economia de Estados Unidos afectada por el clima

La Reserva Federal de EEUU sigue empeñada en demostrar que el crecimiento sigue firme.  Es una clara señal a los mercados financieros para que se mantenga la confianza.

Se cree que el reciente frío ha tenido un impacto económico fuerte en EEUU, pero esto no debería alterarnos la visión de largo plazo. Sin embargo el Gobierno norteamericano ha recortado sus estimaciones de crecimiento del cuarto trimestre del 2013, por lo que se puede deducir que la economía perdió fuerza al comenzar el año.

Las cifras muestran una caída en el gasto del consumidor y las exportaciones, pero todavía no queda el panorama futuro. La estimación revisada coloca la tasa de crecimiento anualizada para el cuarto trimestre en 2,4 por ciento, por debajo de la proyección previa de 3,2 por ciento.

Hasta ahora conocemos que el helado invierno afectó a las ventas minoristas, el sector inmobiliario y otras áreas. Sin embargo en la Fed se cree que en el 2014 habrá un PIB más robusto que en el 2013. Algo positivo a destacar es que las metas de inflación por el momento se mantienen en el objetivo, lo que le da espacio a la Fed para tocar parámetros de la economía en caso de que haga falta.

Charles Plosser, el presidente de línea dura del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia, emitió declaraciones parecidas al conversar con otra cadena de noticias. «Los datos son muy estrepitosos en este momento, extremadamente estrepitosos con respecto al clima y otras cuestiones», dijo. «Tenemos que ser un poco pacientes», agregó.

Claramente los funcionarios de la Fed tratan de llevar tranquilidad a los mercados, para poder seguir reduciendo los planes de compra de bonos sin alterar mucho a Wall Stret. El estimado de crecimiento para el año 2014 sería alrededor del 3 por ciento, y se estabilizaría con el transcurso del año.

El plan sigue en curso

La política económica sigue firme y apoyando a la recuperación. Tras más de cinco años de tasas bajísimas y una política monetaria expansiva, estamos viendo un cambio el rumbo económico.

El plan de la Fed es tener unas tasas de interés más normales, y reducir el endeudamiento, por lo que el programa de recorte de compras de bonos es fundamental para seguir esta política. El banco central ha recortado su programa de compras de bonos en 10.000 millones de dólares en cada reunión de los últimos dos meses, y espera subir las tasas de interés en algún momento del próximo año, siempre y cuando la economía siga mejorando.

Falta añadir a este resumen las palabras de Janet Yellen, presidente de la Reserva Federal. Yellen atribuyó buena parte de la reciente debilidad de los datos económicos a las bajas temperaturas, sin embargo evita realizar afirmaciones contundentes dejando lugar a cierta incómoda incertidumbre.

Mientras tanto en China

La actividad del sector manufacturero de China se desaceleró a un mínimo de 8 meses en febrero, mostró un sondeo del Gobierno, reforzando las señales de que la economía está perdiendo impulso por una débil demanda. El índice oficial de gerentes de compra (PMI) cayó a 50,2 en febrero desde la lectura de 50,5 en enero, informó el sábado la Oficina Nacional de Estadísticas, apenas por sobre las expectativas del mercado de una cifra de 50,1. Una lectura de 50 puntos indica una expansión en la actividad, mientras que bajo ese nivel señala una contracción.

Un sondeo preliminar divulgado la semana pasada por HSBC y Markit Economics mostró que la actividad del sector industrial alcanzó un mínimo de siete meses en 48,3 puntos, desde la lectura de 49,5 de enero. El índice de nuevas órdenes cayó bajo los 50 puntos y el empleo alcanzó su nivel más bajo desde la crisis global financiera.

El subíndice de las nuevas órdenes el PMI oficial de China retrocedió a un mínimo de 8 meses de 50,5 en febrero, desde el 50,9 de enero. El subíndice de órdenes de exportaciones cayó a 48,2 el mes pasado, también un mínimo de 8 meses, desde 49,3 en enero.

«Juzgando por la demanda del mercado y la producción en algunas industrias, nosotros esperamos que el crecimiento económico se mantenga estable en el futuro», dijo Zhang Liqun, un economista del Centro de Investigación del Desarrollo, que ayuda a recopilar el PMI. «Nosotros deberíamos considerar los posibles factores de riesgos y mejorar más las políticas macroeconómicas para ayudar a consolidar la tendencia del crecimiento de la economía», sostuvo.

El PMI oficial, que se inclina más hacia las grandes firmas de propiedad estatal, usualmente ha sido más positivo que el sondeo de HSBC, que cubre a compañías privadas más pequeñas. El PMI oficial se ha mantenido sobre el umbral de 50 puntos desde octubre del 2012.

El reporte de China da inicio a una ronda de informes mensuales sobre la salud de la industria manufacturera global, con sondeos similares en el resto de Asia, Europea y Estados Unidos previstos para el lunes.

Preocupaciones sobre Estados Unidos y China

Mientras los inversores poco experimentados se preocupan solamente por los datos de EEUU y el frío, el inversor más juicioso presta atención a los datos relevantes. Es que China viene mostrando una debilidad más que llamativa, que se viene acentuando con las cifras publicadas mes tras mes. Es preocupante la situación de los sectores industriales de China, que se están frenando.

Distinto es el caso de Europa, en donde la industria viene repuntando desde comienzos de año.

Algunos analistas creen que estos datos son resultado de los festejos del Año Nuevo Lunar, que comenzó el 31 de enero y se extendió durante comienzos de febrero, ya que plantas y oficinas cerraron por prolongados periodos durante el festival.

Sin embargo los datos están ajustados por estacionalidad, por lo que podemos deducir, a diferencia del caso norteamericano, en que estos datos nos están mostrando un enfriamiento de la economía china.

La oficina de estadísticas entregará cifras de crecimiento combinadas para enero y febrero sobre producción industrial, inversión en activos de renta fija y ventas minoristas en marzo, tratando de compensar los datos estacionales.

Los reguladores chinos intentan controlar al sector bancario informal y ello podría golpear al crecimiento de la inversión. Sin embargo la evasión también trae consecuencias económicas, por lo tanto es una medida necesaria. El crecimiento económico anual de China se desaceleró a un 7,7 por ciento en el trimestre anterior, y economistas consultados por Reuters esperan que la expansión pierda fuerza a un 7,6 por ciento en el primer trimestre del 2014.

En el 2013, la economía de China creció un 7,7 por ciento, estable respecto al año anterior y levemente por sobre las expectativas del mercado de un 7,6 por ciento, el que habría sido su menor ritmo desde 1999. Muchos esperan que el primer ministro Li Keqiang se apegue a la meta de crecimiento económico de un 7,5 por ciento para el 2014 en la reunión anual del Parlamento que comenzará el 5 de marzo.

Los años de crecimiento de 2 cifras para China se han terminado. Resta solamente saber si la economía mantendrá un crecimiento estable durante 2014, o estamos viendo señales de algo más preocupante.

Buen fin de semana inversores, nos vemos la próxima.