• El evento principal será probablemente la reunión del BoE. No se espera ninguna acción importante en esta reunión, dado el estancamiento de la inversión en el sector de negocios en el segundo trimestre.
  • Se espera que el SNB repita que el franco permanece significativamente sobrevaluado y que el Banco seguirá activo en el mercado de divisas según sea necesario para frenar cualquier ganancia en la moneda.
  • En los Estados Unidos, se espera que la tasa básica del IPC haya disminuido algo, lo que podría disminuir aún más la probabilidad de que la Fed realice otra alza en las tasas de interés durante este año
  • Por otro lado, existe la posibilidad de que las tasas del IPC principal y el IPC subyacente del Reino Unido hayan aumentado. Una de las razones para esto puede ser la reciente depreciación de la libra frente al euro.
  • También tendremos más datos económicos clave de Suecia, Australia, Reino Unido, Estados Unidos y China.

Calendario económico del 11 de septiembre

El lunes, no hay eventos o indicadores importantes en el calendario económico.

Calendario económico para el resto de la semana

El martes, los datos del IPC de Suecia para agosto se estarán dando a conocer. Las expectativas no son públicas todavía, pero algunos analistas creen que probablemente las tasas del IPC principal y del CPIF han tenido un retroceso. Este punto de vista se basa en el hecho de que el SEK se ha apreciado notablemente desde junio contra el dólar y el euro, algo que puede haber tenido un efecto importante sobre la inflación de Suecia. Dicho esto, es posible que los participantes del mercado pondrán toda su atención en los datos del CPIF, dado que en su última reunión, el Riksbank decidió adoptar la inflación medida en términos del CPIF con el objetivo de mantenerse en el 2%, pero con una banda de variación de 1-3%.

También tendremos los datos del IPC para agosto del Reino Unido. Sin pronóstico previo, se estima que tanto el IPC principal como el IPC subyacente pueden haberse recuperado un poco. Esta opinión se basa en el PMI de servicios del país, que mostró que las empresas aumentaron sus precios promedio cobrados en agosto hasta alcanzar la tasa más alta desde abril. La reciente depreciación de la libra contra el euro apoya la posibilidad de una posible aceleración en la inflación. A pesar de que un repunte en las tasas del IPC podría revivir algunas especulaciones con respecto a un aumento de las tasas de interés por parte del BoE este año, los expertos siguen estando escépticos en relación a esa perspectiva.

El miércoles, el informe de empleo del Reino Unido para julio se estará publicando. No hay pronóstico disponible en este momento, pero se estima que la tasa de desempleo ha caído aún más. El PMI de servicios mostró que el crecimiento de empleos se elevó a un máximo de 17 meses , mientras el informe Markit/REC sobre empleos mostró que colocaciones permanentes aumentaron a su mayor nivel en 27 meses. Lo que es más, el informe de empleo Markit mostró que los salarios iniciales continuaron subiendo en el mes, a tal punto que el indicador alcanzó un nivel record de 20 meses. Esto hace que los analistas pronostiquen que los salarios pueden haberse acelerado, lo que sería una noticia agradable para el BoE, que hace unos meses indicó que una posible alza en las tasas de interés puede depender de las condiciones en los salarios y una mejora en las inversiones en el sector de negocios. Habiendo dicho esto, el hecho que la inversión en el sector empresarial se ha visto estancada tanto a nivel anual como trimestral durante el tercer trimestre, hace que sea poco probable que el BoE decida aplicar nuevas medidas como aumentos en las tasas de interés, al menos por ahora.

El jueves, el evento principal será la decisión política del Banco de Inglaterra. El consenso es que el Banco mantendrá su política sin cambios a través de una votación de 6-2. En su última reunión, junto con la decisión sobre las tasas de interés y el acta de la reunión, el BoE publicó su Informe Trimestral de Inflación, en donde reiteró que la política podría ser reforzada en un grado algo mayor durante los próximos 3 años de lo que estimaban los mercados financieros en ese momento. Sin embargo, también señaló que hay poca urgencia para que haya un alza en los próximos meses, mientras que revisó a la baja sus previsiones sobre inflación y crecimiento económico.

Desde entonces, los datos del IPC mostraron que la tasa de inflación principal y la tasa de inflación subyacente se mantuvieron sin cambios en julio, pero como ya se señaló anteriormente, existe la posibilidad de un rebote en los datos de agosto. Mientras tanto, aunque se espera que los salarios se hayan acelerado en julio, el segundo estimado del PIB confirmó que el crecimiento económico fue sólo de +0.3% qoq en el segundo trimestre y, lo más importante, los datos de la inversión empresarial para el trimestre se estancaron en términos trimestrales y anuales.

Como tal, no se espera que el Banco proceda con alzas en las tasas de interés en esta reunión, ni en una de las restantes hasta el final del año. En el momento de la escritura de este análisis, los Overnight Index Swaps (OIS) del Reino Unido sugieren que la probabilidad de un alza hacia fin de año es del 24%. A pesar de que esto parece bajo a primera vista, teniendo en cuenta los desarrollos económicos mencionados, algunos podrían pensar que mas bien es demasiado optimista.

El riesgo clave para esta visión sigue siendo el mismo que en agosto. A pesar de la evolución económica que sugiere una probabilidad relativamente baja de un alza en el corto plazo, el BoE puede querer revivir la especulación en ese frente con el fin de apoyar la libra y por lo tanto, frenar la inflación. En este caso, Carney podría decir que el MPC discutió la perspectiva de una posible alza en las tasas de interés, pero decidió en contra de la aplicación de esta medida por el momento.

En Suiza, el SNB anunciará también su decisión sobre tasas de interés. La evolución económica ha sido algo decente desde la última reunión del Banco. En el frente de la inflación, la tasa del IPC cayó notablemente en junio, rebotó después y en agosto igualó sus niveles de mayo. La tasa de desempleo se mantuvo sin cambios en julio, mientras que el crecimiento se espera que se haya acelerado, pero ligeramente, en el segundo trimestre. En cuanto al franco suizo, se debilitó notablemente frente al euro, pero se mantuvo relativamente sin cambios frente al dólar. Sin embargo, la reciente debilidad frente al euro no ha logrado impulsar de manera significativa las perspectivas económicas de Suiza, evidenciadas por el decepcionante indicador KOF y el índice de confianza de los inversores de Credit Suisse, ambos de agosto.

En los Estados Unidos, tendremos los datos del IPC para agosto. Dada la creciente preocupación de Brainard y Kashkari por la inflación y las tasas de interés, este conjunto de datos del IPC atraerá probablemente más atención de lo habitual, ya que podría resultar crítico para determinar si el FOMC realizará otra subida de tasas este año. Las expectativas son que la tasa principal del IPC ha aumentado ligeramente, mientras que la tasa subyacente ha disminuido un poco. Esta combinación hace creer a los analistas que el aumento de la tasa principal podría deberse principalmente a los movimientos de artículos volátiles, como los productos relacionados con la energía y los alimentos.

Finalmente el viernes, tendremos las ventas al por menor de los Estados Unidos para agosto y las expectativas son que tanto la tasa principal como la tasa subyacente han disminuido un poco. Dicho esto, los índices de confianza del consumidor de la nación para el mes no dieron una imagen clara. Además, el índice del Conference Board siguió aumentando, lo que causa duda con respecto al pronóstico.