Este modelo constituye una continuación del modelo monetario debido a que toma en cuenta los flujos de inversión de un país. Básicamente lo que afirma es que el cambio tanto de las carteras privadas como públicas desde un país a otro puede llegar a tener un efecto significativo sobre los tipos de cambo de las divisas. De esta  manera, la capacidad de las personas para cambiar sus activos de divisas locales a divisas extranjeras es conocida como sustitución de divisas. Cuando se aplica este modelo junto con el modelo monetario, todo parece indicar que los altibajos en las expectativas de las ofertas de capital de un país pueden producir un efecto importante en las cotizaciones de las divisas.

En este caso, los inversionistas buscan datos sobre el modelo de cambio y concluyen que es altamente probable que se produzca un cambio en el flujo de dinero, lo que a su vez modificará el tipo de cambio. Por esta razón llegan a invertir, lo que termina convirtiendo al modelo monetario en una profecía que llega a autocumplirse. Por lo general, los inversores que siguen esta teoría terminan convirtiéndose en seguidores del modelo de sustitución de divisas.

El caso del yen

Cuando hablamos sobre el modelo monetario, explicamos que al efectuar la compra de acciones y bonos en el mercado, lo que hacía el gobierno de Japón era imprimir más yenes, lo que causa un aumento en la oferta de esa moneda. Los seguidores del modelo monetario pueden llegar a la conclusión que este incremento en la oferta monetaria elevaría la inflación, debido a que habría más yenes para una cantidad menor de productos, lo que disminuiría la demanda por esa divisa y finalmente traería su depreciación.  Por su parte los seguidores del modelo de sustitución de divisas podrían estar de acuerdo con esta evaluación y a la vez podrían tratar de aprovecharla, mediante la apertura de posiciones cortas (posiciones de venta) del yen en el mercado o por el contrario cerrando sus posiciones largas (posiciones de compra) en esta divisa. Con esto, un trader que opera con yenes está ayudando a que el mercado se mueva en esa dirección, lo que termina por hacer que la predicción del modelo monetario se convierta en un hecho.  Podemos resumir el proceso de la siguiente forma:

  • Japón comienza a comprar acciones y bonos en el mercado, por lo cual los economistas anticipan que la oferta de yenes aumentará significativamente.
  • Al mismo tiempo, los economistas anticipan un alza generalizada en la inflación después que la nueva política sea implementada. Como consecuencia, los inversores pronostican un cambio en el tipo de cambio del yen.
  • También se espera que las tasas de interés suban conforme la inflación empiece a aumentar. A la vez, los especuladores empiezan a abrir posiciones short en el yen, ya que esperan que esta divisa comience a bajar en poco tiempo.
  • La demanda del yen termina por caer, debido a que entra más dinero a la economía de Japón y los traders venden con fuerza sus yenes en el mercado.
  • Las cotizaciones del yen cambian con rapidez conforme cae su valor en relación a las divisas extranjeras, sobre todo aquellas que los inversionistas pueden sustituir fácilmente.

Principales limitaciones del modelo de sustitución de divisas

Entre las divisas con mayor volumen de transacción a nivel internacional, el modelo de sustitución de divisas aún no muestra evidencias de constituir un factor determinante y único de los movimientos de los precios en el mercado. A pesar de que este modelo puede aplicarse de forma más fiable en economías de países subdesarrollados donde el dinero más volátil fluye hacia adentro y hacia afuera de estos mercados emergentes con efectos sustanciales, aún existen muchas variables que la teoría de este modelo no toma en consideración.

Por ejemplo, empleando el ejemplo anterior del yen, podemos indicar que aunque Japón pueda generar inflación con su política de compra de acciones y bonos, continúa teniendo un elevadísimo superávit de cuenta corriente que de manera constante sube al yen. Así mismo, este país tiene está involucrado en numerosas situaciones de carácter político en su región las cuáles debe evitar, por lo cual si deja en evidencia que tiene intención de devaluar su divisa, este hecho puede tener serias consecuencias.  El hecho es que estos son solo dos entre muchos factores que este modelo no toma en cuenta. A pesar de esto, el modelo de sustitución de divisas debe considerarse como parte de un conjunto de herramientas que pueden usarse para analizar el mercado Forex.

 

 

-Ver otros modelos fundamentales de predicción de tipos de cambios en el mercado de divisas