Los activos de mayor riesgo recibieron un gran impulso después de la publicación del reporte de las Nóminas No Agrícolas de Estados Unidos el viernes anterior. Los 196,000 empleos agregados en marzo superaron las estimaciones de mercado de 180,000 y la cifra de febrero se revisó ligeramente al alza, hasta 33,000 desde 20,000. Los puestos de trabajo adicionales son más que suficientes para mantener la tasa de desempleo cerca de su mínimo de 50 años si el impulso en el mercado laboral se mantiene en los próximos meses. Sin embargo, esta no fue la única información que alentó a los inversores de los mercados financieros. Fue el crecimiento salarial que se desaceleró a 3.2% desde el ritmo de febrero del 3.4%, que fue el más rápido en una década. Un dato sólido junto con un crecimiento salarial más débil sugiere dos cosas. En primer lugar, confirma que la economía de Estados Unidos sigue en crecimiento, aunque puede estar estar llegando al final  del ciclo económico, y en segundo lugar, la presión no inflacionaria mantendrá a la Reserva Federal a la espera. Ambos son factores positivos que contribuyen decididamente a un mercado alcista

Esta semana conoceremos más acerca de por qué la Reserva Federal decidió hacer una pausa en el aumento de las tasas en 2019. El miércoles, la Fed publicará las actas de la reunión de marzo, y probablemente la pregunta más importante es: ¿Sabe la Fed algo que los inversores no saben? Para los mercados hay un 60% de probabilidades de que haya un recorte de tasas de interés para fin de año, y se espera que el presidente Trump presione agresivamente para obtener tasas más bajas. Si las presiones inflacionarias se reducen, la Fed probablemente considerará el consejo de Trump, pero en esta etapa, no hay signos de una caída en los precios.

El estado de ánimo de los inversores con respecto a las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China sigue siendo positivo, aunque todavía no se ha logrado ningún acuerdo. Los funcionarios de ambas partes reanudarán las negociaciones esta semana con la esperanza de resolver los problemas pendientes y poner fin a las disputas comerciales. Sin embargo, los mercados han estado esperando un gran avance en las negociaciones durante un par de meses, por lo que un acuerdo debería ser lo suficientemente convincente como para proporcionar un impulso adicional a los activos de riesgo.

Los inversores también estarán atentos a las ganancias de las compañías de Estados Unidos, con JP Morgan y Wells Fargo iniciando los anuncios el viernes. De acuerdo con FactSet, se espera que las ganancias disminuyan 4.2% en el primer trimestre, lo que marcará la primera caída a nivel anual desde el segundo trimestre de 2016. Si bien esta disminución en las ganancias ya es esperada, es el factor sorpresa y la orientación hacia futuro lo que podría conducir a los mercados ese día.

En los mercados de materias primas, el petróleo crudo Brent y WTI registraron nuevos máximos para 2019. Los recortes en el suministro de la OPEP y las sanciones de Estados Unidos a Irán y Venezuela han sido el principal impulsor de los precios durante este año. Sin embargo, el último impulso fue producto de combates en Libia que amenazan con una mayor interrupción del suministro. Si la producción de Libia se reduce significativamente en los próximos días y la OPEP no actúa, es posible que veamos un aumento adicional del 5-10% en los precios durante las próximas dos semanas.

Par USD/TRY sigue al alza

La lira turca continúa cayendo a medida que el presidente Erdogan mantiene la presión para un recuento de la votación en las elecciones locales en la ciudad más grande del país, Estambul, alegando que el margen es demasiado pequeño para que la oposición reclamara la victoria.

Esto ocurre antes de la caída del 3% de la semana pasada, conforme los Estados Unidos detuvieron la entrega de equipo relacionado con un pedido turco de aviones de combate F-35, advirtiendo que la insistencia de Ankara en comprar sistemas de defensa rusos podría desencadenar las sanciones estadounidenses.

El USD/TRY subió por encima del nivel de 5.60, cerrando arriba de este nivel el viernes y actualmente se mantiene arriba por segundo día consecutivo, la primera vez que esto ha ocurrido en los últimos 3 meses. Si el precio termina encima de 5.60 este día, podría ser el presagio de un movimiento ascendente más fuerte en un futuro próximo.

El nivel 5.60 actualmente actúa como soporte, con una resistencia inmediata en 5.75, habiendo rebotado en el nivel dos veces en las últimas semanas.

Petróleo se muestra extendido pero puede seguir subiendo

El petróleo WTI terminó la semana pasada alcanzado máximos de 5 meses, llegando a un máximo de $63.27 hasta el momento, con un aumento de casi el 2%. El petróleo ha estado en modo alcista desde el informe de empleos de Estados Unidos el pasado viernes, que impulsó la confianza de los compradores. Las condiciones generales de riesgo observadas esta semana también ayudaron al crudo en alza. Ha subido un 0,5% a $ 63.41, con una impresión anterior de $ 63.53, haciendo de esta la quinta semana consecutiva de ganancias.

Temas como los recortes en la oferta de petróleo de la OPEP, las sanciones de Estados Unidos a las exportaciones de crudo venezolano e iraní y la demanda mundial todavía fuerte siguen en juego y afectan los precios del petróleo crudo. Sin embargo, el calentamiento de las tensiones en Libia, miembro de la OPEP, ha sido motivo de preocupación, ya que las noticias hablan del potencial de una guerra civil cuando las dos facciones políticas más importantes se acercan al conflicto armado. Las exportaciones de Libia han sido irregulares en el mejor de los casos durante algún tiempo, aunque en última instancia, una guerra podría hacer que la producción se detenga.

En los niveles actuales, los precios del petróleo de referencia WTI han subido un 39,6% durante este año, y han vuelto a un nivel casi plano en comparación con el año anterior. Mucha gente podría decir que ha alcanzado niveles sobre extendidos, sin embargo, técnicamente, el impulso sigue siendo fuerte en general, y cualquier signo de debilidad puede tomarse como una corrección antes del próximo movimiento alcista. Un signo de consolidación se da por el aplanamiento de la EMA de 200 semanas, pero también de la EMA de 200 días.

El activo actualmente está volviendo a probar el nivel de resistencia correspondiente al retroceso de Fibonacci del 61.8% ($63.70) del movimiento bajista observado desde el cuarto trimestre del 2018, cuando el mercado alcanzó un máximo de $76. Si ocurre la  ruptura de este nivel y como el precio se mantiene debajo de la Banda de Bollinger superior, el siguiente nivel que se debe observar debe ser el de $66.60 (máximo de diciembre de 2017) y $68.70 (retroceso de Fibonacci del 76.4%). El soporte se encuentra en $61.70 (el punto medio de la semana pasada) y más abajo en $59.90 (EMA de 200 días y nivel de Fibonacci del 50%).

El oro rebota desde nivel de soporte clave

La semana pasada, el precio del oro, una vez más, probó la zona de soporte clave correspondiente al nivel de Fibonacci del 61.8%  ($1287.00) para el importante movimiento bajista del año pasado. El día de hoy, el precio ha subido y alcanzado un máximo de ocho sesiones, rompiendo el nivel clave de $1,300, llegando hasta un máximo de $1,303.705, por encima de los mínimos alcanzados en la sesión de los mercados asiáticos de $1,295.65. Un poco de debilidad del dólar ha respaldado este movimiento, al igual que los informes de PBoC que indican que China compró oro para sus reservas en marzo, lo que marca el cuarto mes consecutivo de compras. La debilidad adicional del USD en la sesión de Nueva York y el próximo objetivo alcista provienen de la zona de $1,307.25-$1311.50 desde el pico alcista del 28 de marzo.

En el gráfico de 4 horas, el precio del oro rompió la media móvil de 50 períodos y la línea 0 del MACD al inicio del día. La media móvil de 200 períodos y el nivel de Fibonacci del 23.6% ($ 1302.00) brindan un nivel de resistencia clave para avances futuros. El soporte se encuentra en la media móvil de  50 periodos en $1295.00.