Ya hemos visto con anterioridad que un tridente de Andrews nos ayuda a definir la tendencia – en un mercado con tendencia definida, un tridente válido tendrá ya sea una pendiente positiva (tendencia alcista) o una pendiente negativa (tendencia negativa). Un tridente también nos puede ayudar a determinar cuándo una tendencia se está quedando sin energía antes de una reversión y cambio de dirección en el precio.

En la imagen 1 vemos un tridente de Andrews que está describiendo la acción del precio para una tendencia a largo plazo. Si vemos los últimos tres picos del precio en el gráfico podemos notar que el primero de estos picos se produjo en la línea mediana superior mientras que los otros dos picos se formaron lejos de esta línea. El fallo del precio al no conseguir llegar hasta la línea mediana superior es una señal de que la tendencia alcista se está quedando sin energía, lo cual queda demostrado poco después cuando el precio comienza a caer con fuerza y llega hasta la línea mediana del tridente que atraviesa posteriormente continuando con el movimiento bajista.

Imagen 1: Movimiento alcista está pérdiendo su energía dentro del tridente de Andrews

No solo eso, si vemos con cuidado los tres picos al final de la tendencia alcista enmarcada dentro del tridente de Andrews, podemos ver que los tres tienen más o menos la misma altura, es decir que el precio ha dejado de formar altos más altos como debe hacer en una tendencia alcista. Además, en conjunto estos tres picos del precio que están a la misma altura se ven como un patrón de cambio de tendencia Triple Techo, que se forman en mercados con tendencia alcista e indican que existe una alta probabilidad de que el precio cambie su dirección de alcista a bajista y que en algunos casos incluso marcan el inicio de una tendencia bajista.

Por lo tanto, si juntamos los siguientes hechos:

  • Los tres picos al final de la tendencia alcista muestran la misma altura, lo que es una señal de que el movimiento alcista está perdiendo energía. Ya no se producen altos más altos.
  • En conjunto los tres picos de precios forman un patrón que se asemeja significativamente a la formación chartista Triple Techo, que es un patrón fuertemente bajista.
  • En el primer pico el precio consigue alcanzar la línea superior del tridente, pero en los picos subsecuentes el precio no llega a esta línea de resistencia y por el contrario se aleja cada vez más. Este fallo del precio al no llegar hasta la línea superior del tridente y alejarse cada vez más es una clara señal de pérdida de energía en el movimiento.
  • Poco a poco el precio está gravitando hacia la línea mediana central del tridente, lo que favorece el movimiento bajista, aunque ahí podría ser rechazado al alza.

Conforme el precio comienza a quedarse sin energía, podemos esperar que en cualquier momento ocurra un cambio de dirección en el mercado, sobre todo cuando distintas señales coinciden en lo mismo. Los tridentes pueden ayudarnos a poner estos cambios en la energía del mercado en perspectiva

Frecuencia del precio en relación a los tridentes

Un osciloscopio es un instrumento utilizado en física el cual permite la observación de señales de voltajes que varían constantemente. Una de las mediciones que podemos realizar con un osciloscopio es la frecuencia de la señal que está siendo monitoreada.

Ahora, consideremos un gráfico de precios e imaginemos que es la pantalla de un osciloscopio. ¿Podríamos medir la frecuencia de la señal del precio que está fluyendo a través de nuestro instrumento de prueba? Por supuesto que si podemos.

En su libro “Trading with the Median Lines, Mapping the Markets”, Tim Morge afirma lo siguiente: “Por razones de simplicidad, podemos afirmar que la línea mediana lleva una frecuencia específica impartida por la relación entre sus tres pivotes.”

Cuando identificamos un tridente de Andrews válido, lo que hemos hecho es encontrar una de las frecuencias a las que está oscilando el precio. Puede haber múltiples frecuencias en juego en cualquier gráfico dado, y las frecuencias específicas tienden a variar dependiendo de los marcos de tiempo y los vehículos de negociación (mercados).

Este concepto de frecuencias en los gráficos de precios ayuda a explicar por qué las líneas paralelas resultan de utilidad cuando se utilizan tridentes de Andrews. Un tridente válido identifica la frecuencia de la acción del precio en un gráfico determinado y todas las líneas paralelas a ese tridente tienen la misma frecuencia y por lo tanto son válidas.