La fe continua de los inversores de acciones en los bancos centrales es evidente en el mercado chino de hoy, con el índice CSI 300 subiendo más del 1%. El índice ahora ha recuperado todas sus pérdidas desde que se reanudaron las operaciones después del feriado del Año Nuevo Lunar, aumentando un 10,9% desde un mínimo de 3,639 registrado el 3 de febrero. El PBOC de China bajó la tasa de sus préstamos a mediano plazo a instituciones financieras a 3.15% desde 3.25%, después de bajar las tasas en los acuerdos de recompra inversa en una cantidad similar. El banco central también anunció una inyección de 100.000 millones de yuanes de repo reverso a las instituciones financieras. Es probable que estas acciones sean seguidas por una reducción en la tasa de referencia del país a finales de esta semana, mientras China continúa luchando contra la propagación del coronavirus.

También existe la posibilidad de que las políticas fiscales jueguen un papel importante en la situación actual con el brote de virus, y las autoridades en China se comprometen a reducir los impuestos a las corporaciones. Pero si esto conducirá a una producción más rápida y hará que el ciclo de negocios vuelva a funcionar a plena capacidad, aún depende de qué tan pronto se contenga el virus.

El estímulo monetario actualmente no está ayudando a impulsar la inversión o alentar a los consumidores a gastar, pero está inflando los precios de los activos. En esta etapa, el gasto de capital de las empresas no aumentará debido al menor costo del dinero, de manera similar el gasto de los consumidores en vivienda, automóviles y otros bienes duraderos. El virus necesita ser controlado para recuperar la confianza y eso es lo que deberíamos monitorear en el futuro.

Esta semana, veremos cómo el sentimiento del inversor institucional alemán se ha visto afectado por el brote del coronavirus. Después de alcanzar un máximo de cuatro años en enero, es probable que el índice ZEW alemán del martes haya disminuido en febrero, pero los operadores del euro estarán monitoreando la escala de cualquier caída en el índice de confianza.

Las compañías de la eurozona revelarán cómo están lidiando con el virus mortal el viernes cuando el IHS Markit publique los datos de actividad de fabricación y servicios en febrero para la región.

Un empeoramiento de las perspectivas económicas puede llevar a una mayor presión sobre el euro, que cayó a un mínimo de tres años el viernes, con datos anteriores al coronavirus que ya muestran debilidad. La producción industrial en la Eurozona cayó 2.1% en diciembre, mientras que la economía de Alemania se estancó en el cuarto trimestre de 2019 y la Eurozona en general está creciendo a su ritmo más débil desde 2014.

Los traders tendrán una mejor comprensión de las perspectivas de la Reserva Federal el miércoles, cuando la entidad publique sus minutas de la reunión del mes pasado. Queda por ver si la advertencia del presidente Powell sobre el impacto del brote de coronavirus en la economía de Estados Unidos potencialmente justificará un nuevo recorte en las tasas de interés, y los especuladores especulan que existe un 43% de probabilidad de un recorte de tasas a mediados de año.

Dólar estadounidense hace una pausa después de haber tenido un fuerte inicio de año

El dólar estadounidense ha iniciado esta semana con un comportamiento más débil frente a la mayoría de las monedas asiáticas y del G10, debilitándose después de haber superado recientemente el nivel psicológico de 99 en el índice del dólar. El índice del dólar ha experimentado una ganancia de 2.84 por ciento hasta la fecha del 14 de febrero, habiendo registrado un comportamiento bajista durante una semana completa solo una vez en lo que llevamos del 2020.

Con su RSI de 14 días llegando al territorio de sobrecompra, el impulso ascendente del índice dólar disminuirá en el corto plazo, tal vez permitiendo que las monedas en los mercados emergentes junto con las divisas del G10 experimenten algo de alivio, al menos en el corto plazo. Sin embargo, teniendo en cuenta el estado de ánimo aún cauteloso en los mercados debido al brote del coronavirus, el dólar debería mantenerse al alza en el mediano plazo.

La política monetaria de la Fed estará en el foco de atención esta semana

Los inversores analizarán las minutas de la reunión del FOMC de fines de enero este miércoles para determinar si es buena idea seguir comprando el dólar estadounidense aún más en los próximos días. Aunque los futuros de los fondos de la Reserva Federal ahora están descontando al menos una subida de tasas de la Reserva Federal en la segunda mitad del año, si el brote de coronavirus afecta negativamente a la economía estadounidense, eso podría llevar al banco central de Estados Unidos a reducir las tasas antes de lo inesperado.

Sin embargo, este escenario parece poco probable en este momento, considerando la capacidad de recuperación de la economía más grande del mundo. Las ventas minoristas en los Estados Unidos crecieron durante cuatro meses consecutivos en enero, lo que indica que se puede confiar en los consumidores estadounidenses para mantener el impulso del crecimiento económico del país.

Los aranceles comerciales de Estados Unidos y China se redujeron el día de San Valentín

La reducción de los aranceles comerciales entre Estados Unidos y China que entró en vigor el pasado 14 de febrero como parte de la primera fase del acuerdo comercial se vio ensombrecida por los riesgos económicos planteados por el broker de coronavirus. Si bien la reducción de las barreras al comercio puede ayudar a aliviar las presiones sobre la economía mundial, se espera que los posibles aspectos positivos se vean compensados en el corto plazo por la caída de la demanda debido al brote.

En medio de las prohibiciones de viaje, las interrupciones de fabricación y el retroceso en el gasto discrecional, los responsables políticos pueden verse obligados a implementar más medidas de estímulo para apoyar a sus respectivas economías. El tema de las tensiones comerciales mundiales probablemente sólo volverá a la vanguardia de la conciencia colectiva del mercado una vez que el brote de coronavirus comience a mostrar signos sostenidos de estabilización.