Panorama mundial de datos económicos

Tenemos datos importantes sobre el crecimiento económico mundial, y los resultados se encuentran dentro de lo que veníamos comentando previamente en otros informes.

Para empezar, el crecimiento de las manufacturas en Estados Unidos fue sólido en el primer trimestre. Todo parece indicar que el difícil comienzo de año fue debido a las bajas temperaturas y no a un enfriamiento económico.

Mientras tanto la zona euro sigue recuperándose. Por ejemplo, la actividad empresarial francesa sigue dando indicios sobre la recuperación.

Crecimiento de China a través de los años

Los datos de China indican que el gigante asiático se está desacelerando, lo que puso nerviosos a los inversores esta semana. Mientras tanto el gobierno en Pekín intenta calmar los ánimos y promete nuevas inversiones y desarrollos de infraestructura para impulsar el crecimiento.

La actividad manufacturera de Estados Unidos se desaceleró en marzo tras acercarse el mes pasado al máximo en cuatro años, pero el ritmo de crecimiento y las contrataciones son fuertes.

Lo de China fue una mala noticia, ni los analistas esperaban  que la economía redujera su actividad tanto en los primeros tres meses del año. Por lo tanto los inversores ya están anticipando las consecuencias de una fuerte desaceleración del país.

El gobierno chino se encuentra presionado por los inversores, y promete anuncios y cambios frente a las cámaras para convencer a los mercados.

El principal problema para China es que las preocupaciones sobre su crecimiento están justificadas, pero se podría profundizar el efecto negativo si hay una pérdida de confianza. Tras años de crecimiento con tasas de dos dígitos, la desaceleración se profundiza año tras año y la inversión cae.

Cambiando de región, sorprende la recuperación de la vapuleada Europa, tras una crisis de deuda en los países de la región que está lejos de finalizar. Sin embargo los datos de expansión de los distintos sectores brindan optimismo.

Una sólida expansión tanto en el sector de manufacturas como en los servicios de industrias de la zona euro en marzo, y el crecimiento Francia, que es la segunda mayor economía implica que el ritmo de la recuperación del bloque sigue firme.

Quedan muchas dudas todavía sobre el caso europeo, algunos analistas hablan de una deflación en la región por la creciente disposición de las firmas a reducir sus precios para atraer a clientes. Y el eterno problema de la deuda sigue firme, pero estable.

China aplica nuevas medidas de estímulo

La palabra estímulo venía hasta ahora reservada para EEUU, sin embargo la creciente preocupación por la economía China y las temidas consecuencias globales que implicaría una caída de la industria hacen que el gobierno chino se vea forzado a tomar medidas.

Hay razones de sobra, por ejemplo los índices de industria se encuentran en mínimos de 8 meses, e indicando contracción.

La producción y las nuevas órdenes se debilitaron pero los nuevos pedidos de exportaciones crecieron por primera vez en cuatro meses, lo que sugiere que la desaceleración fue generada mayormente por una débil demanda interna.

Sabemos que el banco central en Pekín estaba preparando una flexibilización de su política monetaria a fin de mantener el crecimiento de la economía en 7,5 por ciento.

Pero aquellos que esperen una explosión de dinero seguida de una suba en el crecimiento podrían verse muy defraudados. El plan del gobierno sería hacer la flexibilización pausada y el banco central continuará teniendo peso en el control de la moneda.

El año pasado, la economía china se expandió en 7,7 por ciento, a igual ritmo que en el 2012.

Concluimos este resumen señalando los principales puntos que consideramos deben interesarnos. La leve desaceleración en EEUU parece estar finalizando, si bien quedan algunas dudas.

La zona euro también se encuentra estable, si bien la situación económica de algunos países de la región es severa. Con la crisis de Ucrania empezando a estar bajo control, se disiparon los temores a un conflicto armado.

Finalmente nos queda el caso de China, el más difícil de analizar ya que las cifras que llegan del país siempre se encuentran bajo un halo de control y sospecha generalizado.

La señal de alerta será el paquete de medidas que impulse el gobierno chino. Si los cambios son drásticos eso implicaría que el presente económico del país no es tan estable como se cree. Los números no pueden esconder la realidad. Nos vemos la próxima, buen fin de semana.