Las últimas semanas ciertamente no han sido amables con el oro.

Después de casi alcanzar el nivel psicológico de $2000 a mediados de abril, los compradores se quedaron sin fuerza, ¡permitiendo que los bajistas arrastraran el metal precioso a precios no vistos desde febrero de 2022!

El sólido informe del sector de empleo de Estados Unidos del viernes pasado agravó los problemas del oro a medida que se intensificaron las expectativas sobre el mantenimiento de un enfoque agresivo en la política monetaria por parte de la Reserva Federal. Este informe llega después de que la Fed subiera las tasas de interés en 0,50 puntos básicos por primera vez desde 2000.

Con el dólar subiendo a su nivel más alto en dos décadas y los rendimientos de los bonos del Tesoro subiendo en medio de las expectativas de que la Fed pueda continuar subiendo las tasas para controlar la inflación, el oro podría estar en problemas.

La próxima semana promete estar llena de acontecimientos para el metal precioso gracias a los datos económicos clave de Estados Unidos, los discursos de los funcionarios de la Fed y los riesgos geopolíticos en curso.

Con respecto a la información que nos brinda el análisis técnico, el camino de menor resistencia apunta a la baja con los precios tambaleándose por encima del soporte de $1855 al momento de escribir este artículo. Aunque el equilibrio de poder actualmente se inclina a favor de los bajistas, los alcistas aún podrían atacar en las condiciones adecuadas.

Antes de cubrir qué esperar del oro en los próximos días, vale la pena tener en cuenta que el metal precioso ha caído aproximadamente un 6 % desde el 18 de abril, cuando los precios casi alcanzaron los $2000.

Desde principios de mayo, el oro ha bajado casi un 2% y ha extendido su mayor racha de pérdidas semanales este año.

Con el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años subiendo a su nivel más alto desde noviembre de 2018, el oro puede tener dificultades para seguir subiendo. Vale la pena tener en cuenta que el metal precioso no ofrece rendimiento, lo que lo hace menos atractivo para los inversores en un entorno de aumento de los rendimientos del Tesoro.

Datos de inflación de Estados Unidos y discursos de la Fed en el punto de mira

El principal evento de riesgo para el oro puede ser el informe pendiente del IPC de Estados Unidos

Dado que los mercados siguen siendo muy sensibles a los temores de inflación, el informe podría provocar niveles explosivos de volatilidad en el oro. La pregunta clave es si el informe hará que el metal precioso se derrumbe o por el contrario proporcionará un salvavidas. Según una encuesta de economistas realizada por Bloomberg, se espera que la inflación de Estados Unidos aumente un 8,1% interanual en abril en comparación con el 8,5% de marzo. Una cifra que supere las expectativas del mercado podría impulsar al dólar al alza, lo que generaría presiones a la baja sobre los precios del oro. Se espera que el oro también sienta efectos importantes si los discursos de los funcionarios de la Fed en los próximos días reviven las expectativas en torno a un aumento de la tasa de 75 puntos básicos en junio.

Los riesgos geopolíticos podrían proporcionar un colchón

Los elevados niveles de incertidumbre y volatilidad causados ​​por los riesgos geopolíticos podrían dirigir a muchos inversores a mover su dinero al oro.

A medida que continúa el conflicto entre Rusia y Ucrania, es probable que el sentimiento global siga siendo inestable y los inversores adopten un enfoque cauteloso hacia los activos de mayor riesgo. Las preocupaciones inflacionarias y las crecientes preocupaciones relacionadas con China podrían alimentar el sentimiento de aversión al riesgo, lo que brinda algo de apoyo al oro. ¿Será este apoyo suficiente para contrarrestar la presión creada por la apreciación del dólar, el aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro y las apuestas de subida de tipos de la Fed? El tiempo dirá.

Los ETF de oro favorecen a los bajistas

Según un informe automatizado de Bloomberg, los ETF de oro redujeron en 66.718 onzas troy sus tenencias del metal precioso el viernes pasado, lo que elevó las compras netas de este año a 8,42 millones de onzas.

Las ventas podrían ser el producto del sólido informe de empleos de Estados Unidos que impulsó las apuestas de un mayor aumento en las tasas de interés de la Fed y la apreciación del dólar. Un ETF de oro proporciona a los inversores exposición al oro sin poseerlo físicamente. En este caso, las ventas de los ETF se consideran bajistas para el activo subyacente.

¿Tendremos una ruptura bajista del oro en el horizonte?

Gráfico mensual del par XAU/USD

El oro permanece bajo presión en los gráficos diarios con precios tambaleándose por encima del soporte de $1855 al momento de escribir este artículo. Durante las últimas semanas, el metal precioso ha sido golpeado por un dólar más fuerte, el aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro y las expectativas de aumento de tasas de la Fed. Los precios se muestran fuertemente bajistas y si ocurre una ruptura por debajo de $1855 podríamos tener mayores caídas hasta $1820 y $1780. Si $1855 demuestra ser un soporte confiable, los precios pueden recuperarse hacia $1900 y $1920.

Si analizamos los gráficos mensuales, podemos ver que los precios se mantienen en un amplio rango con un soporte alrededor de $1700 y una resistencia en $2000. Es posible que se necesite un importante catalizador direccional para que el oro asegure un cierre mensual por encima o por debajo de estos niveles clave.