Los mercados de valores comenzaron el lunes a la baja luego de tres semanas de caídas consecutivas en las acciones estadounidenses, que marcaron la serie de pérdidas semanales más larga desde 2019. Los inversores están cada vez más preocupados por el impulso de la recuperación económica dados los números resurgentes en los casos de Covid-19 a nivel global y falta de progreso en la aprobación del nuevo paquete de estímulo estadounidense.

Aunque el presidente Trump señaló que estaba dispuesto a respaldar un proyecto de ley de estímulo la semana pasada, es probable que el asiento vacío de la Corte Suprema dejado por el fallecimiento de Ruth Bader Ginsburg complique el asunto. Se espera que la lucha entre el presidente y los demócratas del Congreso con respecto a si el puesto vacante debe ser asignado ahora o esperar hasta después de las elecciones genere más demoras y permita alcanzar un término medio para la aprobación de un nuevo paquete fiscal. Por lo tanto, podemos esperar que el estímulo tan necesario para la economía del país se postergue hasta después de las elecciones estadounidenses.

Dado que la lista de incertidumbres está creciendo, especialmente en el frente de la pandemia, el riesgo ahora está sesgado a la baja. Tenemos elecciones estadounidenses a la vuelta de la esquina, fuertes valoraciones en los sectores de crecimiento a pesar de la reciente corrección y altas posibilidades de que se implementen posibles bloqueos nacionales en el Reino Unido y en otros lugares, y todo apunta a un impulso menguante en la recuperación económica. Todos estos factores indican tiempos más volátiles para las próximas semanas.

En cuanto a los datos, los inversores deben estar atentos a los PMI flash de septiembre procedentes de Alemania, Francia y el Reino Unido que se publicarán esta semana para obtener más indicaciones sobre cómo les está yendo a las grandes economías europeas tras el fuerte repunte de principios del tercer trimestre. Los signos de debilidad en este caso serán una fuerte señal de que la recuperación económica está perdiendo el rumbo y se necesitan más medidas por parte de los responsables de la política fiscal y monetaria.

Los mercados de divisas aún no reflejan la aversión al riesgo observada en los mercados de valores. El dólar cotiza ligeramente a la baja frente a sus principales pares, con el DXY bajando un 0.15% en el momento de escribir este artículo. La Fed es claramente el ganador entre otros bancos centrales al proporcionar la política monetaria más acomodaticia, lo que significa que las proyecciones a largo plazo para el dólar siguen siendo a la baja. Sin embargo, si la venta masiva de acciones estadounidenses se acelera esta semana, se espera que el dólar recupere algo de fuerza.

La batalla de la Corte Suprema presenta otro riesgo importante para los inversores

Los inversores han iniciado la semana en un ambiente complejo dado que se han enfrentado a un giro importante solo seis semanas antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

La jueza de la Corte Suprema, Ruth Bader Ginsburg, falleció el viernes, lo que significa que su asiento ha quedado vacante en el tribunal federal más alto del país. El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y sus compañeros republicanos ahora se apresuran a nombrar alguien que ocupe ese puesto, ya que este nombramiento sería fundamental en la configuración del marco ideológico de la Corte Suprema durante muchos años, potencialmente incluso más allá del mandato del próximo presidente de los Estados Unidos. Y un jurista de tendencia conservadora sería más atractivo para la base de votantes del presidente Trump, algo que el candidato demócrata Joe Biden querría evitar.

En otras palabras, las elecciones del 3 de noviembre no sólo se tratarán de quién ocupa la Casa Blanca, sino también de la dirección de la Corte Suprema.

Desde que estalló la pandemia, los participantes del mercado han estado esperando más paquetes de estímulo por parte de los legisladores, y Washington DC ha estado enfrascado en una batalla entre republicanos y demócratas por la próxima ronda de apoyo fiscal estadounidense.

Sin embargo, esta lucha por la vacante de la Corte Suprema podría dominar la agenda política antes de las elecciones, quizás a expensas de la próxima ronda de estímulo fiscal. Esto podría reducir algo del optimismo que aún se acumula en las acciones estadounidenses debido a la posibilidad  de que un nuevo paquete de estímulo financiero pudiera entrar en la economía más grande del mundo para impulsar el desempeño de los mercados de valores. En cambio, agrega otro elemento importante de incertidumbre durante los próximos 44 días.

Ahora que el índice Dow Jones ha roto su media móvil simple de 50 días, la ruptura por debajo de este nivel de soporte probablemente hará que el índice de referencia sea susceptible a nuevas caídas hasta que pueda encontrar una base más estable.

Gráfico diario del Dow Jones

Este giro de los acontecimientos significa que los inversores impulsados por los fundamentos que han estado prestando atención únicamente a la respuesta de la economía estadounidense y de los legisladores a la pandemia pueden tener que centrarse mucho más en la narrativa política durante las próximas semanas. Aunque la votación para el próximo presidente de los Estados Unidos ya está en marcha en varios estados, quien mejor pueda galvanizar a sus partidarios en la batalla de la Corte Suprema podría tener la ventaja en la carrera presidencial. Y como sabemos, el eventual ganador de las elecciones del 3 de noviembre, y sus políticas, sin duda tendrán una influencia importante en el desempeño de los mercados globales durante los siguientes cuatro años.

Desde el fallecimiento de la juez Ginsburg, los candidatos demócratas ya recibieron más de 103 millones de dólares en donaciones solo el domingo. Ahora queda por ver cómo se comportarán los mercados globales en los siguientes días.

Petróleo crudo a la baja

En los mercados de materias primas, el petróleo crudo Brent cayó un 1% después de cotizar ligeramente al alza en las primeras operaciones de Asia. La batalla entre los alcistas y los bajistas mantiene los precios en un rango entre $40 y $45. En esta etapa, la perspectiva de la demanda es mucho más importante que la oferta. Es por eso que los operadores de petróleo deben vigilar de cerca todas las noticias relacionadas con el coronavirus, especialmente si va a conducir a nuevos bloqueos.

El oro también es otra materia prima atrapada en un rango estrecho mientras los operadores esperan nuevas pistas sobre el enfoque de política de la Fed con respecto a la inflación. Esto podría suceder a finales de esta semana, ya que el presidente Jerome Powell puede proporcionar nuevas señales cuando comparezca ante el Congreso el martes.