La libra esterlina inició la semana firmemente atrapada por la precaución mientras los inversores se preparan para una importante votación mañana martes sobre el acuerdo Brexit de la Primer Ministro Theresa May.

Si bien las expectativas del mercado indican que un alto porcentaje de los inversores creen que el acuerdo será rechazado en el parlamento británico, habrá un mayor énfasis en lo que sucederá después del “voto significativo”. ¿La derrota del gobierno por el rechazo del acuerdo de May ocasionará que el Partido Laborista genere un voto de no confianza? ¿Volverá Theresa May a Bruselas para pedir nuevas concesiones de la UE? En medio del caos y la incertidumbre, ¿podría el gobierno del Reino Unido verse obligado a extender el Artículo 50 más allá de la fecha de salida prevista? ¿Vamos a presenciar una elección general rápida o incluso un segundo referéndum Brexit? Si bien el resultado de la votación Brexit de mañana sigue siendo cuestionable, sin duda dejará una marca duradera en la libra esterlina.

Theresa May tiene programado hacer una declaración al Parlamento esta tarde en un intento por obtener más apoyo para su acuerdo. Su discurso corre el riesgo de caer en oídos sordos si no se trae nada nuevo a la mesa.

La perspectiva para el GBP sigue sumida en la incertidumbre sin fin que rodea al Brexit y al drama político en curso en la Cámara de los Comunes. La acción del precio volátil observada en los últimos días continúa destacando cómo la moneda sigue siendo influenciada por los titulares del Brexit. En lo que respecta a la perspectiva técnica, el GBP/USD consiguió un cierre semanal por encima de 1.2820, principalmente debido al ruido del Brexit. El nivel de 1.2820 se considera un soporte que podría empujar los precios hasta 1.2920. Aunque los operadores técnicos apuntan a un alza adicional en el corto plazo, los inversores deben tener en cuenta que el destino de la Libra depende de lo que suceda después del “voto significativo” del Brexit el martes.

¿Se están agotando la fortaleza de los compradores en el GBP/USD?

El dólar estadounidense se debilitó frente a un conjunto de monedas importantes esta tarde debido principalmente al punto muerto político en Washington y las expectativas de que la Fed haga una pausa en las alzas de tasas de interés, lo que ha reducido la atracción de los inversores por la moneda

Los compradores del Índice del dólar se han mostrado ausentes en las últimas semanas lo que ha ocasionado una caída por debajo de 96.00, lo que sugiere que los vendedores están tomando el mando del mercado, al menos por el momento. El apetito por el dólar podría disminuir aún más si los datos económicos decepcionantes amenazan su condición de refugio seguro. Con el calendario económico en los Estados Unidos sin informes económicos de nivel 1 programados para el día de hoy, el dólar probablemente se mueva más que todo por acción del precio. Los operadores técnicos continuarán observando cómo se comportan los precios por debajo de 96.00. La debilidad sostenida bajo este nivel podría llevar los precios de nuevo a 95.00 y 94.20, respectivamente.

El oro continúa brillando en los mercados

El oro no solo sigue respaldado por los riesgos geopolíticos, sino también por las expectativas de que la Fed no eleve más las tasas de interés este año.

El metal amarillo sigue brillando fuertemente en medio de la incertidumbre y con debilidad tanto en los mercados de valores globales como en los mercados del dólar estadounidense, lo que sigue impulsando su movimiento alcista. Si vemos lo que nos dice el análisis fundamental, el oro sigue estando firmemente alcista en los gráficos diarios, ya que se han formado de forma consistente altos más altos y bajos más altos. Si se produce una ruptura sólida y un cierre diario por encima del nivel psicológico de $1,300, el oro podría subir hasta 1,308 e incluso 1,324.

Una Reserva Federal más “dovish” podría no ser suficiente para aumentar la confianza

La primera semana de negociación completa de 2019 se puede caracterizar por un aumento de la confianza de los inversores, el retorno del apetito por el riesgo y mucho menos volatilidad en los mercados de valores. Esto ha sido posible gracias a las actas del FOMC de los Estados Unidos y las declaraciones de la Fed que mostraron una disposición a retrasar aún más el cambio de la política monetaria, lo que ha sido tomado como una señal obvia de que los políticos están escuchando los mercados. Este factor, junto con el retorno de las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, dio un impulso a las acciones globales y estadounidenses. El S&P 500, el Promedio Industrial Dow Jones y el NASDAQ registraron ganancias sólidas la semana pasada de 2.5%, 2.4% y 3.5% consecutivamente.

El cambio de la Fed a un tono relativamente moderado es, sin duda, una buena noticia para los inversores, pero no es suficiente para mantener a los compradores en control. Muchos catalizadores pueden respaldar o finalizar la recuperación del mercado de la semana pasada, incluidos anuncios de ganancias, datos macroeconómicos, el cierre del gobierno de Estados Unidos y la votación Brexit.

Los datos publicados esta mañana desde China no fueron alentadores. La segunda economía más grande del mundo reportó la mayor caída mensual de exportaciones en dos años, lo que confirma la creencia de que la economía mundial se está dirigiendo hacia una desaceleración. Se debe culpar al aumento de los aranceles por parte de los Estados Unidos, pero sólo en parte porque las exportaciones chinas al resto del mundo también disminuyeron. Como resultado de las cifras sorprendentemente negativas, las acciones asiáticas cayeron y los futuros apuntaron a una apertura bajista en los mercados de Europa y Estados Unidos, mientras que las monedas como el dólar australiano y el neozelandés experimentaron las mayores caídas entre las principales monedas.

El apetito de los inversores por las acciones se someterá a una gran prueba esta semana cuando las compañías del Reino Unido comiencen a anunciar los resultados de ganancias para el cuarto trimestre. Citi Group es el primer banco importante de Estados Unidos que presentará sus resultados hoy. JP Morgan y Wells Fargo seguirán el martes. Goldman Sachs y Bank of America harán sus anuncios  el miércoles, mientras que el jueves será Morgan Stanley junto con Netflix. Los inversores deben estar atentos a las cifras de crecimiento de los préstamos, ya que reflejan la confianza en la economía en general, cualquier aumento en las provisiones, la actividad de fusiones y adquisiciones y la forma en que el cierre del gobierno puede afectar a la economía real a los ojos de los bancos.