Apuestas y trading en los mercadosAntes que nada vamos a aclarar un concepto. Muchos asocian el trading con el concepto del juego tal como se ve en los casinos y en los juegos de azar, por lo cual le dan una connotación bastante negativa y se preguntan ¿Porqué invertir en el mercado si es como apostar en un casino? La realidad es que el concepto de juego asociado a las probabilidades es mucho más amplio. Todo lo que hacemos en la vida tiene un riesgo asociado. Por ejemplo, cada vez que manejamos nuestro carro, salimos a correr o nos montamos en un avión corremos un riesgo determinado. Por eso, el asunto es tratar de mitigar ese riesgo. Si estamos manejando no vamos a ingerir alcohol ya que aumenta el riesgo de colisionar nuestro automovil y perder la vida. Por el contrario, tratamos de manejar por calles en buen estado y bien señalizadas durante el día, con lo cual ponemos las probabilidades a nuestro favor de regresar a casa sanos y salvos.

Ahora vamos a explicar la diferencia entre inversión, trading (sobre todo a corto plazo, tal como el day trading) y el juego visto desde el punto de vista de las apuestas.

Inversión: Un proceso lento y constante

La inversión es el proceso de poner dinero en riesgo con el fin de obtener un retorno. Es la forma en que las empresas comienzan, se construyen carreteras, y se financian las exploraciones.

La inversión está muy centrada en el largo plazo. Los buenos inversores hacen un gran trabajo de investigación antes de comprometer su dinero porque saben que va a tomar mucho tiempo antes de obtener beneficios reales. Los inversores suelen invertir en cosas que por el momento están a la baja, porque saben que, con el tiempo, otros reconocerán su valor y también empezarán a colocar su dinero para obtener ganancias a largo plazo.

En otras palabras, la inversión es para personas pacientes y con objetivos a largo plazo que no se preocupan por cosas como los movimientos de corto plazo de los mercados, por ejemplo.

En contraste con la inversión, el daytrading se mueve más rápido. Los traders que se especializan en el daytrading reaccionan sólo a los movimientos diarios de los mercados, mostrados en gráficos de precios con marcos de tiempo cortos. No hay tiempo para realizar ninguna investigación, y el mercado siempre tiene la razón en lo que respecta al daytrading. El operador no cuenta con dos meses o dos años para esperar a que los fundamentos trabajen a su favor junto con el resto del mercado para demostrar que tiene razón y ver los frutos de sus operaciones. Las operaciones de daytrading pueden durar desde unos cuantos minutos a varias horas solamente. Los inversores usualmente realizan unas pocas transacciones al año, y si los resultados son satisfactorios, las ganancias pueden ser significativas, lo que no ocurre en el daytrading.

El daytrading trabaja más rápido

El trading es el acto de la compra y venta de activos e instrumentos financieros de distintos tipos (como el Forex o las acciones) para obtener ganancias con las variaciones de precios. En realidad, en cierto sentido todos los inversores hacen trading, ya que necesitan comprar y vender sus inversiones. Sin embargo, para los inversores, el trading es una operación poco frecuente, y obtienen más valor a través de la búsqueda de una buena oportunidad, comprando barato y vendiendo a un precio mucho más alto en algún momento en el futuro. Sin embargo, los operadores (traders) puros no son como los inversores.

Los operadores buscan aprovechar las diferencias de precios a corto plazo en el mercado. En general, no toman mucho riesgo en cada operación, por lo que no reciben una gran cantidad de beneficios en cada operación. Los operadores actúan rápidamente. Observan lo que el mercado les está diciendo y luego responden, aplicando distintas estrategias de negociación basados en enfoques como el análisis técnico o el análisis fundamental.

Los traders saben que muchas de sus operaciones no van a funcionar, pero el tiempo que más de la mitad de trabajo, van a estar bien. Por lo general, tampoco invierten demasiado tiempo en investigaciones profundas sobre los valores con que operan, pero saben bastante acerca de los patrones normales de precios y volúmenes y como aplicarlos lo suficientemente bien como para reconocer posibles oportunidades de ganancias.

El trading mantiene los mercados eficientes, ya que crea la oferta y la demanda a corto plazo que elimina las pequeñas diferencias de precios. También crea una gran cantidad de estrés para los operadores, que deben reaccionar en el aquí y ahora. Los traders dejan de lado el lujo del tiempo a cambio de una ganancia rápida. 

Sin embargo, las decisione de los traders verdaderos siempre son fundamentadas, a pesar de que muchas veces se equivoquen por la naturaleza misma de los mercados.. A diferencia de los apostadores, no arriesgan su dinero sin un plan y estrategia bien definida.

La especulación está intimamente relacionada con el trading, en el sentido de que a menudo implica operaciones a corto plazo. Los especuladores toman riesgos, asumiendo un rendimiento mucho mayor del que podría esperarse, y un montón de suposiciones pueden tener que ser satisfechas para que las transacciones generen los beneficios esperados. Muchos especuladores cubren sus riesgos con otros valores, tales como opciones o futuros.

 Las apuestas no son más que suerte

Un jugador arriesga su dinero con la esperanza de obtener una recompensa si se produce un evento aleatorio. Las probabilidades están siempre en contra del jugador y en favor de la casa, pero a la gente le gusta apostar porque les estimula sentir la esperanza de que, en caso de que lleguen a tener suerte, obtengan ganancias que les permitan compensar sus pérdidas en el largo plazo, lo cual no ocurre. Por esta razón los casinos son un negocio tan bueno.

Algunos jugadores creen que las probabilidades pueden ser vencidas, pero están equivocados. Se entusiasman con la posibilidad de una gran victoria y quedan atrapados en el glamour del casino, y pronto las probabilidades entran en juego y acaban con sus apuestas.

Muchos traders (e incluso inversores) en realidad son apostadores. Compran y venden en el mercado sin realizar ningún análisis, con la esperanza de que el precio se va a recuperar y mover a su favor en cualquier momento. No toman en cuenta el hecho de que muchas veces el mercado se mueve en tendencias de larga duración y apostar en contra de esas tendencias es un suicidio. Debido a su falta de conocimientos, aplican estrategias erróneas, si es que aplican alguna, basadas en las apuestas, como el famoso Martingale y tarde o temprano terminan perdiendo el dinero que tanto les ha costado ganar.

El mercado simplemente  no perdona estos errores.

¿Qué enfoque debemos tener ante el trading?

Siendo el trading una forma de juego, pero no de apuestas, al menos para los traders serios, debemos tratar de hacer algo similar y poner las probabilidades a nuestro favor en la medida de lo posible disminuyendo el riesgo asociado a cada operación. A diferencia de un casino, una carrera de caballos o la lotería, con trabajo duro, experiencia, conocimiento y el uso de buenas herramientas de trading, es posible reducir las probabilidades de fallar. De hecho, los traders exitosos han conseguido elevar sus probabilidades de exito hasta conseguir operaciones ganadoras en al menos un 50% de las oportunidades, lo cual supera con mucho las mejores probabilidades que cualquier persona puede recibir en cualquier juego de casino.

Hoy en día, en el mundo digital en que vivimos, el software de calidad (junto con sus habilidad) ofrecido por muchos brokers de Forex aumentan las probabilidades de exito de un buen trader hasta un 70% incluso. Por eso, afirmo con total convicción que no hay comparación entre el trading y el juego del casino donde las probabilidades siempre van a estar a favor de la casa. Si somos operadores disciplinados, pacientes y estudiosos, decidicamente podemos poner las probabilidades a nuestro favor al operar en el mercado, lo cual no quiere decir que vamos a ganar siempre ya que esto no es posible.

Tenga en mente que si empieza a operar sin desarrollar las habilidades necesarias y sin usar herramientas de calidad, simplemente estará jugando con su dinero de la misma forma que lo estaría haciendo en un casino o en una carrera de caballos. Si usted no sabe lo que está haciendo, las probabilidades están claramente en su contra y el mercado barrerá con usted quitandole todo su dinero.

Conclusiones

En resumen, puede decirse que el trading si es un juego, pero uno en el cual usted puede mejorar sus probabilidades y ponerlas a su favor. Como en cualquier otro emprendimiento de negocios, nada está garantizado pero si usted hace el trabajo necesario, aprende sobre el mercado y se prepara, sus posibilidades de exito serán mucho mayores. Por eso, nunca se debe asociar el trading directamente con el juego y las apuestas en juegos de azar en los cuales en realidad no tenemos mayor control.

Ver mas artículos