En este artículo vamos a explorar 8 de los indicadores más importantes para el análisis de acciones como vehículos de inversión. Los inversores deben revisar estas métricas de valoración cuando consideren cómo analizar las acciones.

La selección de acciones puede parecer confusa, pero el uso del análisis fundamental y métricas de rendimiento puede ayudarlo a encontrar oportunidades de inversión a largo plazo. El análisis de ratios no es solo para selectores de acciones individuales, ya que este tipo de estudios también beneficia a los inversores de fondos. Los indicadores financieros se utilizan para comparar acciones con otros valores dentro y fuera de una industria; algunas de las estadísticas basadas en el rendimiento histórico pueden brindar una comprensión más profunda del valor de los activos. Si bien el análisis fundamental puede no garantizar el éxito futuro de una acción, puede servir como una forma útil de medirlo. A  continuación presentamos 8 indicadores de inversión clave que le abrirán las puertas a un análisis superior de acciones y fondos.

La relación Precio-Ganancia (P/E Ratio)

Si dividimos el precio de las acciones de una empresa por las ganancias anuales por acción, obtenemos la relación Precio-Ganancia, también conocida como P/E Ratio. Esta relación muestra cuánto están dispuestos a pagar los inversionistas por $1 de las ganancias de una empresa. «Probablemente sea la mejor manera de comparar activos en diferentes sectores y de encontrar verdaderas gangas«, de acuerdo a Steven Jon Kaplan, director ejecutivo de True Contrarian Investments. 

Las relaciones P/E más altas sugieren que se espera que las ganancias futuras de una empresa crezcan y pueden parecer sobrevaluadas en comparación con las empresas con P/E más bajas. Dicho esto, un P/E alto o bajo no indica necesariamente una buena o mala inversión; ofrece una instantánea que exige una investigación adicional. Dada la incertidumbre de los flujos de efectivo futuros, puede ser útil para los inversores confiar en P/E históricos y usar una combinación de otros indicadores para evaluar y elegir acciones.

El valor de la relación P/E de una compañía debe compararse con sus valores históricos y con los de otras compañías del sector para ver si la acción está posiblemente subvalorada o sobrevalorada, aunque como ya indicamos, no debe ser el único elemento a tomar en cuenta.

Relación precio-ventas (P/S Ratio)

Robert Johnson, profesor de finanzas en la Universidad de Creighton en Omaha, Nebraska, habla sobre los beneficios de calcular el precio de una acción dividido por las ventas por acción, lo que comúnmente se conoce como la relación precio-ventas o P/S Ratio. La relación precio-ventas la utilizan los analistas que desean eliminar algunas de las distorsiones que pueden resultar en las ganancias de la empresa.

Básicamente nos indica cuánto están dispuestos a pagar los inversores por cada dólar de ventas y está relacionado con el crecimiento esperado de la empresa. Lo que hace, en definitiva, es comparar el precio de las acciones de una compañía con su facturación.

Es una relación útil para determinar si una empresa tiene ganancias, flujo de efectivo o incluso un valor contable positivo, ya que las ventas siempre son un número positivo. Una relación precio-ventas más baja sugiere que el inversor ha encontrado una ganga o una acción de valor. El consenso de los analistas dice que las acciones con relaciones P/S más bajas tienen un mayor valor potencial porque los inversores están pagando menos por cada dólar de los ingresos de una empresa. Los valores de la relación precio-ventas pueden variar entre sectores, por lo que para evaluar mejor el valor de este indicador para una empresa determinada, compárelo con sus pares de la industria.

Relación de margen de beneficio

Esta es la cantidad de ganancia que una empresa obtiene por cada unidad de ventas. Los inversores calculan esta relación dividiendo el beneficio neto entre los ingresos. Los montos de los márgenes de beneficio son característicos de cada industria: las cadenas de supermercados son conocidas por sus bajos márgenes de beneficio, mientras que las empresas de software usualmente presentan relaciones con valores de dos dígitos. Pero esta información no significa necesariamente que sea mejor comprar una empresa de software que las acciones de una tienda de comestibles. 

Un alto margen de beneficio significa que una empresa puede ofrecer productos a precios más altos que sus costos, generando ganancias a través de estrategias de precios efectivas. Un margen de beneficio bajo puede significar que existen estrategias de fijación de precios ineficientes, en las que una empresa no puede producir suficientes beneficios para cubrir los gastos. Cualquier acción puede convertirse en una ganadora con un flujo de ingresos creciente y márgenes de beneficio estables.

Relación de pago de dividendos

Las empresas con pagos de dividendos crecientes se ven favorecidas por analistas e inversores. La relación de pago de dividendos es el porcentaje de los ingresos netos pagados a los inversores en forma de dividendos. Esta relación les dice a los inversionistas cuántas ganancias se pagan en dividendos versus cuánto se reinvierte en la empresa. Cuanto mayor sea el porcentaje, menos dinero quedará para reinvertir en el crecimiento de la empresa.

 Las empresas que pagan menos del 60% de sus ganancias como dividendos tienden a tener espacio para mayores aumentos de dividendos y la capacidad de soportar caídas temporales de ganancias sin tener que reducir o eliminar los pagos de dividendos.

Relación de Precio-Flujo de caja libre

Muchos inversores consideran que el flujo de caja libre es otro indicador importante porque muestra la cantidad de dinero que queda después de que una empresa reinvierte en el negocio para pagar dividendos, recomprar acciones o realizar adquisiciones.

Para determinar el precio-flujo de caja libre, se divide el precio de las acciones de la empresa por el flujo de caja libre operativo por acción. La relación mide cuánto dinero en efectivo gana una empresa por cada acción. Los inversores por lo general buscan empresas con un flujo de caja libre creciente con acciones que se vendan a precio de ganga, es decir compañías con relaciones Precio-Flujo de caja libre bajas (en relación a su historia y sector). Los analistas favorecen esta proporción ya que el flujo de caja libre es más difícil de manipular que las ganancias. Un ratio más bajo indica que una empresa puede estar infravalorada, mientras que un índice más alto puede indicar una sobrevaluación, pero como en todos los indicadores, debe ser analizado en relación al contexto del mercado.

Relación deuda-patrimonio (ratio Debt to Equity)

Los indicadores de valoración son importantes, pero también lo son las métricas de calidad, como los indicadores de deuda y liquidez. Si dividimos los pasivos totales de una empresa por su capital social podemos calcular la relación deuda-patrimonio. Esta relación explica el apalancamiento financiero de una empresa, siendo una comparación entre los fondos tomados prestados y el capital o la propiedad. 

Podemos ver esta relación como el valor de la hipoteca de un propietario frente al capital de la vivienda. Una mayor proporción de deuda restringe la flexibilidad de una empresa para crecer, ya que se destinan más ingresos a pagar los costos de la deuda. Como la mayoría de los indicadores de este tipo, los analistas comparan los valores de la relación de deuda-patrimonio con los de otras compañías de su industria respectiva, ya que algunos sectores, como los servicios públicos, tienen valores para esta relación más altos en comparación con otros.

Razón actual y razón rápida

Los expertos en análisis de acciones también recomiendan examinar la razón actual y la razón rápida de una empresa. Estos indicadores de liquidez miden si una empresa tiene suficiente capital de trabajo para manejar posibles recesiones y contratiempos financieros. La razón actual divide los activos circulantes entre los pasivos circulantes para medir cuánto efectivo tiene disponible una empresa para pagar obligaciones a corto plazo dentro de un año. La razón rápida suma el efectivo, los valores negociables y las cuentas por cobrar y divide esta suma entre los pasivos circulantes. Los valores más altos para estos indicadores sugieren una mayor liquidez, mientras que los índices más bajos pueden sugerir que una empresa tenga dificultades para cumplir con las obligaciones a corto plazo.

Relación EBITDA sobre ventas

Esta métrica es el EBITDA de la empresa, que es una abreviatura en inglés de ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización, dividido por sus ventas netas. Esta relación se utiliza para evaluar la rentabilidad general de una empresa o las ganancias antes de los gastos, comparando los ingresos con las ganancias. La estabilidad del EBITDA generalmente determina el apetito de los inversores por la cantidad de deuda que creen que la empresa debería tener.

Una empresa muy apalancada genera una mayor volatilidad en la forma en que se negocian las acciones. Esta volatilidad puede amplificar los rendimientos al alza, pero también a la baja. La relación EBITDA sobre ventas ofrece una visión transparente de las operaciones comerciales al eliminar los gastos que no son en efectivo o no operativos, como los costos de interés, los impuestos y la depreciación que pueden disminuir las ganancias, lo que brinda una visión más precisa de la rentabilidad de una empresa.

Conclusiones

Para analizar si una acción es una buena inversión o no, el inversor debe analizar muchos factores, incluyendo el contexto actual y posible del mercado en el futuro. Además, debe tomar en cuenta la información que ofrecen los indicadores explicados anteriormente, que permiten sacar conclusiones interesantes y ver las acciones desde distintas perspectivas.

Sin embargo, el analista no debe caer en el error de tomar uno o varios de estos indicadores como criterio único para la compra de una acción. Solo porque la relación Precio-Ganancias de una compañía indique que una acción está infravalorada en comparación con otras compañías del sector o sus valores históricos, no significa que debemos comprar. La baja en el precio de las acciones en relación a sus ganancias por acción puede deberse a muchos otros factores, que el analista debe estudiar antes de tomar una decisión.

Para tomar decisiones informadas y no simplemente apostar, los inversores deben comprender estos índices financieros basados en relaciones entre:

  • Precio-Ganancias.
  • Precio-ventas.
  • Margen de beneficio.
  • Pago de dividendos.
  • Precio-Flujo de caja libre.
  • Deuda-Patrimonio.
  • Razón rápida y razón corriente.
  • EBITDA sobre ventas.