Se espera que la última serie de noticias sobre Estados Unidos y China que entrarán en una posible guerra comercial llevará a los mercados bursátiles mundiales a estar bajo presión esta semana. Ya se observan algunos indicios de aversión al riesgo en los mercados, tal como la subida del yen japonés como resultado de la incertidumbre del mercado y una serie de monedas asiáticas que cotizan a la baja debido a la disminución del apetito de los inversores.

Varias monedas de mercados emergentes diferentes en Asia han comenzado la nueva semana de negociación a la baja debido a las tensiones comerciales entre los Estados Unidos y China. Estas monedas incluye el Yuan chino, con pérdidas actuales cercanas al 0,6%. La Rupia indonesia, el Ringgit malasio, el Peso filipino y el Baht tailandés son solo algunas de las muchas monedas asiáticas que han seguido el mismo ejemplo.

Aunque las preocupaciones sobre la guerra comercial entre los Estados Unidos y China probablemente actuarán como el principal factor de riesgo para esta semana, hay varios eventos diferentes que los inversionistas deberán monitorear. Estos eventos incluye la última reunión de la OPEP en Viena, la reunión del Banco de Inglaterra (BoE) y la decisión sobre las tasas de interés del Banco Nacional Suizo (SNB), así como el período previo a las elecciones presidenciales turcas del 24 de junio. También habrá eventos relacionados con la política monetaria de los principales bancos centrales, donde tendremos a Mario Draghi, al Presidente de la Reserva Federal Powell, al Gobernador  del BoJ Kuroda y al Gobernador del BRA Lowe. En este sentido, cualquier comentario sobre la dirección de la política monetaria de los respectivos bancos centrales y el impacto que la actual disputa entre los Estados Unidos y China podrían tener en la economía global podría dejar un impacto duradero en los mercados.

La libra esterlina bajo riesgo

Esta semana también se verá como un periodo decisivo para la libra esterlina, y se espera que esta divisa sea la más volatil entre las monedas de los países desarrollados. El GBP/USD actualmente se está negociando muy cerca de su mínimo anterior de 2018 ya que el Reino Unido se dirige hacia la formalización del proyecto de ley de salida de la UE y las decisiones sobre tasas de interés del BoE. Si bien ya se considera una conclusión inevitable que la reunión de política del Banco de Inglaterra concluirá sin que se realicen cambios en las tasas de interés, cualquier comentario final de los miembros votantes que indique que la desaceleración d el impulso económico del Reino Unido está causando preocupación será visto como una nueva noticia negativa para la libra.

La lira turca también tendrá semana importante

Otro competidor líder para la divisa de mayor volatilidad esta semana será la lira turca. Las elecciones presidenciales en Turquía el domingo tienen el potencial de dejar consecuencias duraderas en los mercados financieros, no limitadas únicamente a la lira turca. Si el presidente Erdogan gana el domingo probablemente causará una reacción negativa entre los inversores; los temores persistentes de que una victoria de Erdogan conduzca al presidente turco a ejercer más control sobre la política de tasas de interés y asuntos económicos en Turquía ya han ocasionado que se detenga la recuperación de la lira turca desde sus mínimos históricos, tras los recientes aumentos en las tasas de interés del banco central turco.

Dólar de Estados Unidos alcanzó máximo en el 2018 debido a diferencial de tasas de interés

El alza del dólar estadounidense se reanudó en todos los mercados de divisas, luego de que los inversionistas recibieran otro recordatorio de cuán adelante está la Fed en la curva de la política monetaria luego de la decisión de tasas de interés del BCE del pasado jueves 14 de junio. No es de extrañar que el BCE haya dicho que no podrá elevar las tasas de interés de la UE hasta al menos la segunda mitad de 2018, ya que esto era ampliamente esperado, sin embargo, el interés de los inversores en el USD se ha visto renovado significativamente después de que la Fed indicara que potencialmente podría aumentar las tasas de interés otras cuatro o cinco veces durante ese período.

Básicamente, la economía de Estados Unidos y la Reserva Federal están ofreciendo a los inversores algo que otras economías desarrolladas y sus bancos centrales en última instancia no pueden hacer: coherencia.

La economía de los Estados Unidos se desempeña de manera consistente, mientras que otras economías importantes como el Reino Unido y la Unión Europea aún no están en condiciones de seguir esa tendencia. Algo similar ocurre con la política monetaria.

La Reserva Federal mantiene una perspectiva general positiva hacia tasas de interés más altas en Estados Unidos de forma gradual, mientras que el Banco de Inglaterra (BoE), por ejemplo, se ha puesto en el centro de atención del mercado por la falta de confiabilidad en este tema. El gobernador Carney se ha visto obligado a reducer las expectativas de más alzas de tasas de interés en el Reino Unido más de una vez en el pasado. El recordatorio más reciente de esto ocurrió en el segundo trimestre de 2018.

Es una medida positiva para el Banco Central Europeo (BCE) que comience a desacelerar su plan de expansión cuantitativa en los próximos meses. Sin embargo, sería una gran sorpresa que el BCE comenzara a aumentar las tasas de interés de la UE en esta etapa. Con las declaraciones que dio el BCE el pasado jueves, aproximadamente la segunda mitad de 2019 es más realista.

Entre 2014 y 2015, la Reserva Federal también se tomó su tiempo para aumentar las tasas de interés en los Estados Unidos, después de comenzar a salir de su programa QE aproximadamente un año antes de eso.

-Fuente de información: Broker FXTM