• En Australia, se espera que el RBA decida mantenerse a la espera una vez más en su reunión de política de esta semana. Debido a que la entidad probablemente mantendrá su sesgo neutral en esta reunión, el foco de atención del mercado seguramente estará en cualquier declaración con respecto al AUD.
  • También se anticipa que el RBNZ no tomará ninguna medida. Dadas las noticias recientes de que el Acta de RBNZ podría ampliarse para incluir el empleo completo, los mercados probablemente buscarán cualquier señal con respecto a si esto podría retrasar la primer alza planificada de las tasas de interés en Nueva Zelanda.
  • También tendremos información económica clave de Nueva Zelanda, China y Noruega.

Calendario económico del 6 de noviembre

El lunes, durante el día asiático, el RBNZ publicará el dato actualizado de las expectativas de inflación a 2 años. Aunque no hay pronósticos disponibles, este es un indicador clave al que el Banco presta mucha atención. Hay que recordar que el RBNZ sorprendió a los participantes del mercado al reducir abruptamente las tasas en el primer trimestre de 2016 después de que bajara la tasa de expectativas de inflación, a fin de garantizar que las expectativas permanezcan ancladas al nivel objetivo. Como tal, los mercados seguramente seguirán este indicador de cerca, ya que cualquier cambio podría establecer el tono de lo que se espera de la reunión del RBNZ más adelante en la semana (ver más abajo).

Calendario económico para el resto de la semana

El martes, durante la mañana asiática, el RBA se reunirá para decidir sobre las tasas de interés. Se pronostica que el Banco permanecerá en espera una vez más, algo con lo que la mayoría de los analistas está de acuerdo. Cuando se reunieron por última vez, los funcionarios del RBA mantuvieron la política sin cambios, mientras que según la declaración de la reunión, se mostraron optimistas sobre la economía en general. No obstante, reiteraron su preocupación por el tipo de cambio, señalando que se espera que el AUD más alto contribuya a las presiones moderadas sobre los precios y que puede pesar sobre las perspectivas de producción y empleo. Desde esa reunión, los desarrollos económicos han sido mixtos. El AUD se está negociando en niveles algo más bajos que en aquel entonces, mientras que la encuesta de negocios NAB mostró una mayor confianza en septiembre. Sin embargo, el importante índice de costos laborales se ha desacelerado sobre una base trimestral. Además de eso, la inflación general para el tercer trimestre se desaceleró, mientras que la tasa media recortada se mantuvo sin cambios. Además, las ventas minoristas presentaron resultados extremadamente pobres durante el tercer trimestre.

Todo esto apoya la posibilidad de que el RBA se abstenga de realizar cambios y mantenga su sesgo neutral sobre la política económica de Australia. Lo que puede atraer la atención del mercado una vez más es cualquier referencia al tipo de cambio del AUD. Los inversores pueden enfocarse en ver señales que indiquen que los funcionarios siguen preocupados en ese frente, a pesar de la última caída en el valor de la divisa. Dicho esto, es probable que uno de los principales factores determinantes con respecto a si el Banco comenzará a mostrarse más «hawkish» en los próximos meses es el índice de precios salariales para el tercer trimestre, que se publicará el 15 de noviembre.

El miércoles, tendremos los datos comerciales de China para octubre y las expectativas son que el superávit comercial de la nación ha aumentado. Se pronostica que las exportaciones se han acelerado, mientras que se espera que las importaciones se han desacelerado notablemente, una combinación que respalda la posibilidad de un excedente cada vez mayor. Sin embargo, al observar el reporte del PMI Oficial de la nación para octubre, podría considerarse que los riesgos que rodean a las exportaciones se inclinan a la baja. El índice de Nuevas Órdenes de Exportación disminuyó, pero se mantuvo por encima de 50, lo que muestra que las exportaciones están aumentando, pero a un ritmo más lento. El índice de importación también disminuyó, lo que respalda la previsión de una desaceleración de las importaciones. Teniendo en cuenta que el índice de exportaciones cayó más que el de las importaciones, también existe la posibilidad de que el superávit se ha reducido, en lugar de ampliarse como sugiere el consenso.

El jueves, la decisión sobre tasas de interés del Banco de Nueva Zelanda estará en el centro de atención del mercado. En la declaración que acompañó a la última decisión, el punto más notable estuvo relacionado con el NZD. Los funcionarios suavizaron su tono sobre la divisa neocelandesa, señalando que un NZD más bajo «ayudaría» a la economía, en lugar de decir que un NZD más bajo es «necesario», tal como declararon en la reunión anterior. Desde entonces, la moneda cayó notablemente, principalmente después de los acontecimientos en el frente político de la nación. Entre otras promesas, el nuevo gobierno laborista anunció que está buscando reformar la Ley del RBNZ. Estas reformas buscarán ampliar el mandato del banco central para incluir también el pleno empleo, además de la estabilidad de precios.

Teniendo todo esto en mente, es probable que el RBNZ suavice aún más su tono sobre el dólar neocelandes, dada su reciente caída. Sin embargo, teniendo en cuenta que es posible que el Banco necesite ahora enfocarse en dos variables, es posible que las tasas de interés probablemente se mantendrán bajas por más tiempo de lo que se había anticipado. Por lo tanto, existen casi cero oportunidades de que el Banco actúe en esta reunión, y además los funcionarios podrían incluso retrasar el momento de su primer aumento planeado de tasas de interés.

Desde China, tendremos los datos del IPC (Indice de Precios al Consumidor) y IPP (Indice de Precios al Productor) para octubre. No hay pronósticos disponibles para el IPC, mientras que se espera que el IPP se ha desacelerado sobre una base interanual. La previsión para el IPP está respaldada por el índice de precios al productor del PMI manufacturero oficial, que cayó notablemente en octubre, pero se mantuvo por encima de la barrera crítica de 50. En cuanto a la tasa del IPC, basada en el Indice de Precios de Venta del PMI de servicios oficial, se considera que podría haber una ligera caída.

Finalmente, el viernes, tendremos los datos del IPC de Noruega para octubre. El consenso es que la tasa general del IPC ha disminuido, mientras que se espera que la tasa subyacente se ha mantenido estable. Cuando se reunieron por última vez, los funcionarios del Norges Bank señalaron que los avances hasta ahora han estado en línea con la imagen presentada en el informe de septiembre. Además, notaron que la inflación ha sido levemente inferior a la proyectada. Una potencial disminución en la tasa general del IPC este mes podría cambiar  la opinión del banco sobre la economía del país, y podría aumentar la especulación de que el primer incremento planificado de las tasas de interés podría retrasarse en relación con lo que el Norges Bank actualmente espera.