El abrupto cambio de rumbo de la Reserva Federal de los Estados Unidos la semana pasada ha sido bien recibida por los mercados de valores. El ajuste en la política monetaria de la Fed entre diciembre y enero fue enorme. Después de elevar las  tasas  en diciembre e insinuar un aumento gradual en las tasas de interés mientras se reduce el balance en modo de piloto automático, los funcionarios de la entidad con una visión más “dovish” parecen haber tomado el control. Las dos posibles subidas de tasas  de interés para 2019 parece que ya no están en consideración, y el balance general se puede ajustar en cualquier momento.

La Fed justificó los cambios de orientación principalmente debido a las condiciones externas. Entre estas se encontraban las tensiones comerciales, el debilitamiento de la economía mundial y el riesgo de un Brexit duro. Estos no son los principales factores en los que la Fed ha basado históricamente sus decisiones más  recientes. El principal objetivo del banco central es fomentar condiciones económicas que promuevan precios estables y maximicen el empleo sostenible.
En cuanto a los datos económicos del viernes, la economía de los Estados Unidos todavía parece estar en buena forma. El crecimiento del empleo en enero superó las expectativas, con un aumento en las nóminas no agrícolas de más de 300.000. Aunque la cifra de diciembre se redujo, el promedio de tres meses sigue siendo significativo en 241,000. Estos hechos pueden indicar que la Fed se ha rendido un poco a la presión del mercado y a las críticas de Trump.

Si la economía de los Estados  Unidos sigue teniendo un buen desempeño, la Fed no tendrá más remedio que volver a un ajuste gradual, lo que puede conducir nuevamente a mercados volátiles. Sin embargo, un conjunto de datos económicos puede no ser suficiente para juzgar.

Será interesante escuchar a los funcionarios de la Fed esta semana, incluidos el Presidente de la Fed, Jerome Powell, el Presidente de la Fed de St. Louis, James Bullard, y la Presidenta de la Fed de Cleveland, Loretta Mester. Si no se sienten convencidos por las recientes publicaciones de datos y permanecen alineados con su postura moderada, esto puede proporcionar un nuevo impulso a las acciones.

La temporada de publicación de ganancias empresariales en Estados Unidos sigue en plena marcha esta semana con más de 100 firmas del índice S&P 500 que darán a conocer sus resultados. A pesar de que el 70% de las compañías del S&P 500 hasta ahora han logrado superar los pronósticos, más compañías están emitiendo una orientación más negativa que positiva. De acuerdo con FactSet, se proyecta que el S&P 500 reportará una disminución anual en las ganancias para 2019. Esto sin duda afectará a los toros de capital.

El dólar se debilita a pesar del informe positivo sobre el sector de empleo de Estados Unidos

Cualquiera hubiera esperado que el dólar se aprecie agresivamente después de que Estados Unidos agregó 304,000 empleos a su economía en enero a pesar del cierre parcial de 35 días del gobierno.

Aunque las nóminas no agrícolas  de Estados Unidos subieron significativamente y rompieron las expectativas, este indicador se vio claramente eclipsado por el crecimiento salarial que estuvo debajo de lo esperado, el aumento del desempleo y una revisión considerable a la baja de la cifra de las nóminas no agrícolas de diciembre que se recortó a 222000 puestos. Con el salario promedio bajando a 3.2%, desde 3.3% en diciembre, y un ligero aumento del desempleo desde 3.9% hasta 4.0%, este informe en realidad no tiene nada para celebrar. Las repetidas señales de que el crecimiento de los salarios no se acelera es probable que estimulen las preocupaciones sobre las bajas presiones inflacionarias en los Estados Unidos. Con la especulación ya en el aire con respecto a que la Reserva Federal estará haciendo una “pausa” en el aumento de las  tasas de interés después de la reunión de la Fed en enero, que tuvo un tono más moderado en comparación con las anteriores, el informe del sector de empleo del viernes pasado podría haber reforzado estas expectativas.

La acción del precio bajista del dólar ilustra cómo se sienten los inversionistas sobre el informe de empleo de enero, con precios que se cotizan alrededor de  95.50 en el índice del dólar en el momento de la escritura de este artículo. Un rompimiento bajista intradiario por debajo de 95.40 podría llevar el precio a 95.20 en el corto plazo.

Reunión del BoE el viernes

El Banco de Inglaterra se reunirá el jueves y entregará su informe de inflación trimestral. No se espera  ningún cambio en la política, pero podemos ver cambios leves en los pronósticos de inflación y crecimiento. Es improbable que la Libra se mueva por los cambios en los pronósticos económicos, ya que la mayoría de los operadores siguen concentrados en si la Primera Ministra, Theresa  May, tendrá éxito en obtener cualquier compromiso de la UE con respecto al respaldo irlandés.

 

-Fuente:

Broker ForexTime