Los mercados del oro comenzaron la semana con poco movimiento mientras los inversores asimilan el informe del sector de empleo de Estados Unidos publicado el pasado viernes, que tuvo resultados mixtos.

Los compradores y vendedores se encuentran en equilibrio por el momento con los precios estancados dentro de un rango de $10 a pesar del estado de ánimo cauteloso. Si bien es probable que un posible cambio en la política monetaria de la Fed, los temores de la variante Omicron, el comportamiento del dólar y los rendimientos de los bonos del Tesoro, entre otros temas, continúen influyendo en el oro, el metal precioso podría estar esperando un factor catalítico que desate un fuerte movimiento. Echando un vistazo al calendario económico de esta semana, este catalizador puede ser el último dato de inflación de Estados Unidos, que se publicará el viernes.

Después de concluir noviembre con una baja del -0,5%, las cosas parecen lentas para el metal precioso hasta ahora. Sin embargo, algo de acción podría estar a la vuelta de la esquina si los precios superan o descienden del rango de dos semanas.

Gráfico diario del oro diciembre del 2021

Los ojos de los inversores están puestos en el informe de inflación de Estados Unidos

La inflación en Estados Unidos se mantiene en niveles elevados y los precios al consumidor subieron 6.2% en octubre, el nivel más alto en más de tres décadas. Se espera que los datos del índice de precios al consumidor de noviembre muestren que la inflación aumentó hasta el 6,7% gracias a problemas persistentes en la cadena de suministro, mayores costos de energía y una fuerte demanda de los consumidores. Dado el reciente comentario de Jerome Powell de que la Fed podría acelerar la reducción de su programa de compra de bonos para contrarrestar la inflación, el informe del IPC pendiente tiene el potencial de sacudir los mercados.

Otro salto en la inflación de los precios al consumidor de Estados Unidos puede aumentar las expectativas del mercado de que la Reserva Federal aumente las tasas de interés más rápido de lo esperado. Pero aquí es donde las cosas se complican. Si la Fed activa el alza de tipos de forma prematura, esto puede tener efectos negativos para la economía estadounidense. Será interesante ver cómo la Fed controla la inflación sin ocasionar una recesión en la economía del país, al mismo tiempo que lidia con la amenaza de la variante Omicron. Un informe que indique un IPC al alza en Estados Unidos podría reavivar el apetito por activos de refugio seguro como el oro si resurgen los temores de una recesión en la economía estadounidense.

Los ETF de oro favorecen a los vendedores

Según un informe automatizado de Bloomberg, los ETF de oro recortaron 196,935 onzas troy de oro de sus tenencias el viernes pasado, lo que marcó la mayor disminución en un día desde el 1 de octubre de 2021.

La fuerte venta de oro de los ETF podría ser el resultado de los resultados mixtos del informe de empleo de Estados Unidos que hicieron poco por alterar las expectativas de la Fed. Un ETF (Fondo Cotizado en Bolsa) es un instrumento de inversión que permite a los traders minoristas obtener exposición a un mercado o grupos de mercados existentes a través de un valor negociado tal como una acción en los mercados de valores. Un ETF de oro ofrece a los inversores exposición al oro sin poseerlo físicamente. Las ventas de los activos subyacentes en un ETF se consideran bajistas para el activo subyacente. En este caso, los inversores de ETF de oro podrían estar reduciendo su exposición al metal precioso de rendimiento cero en medio de las perspectivas de tasas de interés más altas.

Los precios del oro han estado atrapados dentro de un amplio rango en los gráficos diarios con soporte en $1765 y resistencia alrededor de $1810. Una ruptura sólida y un cierre diario por encima de $1810 podrían desencadenar un movimiento hacia $1831, $1845 y $1870. Si $1765 resulta ser un soporte poco confiable, una caída hacia $1750 y $1726 podría estar entre las posibilidades.