprar y el precio al que podemos vender. Por ejemplo, un broker puede ofrecer un precio de compra de 47000 USD y un precio de venta de 47050 USD, lo que significa un spread de 50 USD.

En lugar de tomar posesión de bitcoin, puede colocar una «posición larga» en un CFD de BTC. Su posición aumentará de valor a medida que aumente el precio de bitcoin. Si el precio de bitcoin cae, su posición perderá valor.

Ejemplo de operación de compra con un CFD de BTC

En lugar de tomar posesión de una cantidad determinada de bitcoin, un trader puede colocar una «posición larga» mediante un CFD. Su posición aumentará de valor a medida que aumente el precio de bitcoin. Si el precio de bitcoin cae, su posición perderá valor.

Operación de compra con CFD

En este ejemplo, el precio de Bitcoin es $6000/6050. Un trader compra 5 CFD de Bitcoin por $6050. Cada CFD vale 1 bitcoin (o 100 centavos de Bitcoin), por lo que el tamaño de la posición es de $30,250.

Si el precio sube 500 dólares a $6500/6550 y el trader cierra la posición a $6500 (con un valor final para la posición de $32 500), obtiene una ganancia de $2250. Alternativamente, si el precio de Bitcoin cae a $ 5500/5550 (lo que significa que la posición ahora vale $27,500), una vez que la posición esté cerrada, significaría una pérdida de $2750.

Ejemplo de operación de venta con un CFD de BTC

El trader también puede colocar una posición «corta», de modo que si el precio de bitcoin cae, su posición aumenta de valor y si el precio sube, su posición disminuye de valor. Esto es similar a vender al descubierto las acciones de una empresa.

Operación de venta con CFD

En este ejemplo, el precio de Bitcoin es $6000/6050. Un trader vende en corto 5 CFD de Bitcoin por $6000, por lo que el tamaño de la posición es de $30,000.

Si el precio sube 500 dólares y llega hasta $6500/6550 y el trader cierra la posición a $6550 (el valor de la posición ahora es de  $32 750), pierde $2750. Alternativamente, si el precio de Bitcoin cae a $5500/5550 (lo que significa que la posición ahora vale $27,750), una vez que se cierre la posición, significaría una ganancia de $2,250.

Operar con CFD de criptomonedas al margen

Al utilizar el apalancamiento financiero, los inversores pueden operar en los mercados con un depósito inicial más pequeño. Esto hace que el trading de CFD de criptomonedas sea más accesible y rentable que otros métodos de inversión. Sin embargo, también conlleva un nivel adicional de riesgo. Es fundamental que un inversor comprenda completamente cómo funciona el trading apalancado con CFD y cuente con una sólida estrategia de gestión de riesgos antes de abrir una posición.