¿Qué es la bomba de dificultad?

Ethereum es una red de criptomonedas basada en la tecnología blockchain que, como otras, se basa en un mecanismo de consenso que utiliza grandes cantidades de energía y poder computacional, aunque está en proceso de pasar del algoritmo de prueba de trabajo (PoW) al algoritmo de prueba de estaca (PoS). Esto fomenta la escalabilidad y la centralización de la tecnología en grandes granjas de minería creadas por personas o empresas con activos significativos. Sin embargo, esta centralización va en contra de los principios originales de las criptomonedas.

La «bomba de dificultad» de Ethereum se refiere al aumento intencional y repentino en la dificultad de la minería que ocurrirá cuando ETH 2.0 y la actualización de prueba de trabajo se lancen a la red Ethereum. La intención detrás de la bomba de dificultad es aumentar exponencialmente la cantidad de tiempo que lleva minar un nuevo bloque en la cadena de bloques de Ethereum para que:

  • Lleve a los mineros de criptomonedas a alejarse de la minería de prueba de trabajo que consume mucha energía eliminando el incentivo
  • Reduzca la capacidad de centralizar la creación y propiedad de la moneda
  • Desaliente las bifurcaciones de la  blockchain
  • Forzar actualizaciones de nodos

En resumen:

  • La «bomba de dificultad» de Ethereum se refiere a un aumento repentino en la dificultad de la minería para disuadir a los mineros de optar por quedarse con el mecanismo de prueba de trabajo después de que la cadena de bloques haga su transición a la prueba de participación.
  • La dificultad se refiere al tiempo y la potencia computacional necesarios para verificar las transacciones de una criptomoneda dentro de una cadena de bloques.
  • La bomba de dificultad de Ethereum se ha retrasado cinco veces mientras los desarrolladores ajustan Ethereum 2.0.

En qué consiste la bomba de dificultad

En el mundo de las criptomonedas, el término dificultad describe cuán complejos son los cálculos necesarios para minar un bloque en una cadena de bloques para una criptomoneda en particular. La minería de una criptomoneda a menudo se confunde con la creación de una moneda; sin embargo, la minería es el proceso de verificación que implica resolver el hash de 64 caracteres que encripta la información de la transacción. Cuando la computadora de un minero resuelve el hash, obtiene su recompensa en forma de criptomonedas.

La cadena de bloques original de Ethereum venía con una característica intrínseca que aumentaba la dificultad de la minería con el tiempo: cuantos más bloques se minaban, más difícil y lento se hacía minar el siguiente bloque, tal como ocurre con Bitcoin y otras criptomonedas.

 La bomba de dificultad está diseñada para aumentar exponencialmente la dificultad de resolver el hash, lo que finalmente hace que el proceso de minería sea demasiado costoso en tiempo y energía para que valga la pena.

El inicio de este escenario se conoce como la «Era de Hielo» de Ethereum. Durante este tiempo, Ethereum pasará de la prueba de trabajo (PoW), que requiere que los mineros ganen ether compitiendo entre sí para resolver el hash y obtener recompensas, a la prueba de participación (PoS), donde se distribuyen las recompensas. sobre la base del staking de criptomonedas, En el esquema de prueba de participación, las monedas son delegadas por los propietarios, o se colocan como garantía para obtener la oportunidad aleatoria de validar transacciones y ganar recompensas.  En la actualidad, cada vez más criptomonedas usan la prueba de participación para validar transacciones y agregar bloques a la blockchain, como es el caso de Cardano.

Si bien las grandes cantidades de energía utilizadas en la minería han generado preocupación, los desarrolladores de Ethereum siempre tuvieron la intención de pasar a la prueba de participación, que se espera que consuma un 99 % menos de energía que la prueba de trabajo.

¿Por qué la dificultad de ETH es tan alta?

La dificultad de minería radica en el mecanismo de consenso de prueba de trabajo de la blockchain, que valida las transacciones. Bajo el mecanismo PoW, la dificultad aumenta con la cantidad de bloques que se han validado. Sin embargo, ETH está en transición a ETH 2.0, que utilizará prueba de participación. Como resultado, se utilizarán validadores seleccionados al azar en lugar de minería competitiva para validar las nuevas transacciones y agregar nuevos bloques.

Planes de Ethereum para la bomba de dificultad

La bomba de dificultad de Ethereum es un elemento disuasorio para los mineros, que pueden optar por continuar con el mecanismo PoW incluso después de que la cadena de bloques haga la transición a PoS. La razón principal por la que los mineros no querrán cambiar probablemente sea la resistencia a una reducción en las ganancias. Si todos los mineros deciden no cambiar a la prueba de participación, existe la posibilidad de que la cadena de bloques de Ethereum se bifurque.

Los fundadores de Ethereum anticiparon esto y programaron su cadena de bloques para incorporar aumentos en los niveles de dificultad para su algoritmo de minería. Llamaron a esto la bomba de dificultad, que se supone que influirá en el cambio de PoW a PoS y ayudará en la transición a Ethereum 2.0.

Sin embargo, migrar a ETH2 bajo PoS es un desafío enorme para los desarrolladores: han tenido que seguir retrasando la fecha de lanzamiento de la bomba de dificultad. Implementarla antes de actualizar a PoS sería contraproducente: la bomba de dificultad ralentizaría en gran medida la verificación de transacciones y muy posiblemente reduciría el valor de la criptomoneda para los inversores y usuarios.

Ha habido cinco actualizaciones que, entre otras correcciones, hicieron retroceder la bomba de dificultad:

  • Byzantium (2017) 
  • Constantinople (2019)
  • Muir Glacier (2020, solo bomba de dificultad)
  • London (2021)
  • Arrow Glacier (2021, solo bomba de dificultad)

Después de la actualización a ETH 2.0, no habrá necesidad de que exista la bomba de dificultad porque la minería de prueba de trabajo de Ethereum ya no ofrecerá recompensa.

¿Cuál es la criptomoneda más fácil de minar?

La minería de criptomonedas, o el uso de poder computacional para validar el hash de un bloque y recibir una recompensa, se ha vuelto mucho más difícil debido a su naturaleza competitiva. Las granjas y grupos mineros han acaparado el mercado de las criptomonedas de mayor valor, por lo que la más fácil de minar será la que use PoW y tenga el menor valor (medido en su retorno a los mineros o su precio de mercado).

Resumen

La bomba de dificultad de Ethereum es un ajuste de código que hace que sea mucho más difícil para un minero verificar las transacciones en la cadena de bloques y obtener una recompensa bajo el mecanismo de consenso de prueba de trabajo. Está diseñado para respaldar la transición a ETH 2.0, que utilizará el mecanismo de consenso de prueba de participación.