El oro subió con fuerza en la sesión del lunes a pesar de que el sólido informe de empleo de Estados Unidos del viernes pasado impulsó las expectativas de aumentos agresivos de las tasas de interés de la Reserva Federal para bajar la inflación galopante que está afectando la mayor economía del mundo.

Si el sector de empleo se mantiene sólido en Estados Unidos, es más probable que la Fed aumente sus tasas de interés para frenar la inflación, lo que a su vez debería afectar negativamente al oro que usualmente se usa como refugio contra la alta inflación.

Gráfico H4 del par XAU/USD

El metal precioso saltó a niveles no vistos en más de una semana incluso cuando el dólar se estabilizó y los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años se mantuvieron por encima del 1,9%.

El oro parece estar sacando fuerza de los crecientes temores de inflación y las continuas tensiones entre Rusia y Ucrania que han acelerado el movimiento de capitales hacia activos de refugio seguro. Si bien los compradores han comenzado la semana tomando el asiento del conductor, la pregunta sigue siendo ¿hasta cuándo?

Durante las últimas semanas, el oro ha mantenido un comportamiento más o menos constante.

Los precios se han negociado en su mayoría dentro de un rango de $50 desde mediados de noviembre gracias a las fuerzas en conflicto que tiran y tiran del metal precioso. Por un lado de la ecuación, los bajistas del oro siguen inspirados por un dólar más firme, el aumento de los rendimientos del Tesoro y las expectativas de aumentos agresivos de las tasas de interés por parte de la Reserva Federal. Sin embargo, los alcistas siguen respaldados por las tensiones geopolíticas y las crecientes preocupaciones sobre la inflación.

Si analizamos el calendario económico de esta semana, vemos que podría ser necesario un nuevo catalizador fundamental para inclinar la balanza entre alcistas y bajistas. Este catalizador podría venir en la forma de las cifras de inflación de Estados Unidos que se publicarán el jueves.

Los mercados del oro estarán atentos al informe de inflación de Estados Unidos

La inflación en los Estados Unidos permanece en niveles incómodos con los precios al consumidor mostrando una aceleración de 7% en diciembre, un nuevo máximo desde junio de 1982. Se espera que los datos de inflación de enero muestren un aumento de la inflación al 7,3%, ¡el crecimiento interanual más rápido desde febrero de 1982! Dada la obsesión generalizada con la inflación, ¡el informe pendiente del IPC tiene el potencial de sacudir los mercados financieros!

Otro aumento en la inflación de los precios al consumidor de Estados Unidos puede impulsar las expectativas del mercado sobre una política monetaria más agresiva de la Fed y una posible subida de tasas de interés de 50 puntos básicos en marzo. Dada la naturaleza del oro que tiene un rendimiento cero y su historial de desempeño deficiente en un entorno de tasas de interés altas, esta sería una mala noticia para el metal precioso. Los inversores actualmente están valorando más de cinco aumentos de tasas de la Fed de un cuarto de punto en 2022, lo que podría resultar en un mercado bajista para el oro en el futuro.

Sin embargo, si el informe de inflación no cumple con las expectativas o coincide con la cifra vista en diciembre, esto podría aumentar la especulación sobre el estancamiento de los precios al consumidor. Tal desarrollo podría llevar a los participantes del mercado a reevaluar la postura política agresiva de la Fed. El oro podría beneficiarse de este resultado, especialmente si el dólar se debilita y se reducen las expectativas de fuertes aumentos en las tasas de interés.

Los ETF reducen sus tenencias de oro antes de los datos del IPC

Según un informe automatizado de Bloomberg, los ETF de oro redujeron 147.486 onzas troy de oro de sus tenencias el viernes pasado, marcando la mayor disminución en un día desde el 3 de diciembre de 2021.

Esta fuerte reducción en las tenencias de oro de los ETF podría ser el resultado del sólido informe de empleos en Estados Unidos, que aumenta las apuestas de un aumento en las tasas de interés de Estados Unidos. Un ETF (Fondo Cotizado en Bolsa) es un instrumento de inversión que permite a los traders minoristas obtener exposición a un mercado o grupos de mercados existentes. Un ETF de oro proporciona a los inversores exposición al oro sin poseerlo físicamente. Las reducciones en las tenencias de los ETF se consideran bajistas para el activo subyacente. En este caso, los inversores de los ETF podrían estar reduciendo su exposición al metal precioso en medio de la especulación de tasas de interés más altas.

Inversores deberán poner atención a niveles clave de soporte y resistencia

Los precios del oro han quedado atrapados dentro de un amplio rango del mercado en los gráficos semanales con soporte en $1786 y resistencia en $1831. Se puede encontrar otra zona de soporte en $1750 y una de resistencia en $1870. El metal precioso sigue siendo un campo de batalla entre alcistas y bajistas hasta que se produzca una ruptura alcista/bajista decisiva por encima o por debajo de los niveles clave identificados.

En cuanto a los gráficos diarios, la ruptura por encima de $1810 ha allanado el camino hacia $1831. Más allá de este punto, los siguientes niveles clave de interés se pueden encontrar en $1845 y $1870. Alternativamente, una caída por debajo de $1810 puede desencadenar una venta masiva hacia el nivel psicológico de $1800 y $1786.

En última instancia, para que los alcistas o los bajistas recuperen el control total, es necesario que ocurran algunos movimientos importantes en el marco de tiempo mensual. Los niveles clave de interés se pueden encontrar en $1700 y $2000.