Mercado del petróleo crudo agitado

Se suponía que esta semana se centraría en las decisiones de política monetaria de los bancos centrales de Estados Unidos, Reino Unido, Japón y Suiza, las negociaciones del Brexit y los acontecimientos relacionados con las conversaciones comerciales entre Estados Unidos y China. Sin embargo, los ataques con aviones no tripulados del fin de semana a la planta crítica de procesamiento de petróleo crudo de Arabia Saudita ahora han sido objeto de atención de los mercados. Tal evento puede tener consecuencias mucho más catastróficas en la economía mundial que cualquier otro evento que haya ocurrido en los últimos años.

Los precios del petróleo se dispararon un 20% a medida que los mercados reabrieron e iniciaron con un precio de alrededor de $72 por barril, aunque posteriormente el petróleo perdió la mitad de sus ganancias cinco horas después. El shock en los mercados que se produjo hoy es el más grande en casi tres décadas desde que Saddam Hussein invadió Kuwait en la década de 1990. Tal reacción en el precio sugiere que actualmente enfrentamos una amenaza sin precedentes para el suministro de petróleo que podría repercutir en la economía global.

Lo que sabemos hasta ahora es que el ataque ha causado una caída en el suministro de5,7 millones de barriles por día, que es casi el 5% de la oferta mundial de petróleo. Esto lo convierte en una de las mayores caídas en el suministro de crudo en la historia. Ahora todos parecen tener la misma pregunta; ¿Cuándo puede Aramco volver a la producción normal? Lamentablemente, todavía no tenemos una respuesta decisiva.

El mercado ha pasado repentinamente de tener un exceso de oferta a una oferta insuficiente, e incluso si combinamos toda la capacidad global disponible, eso no representará la mitad de la interrupción del suministro actual. Sin embargo, Arabia Saudita tiene un volumen significativo de petróleo almacenado que mantendrá las exportaciones fluidas y Estados Unidos ha declarado que incluso podría utilizar su Reserva Estratégica de Petróleo si es necesario. Esto reduciría el daño hasta cierto punto, pero nuevamente mucho depende de cuándo podría volver la producción a la normalidad. Cuanto más se prolongue la interrupción, más daño se sentirá en los mercados y la economía global.

Hace tres días, que los precios del petróleo alcanzaran los $100 por barril era un escenario casi imposible. Ya no. Esto no se debe solo a la situación actual de Arabia Saudita, sino al hecho de que las posibilidades de conflicto militar en la región han aumentado dramáticamente. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, culpó a Irán por los ataques con aviones no tripulados, y el senador republicano Lindsey Graham dijo que Estados Unidos debería considerar un ataque contra las refinerías de petróleo de Irán. Mientras tanto, el presidente Trump advirtió que Estados Unidos está «listo para cualquier eventualidad». Si la administración estadounidense sigue emitiendo tales declaraciones, el nivel de riesgo geopolítico aumentaría significativamente ya que cualquier ataque contra Irán podría poner en peligro a toda la región del Golfo.

Si los inversores comienzan a tomar en cuenta seriamente la posibilidad de un ataque contra la infraestructura relacionada con la industria petrolera en Irán, el petróleo puede alcanzar rápidamente el punto de referencia de $100. Sin embargo, si el presidente Trump invierte el rumbo y permite que Irán exporte su petróleo, las tensiones disminuirán, aunque actualmente este no parece ser un escenario factible. Los próximos días y semanas serán de una importancia increíble para la economía y los mercados mundiales, así que esté atento a los desarrollos futuros.

Decisión sobre tasas de interés del FOMC aumentará la volatilidad del mercado

La decisión sobre tasas de interés del FOMC seguramente estimulará la volatilidad en los mercados financieros esta semana, y se espera que el banco central de Estados Unidos reduzca los tipos de interés en veinticinco puntos básicos por segundo mes consecutivo. No se espera que el presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, se comprometa previamente a realizar más recortes en las tasas de interés después de la reunión del miércoles, ya que la economía estadounidense todavía está avanzando a pesar de la desaceleración mundial.

La mayoría de los indicadores económicos de Estados Unidos se han mantenido estables, y la creación de empleo sigue siendo sólida junto con la inflación y el gasto minorista. El sector manufacturero de Estados Unidos ha empeorado notablemente desde la última decisión sobre tasas de interés del FOMC, aunque es poco probable que esto sea una preocupación clave, dado que otras métricas económicas clave aún muestran resultados estables.

Los datos recientes sobre la inflación subyacente del índice de precios al consumidor mostraron que la inflación está aumentando dentro de la economía de los Estados Unidos, con los precios al consumidor mostrando los mayores incrementos desde julio de 2018. La inflación anual subyacente creció un 2,4% en agosto, incluso superando el objetivo de inflación anual de la Reserva Federal.

Las tensiones comerciales han empeorado desde la última reunión del FOMC, aunque ambas partes están trabajando arduamente para encontrar una solución al conflicto económico entre Estados Unidos y China. Es probable que el FOMC permanezca en el modo de “esperar y ver” con respecto al conflicto entre China y Estados Unidos, aunque también existe la posibilidad de que el tema justifique alguna mención dentro de la declaración de política del FOMC de este miércoles.

Es probable que la reacción del mercado a la decisión de política del miércoles dependa del lenguaje utilizado en la declaración del FOMC. Una declaración de política significativamente más moderada debería impulsar la venta del dólar y las acciones estadounidenses, mientras que un tono más agresivo debería darle un respaldo al dólar y permitir que los mercados de valores mantengan el impulso alcista reciente.

Precio del oro se mantiene alrededor de $1500

El apetito de los inversores por el oro ha oscilado durante la semana anterior gracias a los acontecimientos relacionados con la guerra comercial entre Estados Unidos y China, las esperanzas de estímulo y la valoración del dólar estadounidense en el mercado de divisas.

El metal precioso subió arriba de $1500 el viernes anterior gracias a un dólar más débil y a los resultados del informe de ventas al por menor de Estados Unidos. El apetito hacia el oro debería recibir un impulso sólido si aumenta la especulación de que Estados Unidos podría bajar nuevamente las tasas de interés..

Con respecto al panorama que nos brinda el análisis técnico, los compradores de oro necesitan asegurar el control por encima de $1500 para que los precios suban nuevamente y lleguen hasta $1525. En caso de que $1500 demuestre ser un soporte poco confiable, los precios podrían bajar hasta $1485.