En un artículo anterior (Energía del precio en relación con los tridentes) mostramos el concepto de energía del precio en relación con los tridentes y la forma en que estas herramientas del análisis técnico pueden ayudarnos a determinar cuando una tendencia en el mercado está ganando o perdiendo energía.

En este artículo vamos a profundizar más en estos conceptos y explicar cómo puede analizarse la energía del precio mediante los tridentes y otras herramientas de análisis técnico.

Tendencia del precio perdiendo energía

En la imagen 1 vemos un gráfico de precios con un tridente de Andrews describiendo la acción del precio de una tendencia alcista a largo plazo. Si vemos los tres últimos picos (marcados con círculos rojos) en el gráfico podemos notar que el primero de esos máximos se formó en la línea mediana superior mientras que los siguientes dos picos ocurrieron lejos de esa línea. El hecho de que el precio no consiga alcanzar la línea mediana superior en los dos últimos picos es una señal de que la tendencia se está quedando sin energía y como vemos en el gráfico, el precio termina por caer hasta la línea mediana del tridente, y posteriormente la atraviesa continuando con su movimiento bajista.

Imagen 1: Movimiento alcista está pérdiendo su energía dentro del tridente de Andrews

Barras o candelas extremas (picos del precio)

Las barras extremas son barras de precios que sobresalen de la mayor parte de la acción del precio. Son lo que se conoce usualmente como picos en el precio. En muchas ocasiones se trazan los tridentes y los estudios de Fibonacci a partir de estos puntos.

En la imagen 2 tenemos dos tridentes de Shiff modificados que describen tendencias bajistas en el precio. En el lado izquierdo del gráfico de precios, la acción del precio es volátil y podemos observar numerosas barras extremas en forma de picos del precio. Utilizando tres de estas barras extremas se dibuja el primer tridente y se puede observar que el precio llega a probar tanto la línea mediana inferior como la línea mediana superior en las barras extremas; es decir que las pruebas tanto del soporte como de la resistencia se produjeron con una elevada energía.

Se puede notar como el comportamiento del precio cambia conforme ocurre la transición al segundo tridente. En lugar de mostrar picos al alza y la baja (barras extremas) que sobresalen de la acción del precio, el precio está formando techos y suelos redondeados, es decir máximos y mínimos más suaves.

Imagen 2: Barras extremas en el precio

Movimientos impulsivos del precio

La imagen 3 muestra un gráfico en donde el precio sube con un fuerte impulso y sobrepasa los dos máximos previos en poco tiempo.  Por lo tanto, estamos ante un movimiento impulsivo del precio al alza. Sin embargo el término “Impulsivo” es algo ambiguo así que vamos a ver si podemos añadir un poco de definición para esta discusión.

En el mundo de la física (o energía), impulsivo usualmente se refiere a una fuerza significativa que es aplicada por un breve periodo de tiempo. La fuerza en cuestión es “significativa” debido a su habilidad para causar cambios y el periodo de tiempo es “breve” en relación con el periodo total que se está estudiando.

Trasladando estos conceptos al campo de los gráficos de precios podemos definir “impulsivo” como un cambio significativo del precio que ocurre en un periodo de tiempo corto.

Rick Ackerman enseña un método para determinar cuan impulsivo es un movimiento del precio con base en el número de picos previos que son sobrepasados durante el movimiento.

En la imagen 3 el precio presenta un movimiento lateral (sin tendencia definida) en un rango bien definido antes de moverse al alza hasta el nivel del pico alcista previo 1. Después de una ligera corrección bajista, el precio comienza a subir con fuerza y en poco tiempo sobrepasa los dos picos alcistas previos en su camino hacia arriba, lo que califica a este movimiento como alcista.

Además de tener un movimiento que atraviesa los dos máximos previos, también tenemos numerosas barras de precios de energía elevada que se producen en este movimiento impulsivo, el cual comenzó con dos de estas barras. Estas dos primeras barras también podrían ser descritas como barras de rango amplio.

Imagen 3: Movimiento impulsivo del precio

El indicador oscilador estocástico lento y los tridentes

Cuando se habla acerca de una barra de precios individual como un indicador de que “la energía del precio es débil” o “la energía del precio es fuerte”, el rango del precio al cual nos estamos refiriendo es obviamente solo una única barra. Sin embargo, cuando nos referimos al indicador oscilador estocástico lento, en este caso estamos hablando acerca de la energía de precio a lo largo de una serie de barras de precios. En ambos casos, se trata del mismo concepto de energía del precio que es aplicado a marcos de tiempo distintos.

La energía del precio dentro es una barra individual se considera “fuerte” cuando la barra cierra cerca del punto más alto. En la imagen 4 se muestra un gráfico de precios en donde se ha destacado en verde algunas de las barras de precios que podrían considerarse como señales de fuerza. Puede notarse que hay una predominancia de barras que muestran fortaleza en el precio al mismo tiempo que el indicador oscilador estocástico lento está subiendo considerablemente.

Después de que el estocástico en el gráfico se mueve hasta la zona de sobrecompra y forma un pico, se puede ver que el precio también comienza a retroceder. A partir de este punto tenemos dos semanas en que el precio muestra debilidad y cae por debajo de la línea mediana superior, aunque sin mucha fuerza, y posteriormente se mantiene moviéndose de forma lateral durante unas semanas. A continuación se produce una serie de barra bajistas antes de que el precio caiga de forma dramática.  El oscilador estocástico también se desploma y alcanza la zona de sobreventa antes de rebotar al alza.

Imagen 4: Oscilador estocástico como indicador del impulso del precio

Volumen extremo y los tridentes

El volumen extremo es otra señal de energía elevada en el precio. Podemos ver un volumen elevado en el mercado cuando los compradores impulsan con fuerza el precio hasta alcanzar un nuevo pico alcista o cuando los vendedores tratan de bajar el precio en una ola de ventas hasta alcanzar un nuevo mínimo.

En la imagen 5 vemos un gráfico en donde el precio ha caído de forma severa con varios aumentos significativos del volumen de negociación. Cada uno de estos incrementos del volumen podría ser visto como una venta de capitulación pero la caída de los precios continuó implacable. Varios de los aumentos del volumen ocurrieron alrededor las barras que muestran picos extremos en el precio. Después de que el volumen se vuelve casi insignificante otra ola de ventas comienza y el volumen aumenta de forma dramática cuando el precio alcanza el mínimo final.

Imagen 5: Volumen extremo

Gaps (Brechas en el precio) y los tridentes

Las brechas en el precio se forman en un gráfico de precios cuando no se produce actividad de negociación dentro de un cierto rango de precios. Estas brechas o gaps, como también se les conoce, son muestras visibles de energía almacenada del precio que es liberada.

En la imagen 6 vemos tres de los cuatro tipos de gaps que se muestran con claridad.

El gap de agotamiento se forma en el final de un movimiento de precios. Después de un gap de agotamiento el precio normalmente hace algo diferente (cambia de comportamiento), aunque no se debe suponer automáticamente que habrá un cambio en la dirección o tendencia del precio. En el gráfico de la imagen 6 el precio se mueve en un rango lateral después del gap de agotamiento.

Los gaps a veces se producen dentro de un patrón gráfico y se les conoce como gaps comunes. En el gráfico  se puede observar que estos gaps comunes son menos importantes que los gaps de agotamiento y los gaps de ruptura.

Un gap de ruptura se produce cuando el precio rompe y escapa de un patrón de congestión. En el gráfico se puede observar que el precio restaura su energía conforme oscila de forma lateral dentro de un rango de precios definido. La energía almacenada es liberada a la baja y el precio continúa su tendencia bajista.

Imagen 6: Gaps en el precio en un mercado analizado con tridentes

El gráfico de la imagen 7 ofrece un excelente ejemplo de los gaps de escape.

Después de que el precio encuentra soporte a lo largo de la línea mediana del tridente en el gráfico de precios, se produce una barra alcista de rango amplio que cierra casi en su punto más alto. Posteriormente el precio forma una brecha alcista a partir de la cual se produce otra barra alcista de rango amplio que cierra casi en el punto máximo alcanzado. A continuación ocurre otro gap alcista a partir del cual se forma una barra alcista con un rango extremadamente amplio.

Puede notarse la diferencia en cuanto al comportamiento del precio entre los gaps comunes y de agotamiento y los gaps de escape. En el gráfico de la imagen 6 los gaps se forman en los puntos de transición o cambio entre un comportamiento y otro. Por su parte, en el gráfico de la imagen 7 se muestra la formación de gaps alcistas en el precio conforme el mercado deja atrás completamente un comportamiento y cambia dramáticamente hasta tener un comportamiento totalmente nuevo.

Imagen 7: Gaps o brechas de escape en un mercado que rompió al alza un tridente