Los precios del petróleo se mueven al alza en parte debido a la tormenta invernal en Estados Unidos. Los precios del petróleo y los mercados bursátiles de Asia comenzaron la semana con un movimiento alcista, extendiendo las ganancias del viernes, después de que una tormenta de nieve paralizó gran parte de la costa este de Estados Unidos durante el fin de semana. El aumento de los precios del petróleo se produjo como resultado de que los inversores especulan que habrá un aumento de la demanda de combustible de calefacción y gas natural en el futuro cercano. Los precios recibieron un impulso adicional del lado de la oferta la semana pasada, después de que el número reportado de plataformas petroleras activas en Estados Unidos se redujo por 5 hasta un total de 510, lo que extiende una reciente racha de descensos. Si el frío continúa en los siguientes días, los precios del petróleo pueden subir aún más, debido principalmente a un posible aumento de la demanda. Sin embargo, incluso si los precios del petróleo siguen siendo aumentando debido a un prolongado periodo de clima frío y las monedas relacionadas con el petróleo como el CAD y NOK suben un poco más, este incremento podría ser de corta duración ya que la tendencia global con respecto al petróleo sigue siendo de una tendencia bajista general.

Los analistas todavía creen que las condiciones estructurales que rodean el sector del petróleo se mantienen sin cambios. Como efecto secundario ocasionado por el clima frío, el crecimiento de Estados Unidos podría disminuir en el primer trimestre del año, debido a una disminución en el gasto del consumidor y una caída en las ventas minoristas que podrían afectar el desempeño del país. Además de eso, si las oficinas del gobierno federal, junto con las oficinas de gobierno estatales y locales permanecen cerradas, esto podría interrumpir las operaciones habituales y, además deteriorar el crecimiento en el primer trimestre. Si el país sigue paralizado por un período prolongado de tiempo, esto podría ser negativo para el USD.

Calendario económico para el 21 de enero

 Durante el día de Europa, se publicarán los resultados de la encuesta Ifo de Alemania para enero. La previsión es que los índices tanto del clima de negocios como de las expectativas disminuirán un poco. Este resultado estará en consonancia con la encuesta ZEW para el mismo mes, que mostró que las expectativas de los negocio con respecto a la economía alemana se han visto afectadas por la desaceleración de China y otras economías emergentes. Teniendo en cuenta los últimos datos económicos poco alentadores de China, el índice de expectativas podría seguir disminuyendo en los próximos meses, quizás hasta que China y otras economías emergentes comiencen a recuperarse, o al menos se estabilicen. Por lo tanto, se espera que la disminución de los índices Ifo podría incrementar la presión de venta sobre el euro, al menos durante la publicación de los datos del indicador.

Desde los Estados Unidos, se publicará el Indice de Actividad Manufacturera de la Reserva Federal de Dallas para el mes de enero, aunque no hay ningún pronóstico disponible.

Tenemos un solo orador programado en la agenda del lunes: el presidente del BCE, Mario Draghi hablará el día de hoy.

Calendario económico para el resto de la semana

En cuanto al resto de la semana, lo más destacado ocurrirá el miércoles cuando dos bancos centrales realizarán sus reuniones de política: la Fed y el Banco de Nueva Zelanda. En su última reunión, funcionarios de la Fed votaron unanimamente para aumentar el rango objetivo de la tasa de los fondos federales en 25 puntos básicos. En el comunicado, el FOMC subrayó que la ruta de la política futura será gradual y determinada por los datos del mercado de trabajo y los signos de presiones inflacionarias. Señalaron que el mercado laboral ha mejorado aún más, que se espera que esta mejora continúe, y que la inflación ha estado manteniéndose por debajo del objetivo en parte debido a la disminución de los precios energéticos. Desde entonces, los datos entrantes han demostrado una mejora adicional, con los datos de las Nóminas No Agrícolas de diciembre que indicaron un incremento en el mercado laboral y el IPC para el mismo mes que mostró una aceleración, aunque por debajo de las expectativas. A pesar de estas mejoras considerables, se espera que la Fed mantendrá su postura en esta reunión. En primer lugar, a pesar de que las Nóminas No Agrícolas subieron en diciembre, la tasa de crecimiento de las ganancias por hora se mantuvo estable. Esto puede indicar que las presiones inflacionarias en el corto plazo podrían permanecer un tanto bajas. Por lo tanto, los analistas creen que el FOMC esperará a que la presión inflacionaria se incremente antes de subir las tasas de interés de nuevo. La nueva caída de los precios del petróleo desde la última reunión, junto con el crecimiento de los salarios que no presentó mayores cambios, puede ocasionar que las perspectivas de inflación de la Fed sean más negativas. Además, el panorama mundial se ha deteriorado considerablemente desde diciembre, y aunque por el momento la Fed ha dicho que esto no afecta sustancialmente a la economía de Estados Unidos, podríamos ver un cambio en el tono de las declaraciones que muestre algunas preocupaciones sobre los acontecimientos recientes.

El martes, no tenemos eventos importantes ni se publicarán indicadores relevantes para los mercados.

El miércoles, además de la reunión de la Fed, el Banco de la Reserva de Nueva Zelanda también se reunirá para decidir sobre la política monetaria del país. Después de una reducción de la tasa de efectivo oficial de 25 puntos básicos en su última reunión, se espera que el Banco permanezca en espera, a pesar de una inflación que está cerca de cero y la desaceleración de la economía en China. En lugar de un recorte de tasas, los analistas esperan que el Banco haga retroceder la fecha en la que espera cumplir su objetivo, mientras que al mismo tiempo deja la puerta abierta para la flexibilización adicional si los riesgos en torno a las perspectivas de inflación aumentan aún más.

El jueves, se publicarán los datos del PIB preliminar del Reino Unido para el cuarto trimestre del 2015. La previsión es que el crecimiento se ha acelerado a +0,5% intertrimestral a partir del +0,4% intertrimestral. En circunstancias normales esto debería compensar algunos de los datos económicos negativos recientes y aumentar las expectativas de un alza en las tasas de interés del Banco de Inglaterra. Sin embargo, dados los recientes comentarios del gobernador del BoE que afirma que este no es el momento de subir las tasas de interés, y teniendo en cuenta la incertidumbre que rodea el referéndum “Brexit”, muchos analistas consideran que el Banco podría mostrarse reacio a incrementar las tasas hasta que haya una mayor claridad con respecto a la posición de Gran Bretaña dentro de Europa. En Alemania, se espera que la tasa preliminar del IPC para enero muestre una aceleración. Si se cumple la previsión, esto podría aumentar la probabilidad de que el IPC de la Zona Euro que se publicará el viernes, también podría incrementarse. En los Estados Unidos, tenemos los pedidos de bienes duraderos de diciembre. Se pronostica que tanto la cifra principal como la cifra subyacente van a caer levemente tras el estancamiento del mes anterior. La caída esperada en los bienes duraderos podría reducir algunas de las recientes ganancias del dólar.

El viernes, durante la mañana de Asia, el Banco de Japón pondrá fin a su reunión de política monetaria de dos días. En su última reunión, el Banco de Japón puso en marcha medidas adicionales en un movimiento sorpresa, destinadas a fomentar el gasto empresarial y la contratación. A través de estas medidas el Banco tiene la intención de estimular el crecimiento de los salarios en el sector privado e impulsar la inflación en el largo plazo. Se espera que el BoJ mantenga la política sin cambios en esta reunión y que el gobernador Kuroda mantenga su visión optimista de que la tendencia subyacente de los precios está mejorando. Desde la zona euro, se espera que el IPC preliminar de diciembre muestre una aceleración respecto al mes anterior. Aunque esto contradice la reciente declaración del presidente del BCE, Mario Draghi, quien espera que la inflación se mantenga muy baja o incluso negativa en los próximos meses, dado que la inflación ha permanecido cerca del límite cero durante mucho tiempo, cualquier aceleración podría apoyar la moneda común.

Finalmente, en los Estados Unidos tendremos las estimaciones iniciales de crecimiento del PIB para el cuarto trimestre y el núcleo deflactor del PCE. Se espera que ambos indicadores han disminuido respecto al trimestre anterior.