Ha sido un comienzo bastante cauteloso para una semana de negociación ocupada con movimientos un tanto apagados observados en los mercados de divisas y de valores dado que los inversores parece que han decidido mantenerse a la espera.

Los informes de que Donald Trump muy probablemente impondrá aranceles sobre productos chinos por un valor de $200 mil millones simplemente asestaron un duro golpe a las esperanzas de negociaciones entre las dos economías más grandes del mundo. Con este desarrollo desfavorable que probablemente avive los temores sobre una verdadera guerra comercial que se convertirá en realidad, la aversión al riesgo se intensificará en todos los ámbitos.

El oro subió levemente esta tarde debido a que las crecientes tensiones comerciales entre Estados Unidos y China que aceleraron el movimiento de capitales a activos de refugio seguro. Un dólar más débil apoyó el movimiento alcista del metal amarillo con precios que rondan los $1202 al momento de escribir este artículo. Si bien el oro tiene el potencial de mantenerse arriba de $1200 en el corto plazo, seguramente los movimientos alcistas en el USD y otros activos considerados como refugio seguro siguen siendo las principales fuerzas fundamentales. Con el dólar estadounidense convirtiéndose en la «moneda principal» en tiempos de incertidumbre y con las altas expectativas de que la Fed subirá las tasas de interés este mes, el oro está a punto de presenciar nuevas pérdidas. Si los precios llegan a caer nuevamente por debajo del nivel psicológico de $1,200, los vendedores podrían llevar el oro hasta $1,180. Alternativamente, un fuerte rompimiento por encima de $1200 podría iniciar un movimiento que podría llegar hasta $1,214.

Curiosamente, el dólar se ha depreciado contra un conjunto de monedas principales al inicio de esta semana a pesar de las tensiones comerciales que pesan sobre el sentimiento del mercado. La debilidad del dólar podría basarse en la toma de ganancias de los inversores antes del esperado anuncio de Trump de nuevas tarifas sobre productos de China. Con las posibles tarifas que probablemente deteriorarán las relaciones entre Estados Unidos y China y empujarán las tensiones comerciales a nuevas alturas, el dólar será el mayor ganador. Los operadores técnicos seguirán observando de cerca cómo se comporta el Índice del Dólar por encima del nivel de soporte de 94.50. Un colapso intradía debajo de esta región podría inspirar un movimiento hacia 94.10.

Libra esterlina sigue al alza

La libra esterlina ha iniciado la semana de negociación con firmeza en medio de un creciente optimismo sobre la posibilidad de que la Unión Europea y el Reino Unido lleguen a un acuerdo que lleve a un Brexit suave. La explosiva acción del precio de la libra esterlina en los últimos días continúa resaltando cómo la moneda sigue siendo sensible a las noticias relacionadas con el Brexit. Con el GBP/USD garantizando un cierre semanal por encima de 1.3000 y cotizando alrededor de 1.3110 en el momento de la escritura de este artículo, el siguiente nivel de interés será en 1.3170.

Sin embargo, la libra esterlina es otra moneda que estará expuesta a la volatilidad a lo largo de esta semana. La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, está lista para otra ronda de discusiones clave sobre el Brexit a lo largo de la semana y la Libra ha mostrado en varias ocasiones en las últimas semanas que sigue siendo muy sensible a los titulares relacionados con el Brexit. Si aumentan las preocupaciones de que el Reino Unido se dirige hacia un Brexit difícil, no debería sorprendernos que el GBP/USD vuelva a caer por debajo de 1.30 esta semana.

Rand permanecerá volátil esta semana, la rupia india baja a mínimos históricos

El optimismo de que los movimientos tanto del Banco Central de la República de Turquía como del Banco Central de Rusia para elevar las tasas de interés respectivas la semana pasada deberían proporcionar a los inversores inspiración para invertir en mercados emergentes se está agotando al comienzo de la semana. Varias monedas de mercados emergentes han tenido un comportamiento bajista frente al dólar al inicio de la semana, ya que una serie de distintos acontecimientos que elevan la incertidumbre en torno a la economía mundial contribuyen a la renuencia de los inversores a comprar monedas de mercados emergentes en sus niveles actuales.

Debido a la naturaleza impredecible de las incertidumbres externas en torno a cuestiones como las tensiones comerciales, es difícil creer que nos aproximamos a un punto de inflexión que pueda resultar positivo para los mercados emergentes. Las incertidumbres externas siguen siendo intensas y hasta que haya indicios consistentes de que se están eliminando de la atmósfera, es más probable que los inversores prefieran adoptar un enfoque cauteloso hacia las monedas que pertenecen a los activos de los mercados emergentes.

La rupia india es un excelente ejemplo de una moneda que se enfrenta repetidamente a la presión bajista debido a importantes acontecimientos externos. Solo al inicio de esta semana, la rupia cayó más de un 1% en contra del USD, alcanzando mínimos históricos. La presión sobre la rupia llegó a pesar de que las autoridades tomaron varias medidas para evitar que la divisa sufra una mayor debilidad, pero la naturaleza impredecible de los diversos acontecimientos externos que debilitan el sentimiento de los inversores hacia los mercados emergentes está evitando que la rupia se recupere.

No hay dudas de que uno de los principales contribuyentes al entorno externo incierto son los mensajes contradictorios en lo que respecta al estado de las conversaciones comerciales entre los Estados Unidos y China. Los informes contradictorios siguieron siendo un tema importante durante el fin de semana cuando circulaban indicios de que, por un lado, el presidente Trump ha dado luz verde a la aplicación de aranceles adicionales sobre productos de China, y otros informes de que Pekín estaba considerando rechazar la oferta de Washington para reanudar las conversaciones comerciales.

Esto finalmente sugiere a los inversores que no estamos más cerca de una puerta de «salida» cuando se trata de una incertidumbre comercial prolongada. Como tal, no sería una gran sorpresa si los inversores deciden apostar por los activos de refugio seguro durante esta semana.

Una moneda de mercado emergente que seguramente experimentará una gran volatilidad esta semana es el Rand sudafricano. El rand no solo será sensible a las diversas incertidumbres externas que están generando problemas para los activos de los mercados emergentes, sino que se especula que la reunión de política monetaria a finales de esta semana podría dar como resultado un cambio en la política de tasas de interés en Sudáfrica.

El Banco de la Reserva de Sudáfrica (SARB) está realmente situado en una posición muy poco clara. El rand es una moneda que se verá afectado significativamente por eventos externos, pero la noticia de que la economía ha entrado en su primera recesión desde 2009 proporciona un indicador de que el SARB debería considerar bajar las tasas de interés. El problema es que si la SARB baja las tasas de interés a fines de esta semana, aumentará los riesgos inflacionarios para Sudáfrica.