Algo que todos los traders eventualmente necesitarán considerar es la frecuencia con la que deben negociar. ¿Harán una operación por día, 100 por día o más? Si bien la frecuencia ideal con la que negocia cada operador puede llegar a producirse de forma natural, cada Trader debe detenerse y evaluar el número de operaciones que realiza en promedio y si se encuentra arriba o debajo del promedio que debería tener de acuerdo a su estilo o sistema de trading específico. Las estrategias de scalping generalmente requieren muchas transacciones, mientras que los operadores de posición necesitan ser más selectivos en los movimientos que usan en sus operaciones. Cada estilo es diferente, y demasiadas o muy pocas operaciones podrían dañar las ganancias de un operador.

¿Aprender a conocerse?

Lo primero que debe decidir es qué tipo de trading le gusta hacer. Si tener que vigilar cada pequeño cambio en las cotizaciones del mercado lo volvería loco, es probable que no quiera tener nada que ver con el scalping. Si le gusta el ritmo acelerado y estar muy involucrado en el mercado cada segundo del día, el scalping podría ser el camino a seguir, y el más adecuado, sobre todo si no se caracteriza por ser la persona más paciente. Si le gusta investigar o la idea de operar con las noticias del mercado o niveles técnicos importantes, es posible que desee hacer menos operaciones y centrarse en los estilos de negociación a largo plazo.  

ejemplo de sistema de scalping

Ejemplo de sistema de scalping en un marco de tiempo de corto plazo

Como trader también le puede gustar la idea de encontrar un término medio; sin mantener posiciones abiertas todo el día, pero tampoco entrando y saliendo cada pocos segundos o minutos. En este sentido, puede participar en la mayor parte de un movimiento, normalmente una vez que ya está en desarrollo y luego salirse tan pronto como parece que el impulso puede disminuir o cambiar. Con este estilo de negociación puede hacer varias operaciones en un día dependiendo de los movimientos del mercado. 

Además, todos los traders tienen diferentes restricciones o circunstancias que casi los forzarán (al menos temporalmente) a dedicarse a un estilo u otro, y el scalping generalmente no será el enfoque deseado. El scalping requiere honorarios de corretaje extremadamente bajos, ya que el operador tendrá que realizar muchas operaciones, principalmente por un pequeño beneficio, y en muchas ocasiones se puede terminar con operaciones sin ganancias en los que hay que pagar los costos de negociación, lo que da como resultado una pérdida neta acumulada.  

Por lo tanto, a menos que los operadores puedan reducir sus costos por operación a un nivel muy bajo, es posible que quieran evitar el scalping en lo posible. La mayoría que comienzan tendrán que realizar menos operaciones para controlar sus costos, pero intentarán obtener más ganancias en cada operación. Esto implicará investigar qué mercados se moverán más al día siguiente, buscando activos que hayan alcanzado, o que estén a punto de alcanzar niveles técnicos mayores, o  

activos que se moverán según datos económicos, noticias u otra fuerza impulsora del mercado. Los operadores también tienen otros compromisos, a veces otros trabajos o sus familias. La cantidad de operaciones diarias que se realizan debe ser congruente con otras elecciones de estilo de vida. 

Operar con alta frecuencia

A continuación, un trader debe ver si en promedio está operando con baja o alta frecuencia de acuerdo al sistema de trading que utiliza. En otras palabras: 

¿Estamos renunciando a las ganancias potenciales porque no está dispuesto a entrar en una posición cuando descubre una oportunidad, o está desperdiciando dinero acumulando costos de negociación excesivos?

Si un trader con poca frecuencia, probablemente termine diciendo cosas como: «¡Mi plan de trading dice que debería entrar, y no lo hice!» o «¿Por qué no hice esa operación?» Este es un claro signo de lo que se conoce como “Undertrading”. 

Por su parte, el overtrading puede ser más difícil de precisar, pero si el trader consistentemente está ganando solo un par de dólares por encima de las comisiones, o está haciendo operaciones aleatorias con métodos no probados, entonces es probable que esté sobre operando, o cayendo en el “Overtrading”. Otro signo que debe buscarse es salir demasiado pronto en un movimiento rentable o colocar stops de pérdida demasiado cerca del precio de entrada lo que ocasiona que el operador salga demasiado pronto de una operación rentable. Esto conducirá a un aumento de las operaciones y al incremento de los costos de negociación. 

En ambos casos, se necesita estructurar un plan de negociación de tal manera que los aleje de estas tendencias.

La importancia del plan de trading

Cada trader debe tener un plan de trading. La entrada y salida del mercado no debe ser aleatoria; debería haber una razón detrás de cada operación respaldada por el plan de trading. Lo más probable es que, si un operador está cayendo en el undertrading o el overtrading y hay un plan implementado, ese plan necesite ajustes. Si el problema es de overtrading, es posible que deba hacer que sus criterios de entrada y salida sean más estrictos, de tal forma que para el mercado sea más difícil generar señales válidas. Cuando agreguemos más criterios que deben estar vigentes para que se realice una operación, realizaremos menos operaciones, pero es probable que esas transacciones sean más consistentes y más rentables, aunque esto nunca es una garantía. 

Si está operando con poca frecuencia, es probable que no exista un plan de trading y solo está mirando un mercado y muchas oportunidades perdidas. Si tiene un plan, es probable que sus criterios actuales para abrir una operación sean demasiado restrictivos. Si un plan no permite que el operador aproveche los movimientos importantes, debe ajustarlo para que pueda participar en estos movimientos. 

No corte las oportunidades de mercado válidas por temor a perder. Desarrolle un plan de trading para los mercados. ¿Qué debe suceder para que abra una posición, y también qué debe suceder para que cierra esa posición? 

Conclusiones

Todos los traders, independientemente de la frecuencia con la que operan, deben tener un plan de trading. Después de que el plan de trading este desarrollado e implementado, necesitamos hacer una autoevaluación para ver si estamos incurriendo en el overtrading o el undertrading de acuerdo a nuestra estrategia. Con base en estos resultados, podemos modificar nuestro plan de trading para adaptarlo a nuestras necesidades y aumentar nuestra rentabilidad.  

Si operamos en exceso, podemos hacer que nuestro plan de trading sea más restrictivo para las entradas y salidas. Si operamos con poca frecuencia, podemos relajar los criterios del plan para aprovechar los movimientos potencialmente rentables en el mercado.

 

Autor: Michel Cohen