El año nuevo empieza con buenas noticias: el sector privado de Estados Unidos generó  238.000 puestos de trabajo en diciembre, superando las expectativas del mercado.

Las estimaciones rondaban alrededor de 200.000 nuevos puestos de trabajo, con estimaciones que variaban entre 170.000 y 240.000.

Las buenas noticias llegaron también a las contrataciones de las pequeñas empresas y a las cifras de las ventas minoristas en la temporada de fin de año.

Parece ser que la recuperación económica se está acelerando y el mercado acompaña.

Algunos detalles que se dieron a conocer durante el día, las pequeñas empresas  contrataron la mayor cantidad de trabajadores en casi ocho años en diciembre.

Las ventas minoristas crecieron un 2,7 por ciento en Navidad a pesar de que hubo seis días menos y una gran ola polar, que fue probablemente la causa de que la cantidad de personas en las tiendas cayó un 14,6 por ciento.

También se conocieron las minutas de la reunión de diciembre la Fed, en donde algunos miembros querían proceder con cautela en la reducción de las compras de bonos.

Otro dato importante fueron las solicitudes para hipotecas residenciales en Estados Unidos, que subieron un 2,6 por ciento en la última semana, un repunte desde el mínimo de 13 años que alcanzó el año pasado el índice.

Todo marcha viento en popa: las exportaciones alcanzaron un máximo récord y la debilidad de los precios del petróleo contuvo el aumento de las importaciones.

¿QUÉ PASARÁ CON EL DÓLAR EN 2014?

Una encuesta de la cadena de noticias Reuters dio como conclusión de que el dólar se fortalecerá en la primera mitad de este año.

Otras monedas, como el yen y el euro se volverán más débiles en la medida que continúe la recuperación de EEUU.

La mayoría de los estrategas de tipo de cambio consultados coincidieron en que el euro y el yen figurarán entre las divisas de peor desempeño del mundo en los primeros seis meses del 2014.

La principal razón de la debilidad del euro serían las pobres perspectivas económicas. La débil recuperación en la zona euro combinada con el riesgo de deflación presionará al Banco Central Europeo (BCE) a mantener la política monetaria expansiva, lo que a su vez debilitará a la moneda.

En el caso de Japón, la enorme inyección de dinero aprobada por el gobierno presionará a la baja al yen.

El Banco de Japón (BOJ, por su sigla en inglés), es el motor de crecimiento de la economía del país.

Este organismo será presionado para que entregue estímulos adicionales para ayudar a la economía a soportar un alza impositiva a las ventas ya aprobada por el Gobierno del primer ministro Shinzo Abe, que entrará en vigor en abril.

El dólar tomó mayor impulso gracias a la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de diciembre de reducir el monto de sus compras mensuales de bonos a partir de este mes.

Empezamos este primer informe del año con las primeras noticias positivas. La semana que viene analizaremos la situación europea y cómo evolucionará durante el año. Buena semana de inversiones.