¿Que es flexibilización cuantitativa?

La flexibilización cuantitativa (QE), también conocida como compra de activos a gran escala, es una política monetaria expansiva mediante la cual un banco central compra cantidades predeterminadas de bonos del gobierno u otros activos financieros para estimular la economía. Siendo una forma no convencional de política monetaria, por lo general es utilizada cuando la política monetaria estándar se ha vuelto ineficaz para combatir una inflación demasiado baja, lo que se conoce como deflación. Un banco central aplica la flexibilización cuantitativa mediant la compra de cantidades específicas de activos financieros de bancos comerciales y otras instituciones financieras, elevando así los precios de esos activos financieros y reduciendo su rendimiento, al mismo tiempo que aumenta la oferta de dineroEsto difiere de la política más habitual de compra o venta de bonos del gobierno a corto plazo para mantener las tasas de interés interbancarias en un valor objetivo específico.

La política monetaria expansiva para estimular la economía generalmente implica que el banco central compre bonos del gobierno a corto plazo para reducir las tasas de interés del mercado a corto plazo. Sin embargo, cuando las tasas de interés a corto plazo alcanzan o se acercan a cero, este método ya no puede funcionar. En tales circunstancias, las autoridades monetarias pueden utilizar la flexibilización cuantitativa para estimular aún más la economía comprando activos de mayor plazo que los bonos del gobierno a corto plazo, lo que reduce los tipos de interés a más largo plazo en la curva de rendimiento.

La flexibilización cuantitativa puede ayudar a garantizar que la inflación no caiga por debajo de un objetivo.  Los riesgos incluyen que la política sea más efectiva de lo previsto para actuar contra la deflación (lo que lleva a una mayor inflación a largo plazo, debido a un mayor suministro de dinero),  o no ser lo suficientemente efectiva si los bancos siguen mostrándose reacios a prestar y los posibles prestatarios no están dispuestos a pedir prestado.  Según el Fondo Monetario Internacional, el Sistema de la Reserva Federal de los Estados Unidos y varios economistas, la flexibilización cuantitativa llevada a cabo desde la crisis financiera mundial de 2007-08 ha mitigado algunos de los problemas económicos desde la crisis.

¿Cuando y como se aplica la flexibilización cuantitativa?

Las políticas monetarias estándar de los bancos centrales generalmente se aplican mediante la compra o venta de bonos del gobierno en el mercado abierto para alcanzar un objetivo deseado para la tasa de interés interbancaria. Sin embargo, si una recesión o depresión continúa incluso cuando un banco central ha bajado las tasas de interés a casi cero, el banco central ya no puede bajar las tasas de interés, una situación conocida como la trampa de la liquidez. El banco central puede entonces implementar la flexibilización cuantitativa comprando activos financieros sin referencia a las tasas de interés. Esta política a veces se describe como un último recurso para estimular la economía.

Un banco central aplica la flexibilización cuantitativa comprando, independientemente de las tasas de interés, una cantidad predeterminada de bonos u otros activos financieros en los mercados financieros de instituciones financieras privadas. Esta acción aumenta el exceso de reservas que tienen los bancos. El objetivo de esta política es facilitar una expansión de los préstamos bancarios privados; si los bancos privados aumentan los préstamos, aumentará la oferta de dinero, aunque la flexibilización cuantitativa aumenta por sí misma de forma directa la oferta monetaria a nivel general incluso sin más préstamos bancarios. Además, si el banco central también compra instrumentos financieros que son más riesgosos que los bonos del gobierno, también puede reducir el rendimiento de los intereses de esos activos (ya que esos activos son más escasos en el mercado, y por lo tanto sus precios aumentan en consecuencia).

La flexibilización cuantitativa y la política monetaria en general solo pueden llevarse a cabo si el banco central controla la moneda utilizada en el país. Los bancos centrales de los países de la zona euro, por ejemplo, no pueden decidir unilateralmente el uso de la flexibilización cuantitativa. En su lugar, deben confiar en el consejo de gobierno del Banco Central Europeo (compuesto por todos los gobernadores de los bancos centrales nacionales) para acordar una política monetaria común, que ellos (los bancos centrales nacionales) implementan.

Impacto económico de la flexibilización cuantitativa

La flexibilización cuantitativa puede causar una inflación más alta que la deseada si se sobreestima la cantidad de flexixilización requerida y se genera demasiado dinero mediante la compra de activos líquidos. Por otro lado, la flexibilización no puede estimular la demanda si los bancos siguen siendo reacios a prestar dinero a empresas y hogares. Incluso entonces, el QE puede facilitar el proceso de desapalancamiento ya que reduce los rendimientos. Sin embargo, hay un desfase temporal entre el crecimiento monetario y la inflación; las presiones inflacionarias asociadas con el crecimiento monetario de la flexibilización cuantitativa podrían desarrollarse antes de que el banco central actúe para contrarrestarlas.

Los riesgos inflacionarios se mitigan si la economía del sistema supera el ritmo del aumento de la oferta monetaria a partir de la flexibilización cuantitativa. Si la producción en una economía aumenta debido a la mayor oferta de dinero, el valor de una unidad de divisa también puede aumentar, a pesar de que hay más dinero disponible. Por ejemplo, si la economía de un país estimulara un aumento significativo de la producción una tasa al menos tan alta como la cantidad de deuda monetizada, las presiones inflacionarias se igualarían. Esto solo puede suceder si los bancos realmente prestan el exceso de dinero en lugar de acumular el dinero extra. En épocas de alto rendimiento económico, el banco central siempre tiene la opción de restablecer las reservas a niveles más altos mediante el aumento de las tasas de interés u otros medios, revirtiendo efectivamente las medidas de flexibilización tomadas.

El aumento de la oferta monetaria tiende a depreciar los tipos de cambio de un país en relación con otras monedas, a través del mecanismo de la tasa de interés. Las tasas de interés más bajas conducen a una salida de capital de un país, lo que reduce la demanda extranjera de dinero de un país, lo que a su vez lleva a una moneda más débil. Esta característica de la flexibilización cuantitativa beneficia directamente a los exportadores que viven en el país en donde se aplica el QE, así como a los deudores, ya que la tasa de interés ha disminuido, lo que significa que se debe pagar menos dinero. Sin embargo, perjudica directamente a los acreedores, ya que ganan menos dinero con tasas de interés más bajas. La devaluación de una moneda también perjudica directamente a los importadores, ya que el costo de los bienes importados está inflado por la devaluación de la moneda.

Eficacia de la flexibilización cuantitativa

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), las políticas de flexibilización cuantitativa emprendidas por los bancos centrales de los principales países desarrollados desde el comienzo de la crisis financiera de finales de la década de 2000 han contribuido a la reducción de los riesgos sistémicos tras la quiebra de Lehman Brothers. El FMI afirma que las políticas también contribuyeron a las mejoras en la confianza del mercado y al descenso de la recesión en las economías del G7 en el segundo semestre de 2009.

El economista Martin Feldstein sostiene que la QE2 llevó a un aumento en el mercado bursátil en el segundo semestre de 2010, lo que a su vez contribuyó a aumentar el consumo y el buen desempeño de la economía estadounidense a fines de 2010. [El ex presidente de la Reserva Federal Alan Greenspan calculó que a partir de julio de 2012, hubo «muy poco impacto en la economía».El Gobernador de la Reserva Federal, Jeremy Stein, dijo que las medidas de flexibilización cuantitativa como la compra de activos a gran escala «han jugado un papel significativo en el apoyo a la actividad económica».

Según Neil Irwin, corresponsal económico senior de The New York Times, la flexibilización cuantitativa de la Reserva Federal de los estados Unidos probablemente contribuyó a:

  • Disminuir las tasas de interés para los bonos corporativos y las tasas hipotecarias, ayudando a sostener los precios de la vivienda.
  • Una mayor valoración bursátil, en términos de una mayor relación precio-ganancias para el índice S&P 500
  • Aumento de la tasa de inflación y expectativas de los inversores para la inflación futura.
  • Mayor tasa de creación de empleo.
  • Mayor tasa de crecimiento del PIB.

Varios estudios publicados después de la crisis descubrieron que las compras de activos a gran escala habían reducido las tasas de interés a largo plazo en una variedad de valores, y además produjeron un menor riesgo crediticio. Los impactos incrementaron modestamente la inflación e impulsaron el crecimiento del PIB.

Contrarrestando una caída en la oferta monetaria

En el sistema monetario de reserva fraccional es posible que la oferta monetaria caiga si la tasa de reembolsos de préstamos existentes resulta mayor que la tasa de creación de nuevos préstamos. Por ejemplo, como ocurrió durante la gran depresión, donde la oferta monetaria se redujo en aproximadamente un 35%.

El 25 de octubre de 2011, el entonces gobernador del Banco de Inglaterra Mervyn King dijo: «Pensé que la caída en los préstamos bancarios habría sido peor de no haber conducido nuestras compras de activos debido a que lo que estábamos haciendo era inyectar dinero en la economía y lo que el sistema bancario ha estado haciendo es destruyendo dinero. A medida que reducen el tamaño de sus balances y su desapalancamiento, están reduciendo el tamaño de sus activos y el tamaño de sus pasivos. La mayor parte del dinero en nuestra economía incluye los pasivos de los bancos en forma de depósitos bancarios. Entonces, lo que estábamos haciendo era parcialmente para compensar lo que de otro modo hubiera sido una contracción aún mayor».

Riesgos de la flexibilización cuantitativa

Economistas como John Taylor creen que la flexibilización cuantitativa crea imprevisibilidad. Dado que el aumento en las reservas bancarias puede no aumentar inmediatamente la oferta monetaria si se mantiene como un exceso de reservas, el aumento de las reservas crea el peligro de que la inflación eventualmente se produzca cuando las reservas se prestan.

Impacto en ahorros y pensiones

En la Unión Europea, los economistas financieros del Consejo Mundial de Pensiones (WPC) también argumentaron que las tasas de interés artificialmente bajas de los bonos gubernamentales inducidas por la flexibilización cuantitativa, tendrán un impacto adverso en la condición de financiación insuficiente de los fondos de pensiones, ya que «sin retornos que superen la inflación, el valor real de sus ahorros disminuirá en lugar de aumentar en los próximos años «.

Salida de capital

Según el periodista de Bloomberg David Lynch, los bancos podrían usar el dinero nuevo de la flexibilización cuantitativa para invertir en mercados emergentes, economías basadas en materias primas, materias primas propiamente dichas y oportunidades no locales, en lugar de prestar a empresas locales que están teniendo dificultades para obtener préstamos.

Sobreoferta del mercado de la vivienda y QE3 (Estados Unidos)

El presidente del Banco de la Reserva Federal de Richmond, Jeffrey M. Lacker, el único miembro del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) que votó en contra del programa QE3, declaró: «El ímpetu … es ayudar al mercado de la vivienda. Este es un sector que se ha quedado corto en esta recuperación económica. En la mayoría de las recuperaciones posteriores a la Segunda Guerra Mundial en Estados Unidos, hemos visto una recuperación bastante fuerte en el sector de la vivienda. Por supuesto, la razón por la que el sector de la vivienda no ha mejorado significativamente en esta recuperación es que esta recesión fue causada principalmente por la construcción de demasiadas casas antes de la recesión. Todavía tenemos un gran número de casas que no se han vendido y que están desocupadas».

Aumento de la desigualdad de ingresos y riqueza

Los críticos frecuentemente señalan los efectos redistributivos de la flexibilización cuantitativa. Por ejemplo, la Primera Ministra británica Theresa May criticó abiertamente la QE en julio de 2016 por sus efectos regresivos: «La política monetaria, en forma de tasas de interés súper bajas y flexibilización cuantitativa, ha ayudado a quienes están cuentan con propiedades y medios a expensas de aquellos que no pueden permitirse tener su propia casa».

También se afirma que el dinero de la flexibilización cuantitativa termina en ganancias abrumadoramente altas, lo que agrava la desigualdad de ingresos ya extrema y las consiguientes tensiones sociales que surgen de ella.

Algunos críticos incluso afirman que el QE es fundamentalmente un programa de redistribución regresiva que ha estado impulsando la riqueza para aquellos que ya están comprometidos en el sector financiero o aquellos que ya poseen hogares, pero que pasa muy poco al resto de la economía. Por lo tanto, es un fuerte impulsor de la desigualdad de ingresos».

Esas críticas se basan en parte en evidencia proporcionada por los propios bancos centrales. En 2012, un informe del Banco de Inglaterra  mostró que sus políticas de flexibilización cuantitativa habían beneficiado principalmente a los ricos, y que el 40% de esas ganancias correspondieron al 5% más rico de los hogares británicos. En mayo de 2013, el presidente del Banco de la Reserva Federal de Dallas, Richard Fisher, dijo que el dinero barato ha enriquecido a los ricos, pero no ha hecho tanto por los estadounidenses que trabajan.

Respondiendo a críticas similares expresadas por la diputada al Parlamento Europeo Molly Scott Cato, el presidente del BCE Mario Draghi declaró una vez: Algunas de estas políticas pueden, por un lado, aumentar la desigualdad pero, por otro lado, si nos preguntamos cuál es la mayor fuente de desigualdad, la respuesta sería el desempleo. Entonces, en la medida en que estas políticas ayuden, y están ayudando en ese frente, entonces una política monetaria acomodaticia es mejor en la situación presente que una política monetaria restrictiva.

Riesgo político

Richard W. Fisher, presidente del Banco de la Reserva Federal de Dallas, advirtió en 2010 que la aplicación de la flexibilización cuantitativa conlleva «el riesgo de ser percibido como embarcarse en la pendiente resbaladiza de la monetización de la deuda. Sabemos que una vez que se percibe que un banco central tiene como objetivo los rendimientos de la deuda pública en un momento de déficits presupuestarios persistentes, surge rápidamente la preocupación por la monetización de la deuda «. Más adelante en el mismo discurso, afirmó que la Fed está monetizando la deuda del gobierno: «La matemática de este nuevo ejercicio es fácilmente transparente: la Reserva Federal comprará $110 mil millones al mes en bonos del Tesoro, una cantidad que, anualizada, representa el déficit proyectado del gobierno federal para el próximo año. Durante los próximos ocho meses, el banco central de la nación monetizará la deuda federal «.

Ben Bernanke comentó en 2002 que el gobierno de los Estados Unidos tenía una tecnología llamada imprenta (o, hoy en día, su equivalente electrónico), de modo que si las tasas llegaban a cero y amenazaba el fantasma de la deflación, el gobierno siempre podría actuar para evitar la deflación. Dijo, sin embargo, que el gobierno no imprimirá dinero y lo distribuirá «de cualquier manera» sino que enfocará sus esfuerzos en ciertas áreas (por ejemplo, comprando valores de deuda de agencias federales y valores respaldados por hipotecas).

Según el economista Robert McTeer, ex presidente del Banco de la Reserva Federal de Dallas, no hay nada de malo en imprimir dinero durante una recesión, y la flexibilización cuantitativa es diferente de la política monetaria tradicional «solo en su magnitud y preanuncio de cantidad y oportunidad» .

Crítica por parte de los BRIC

Los países BRIC han criticado la QE llevada a cabo por los bancos centrales de las naciones desarrolladas. Comparten el argumento de que tales acciones equivalen al proteccionismo y la devaluación competitiva. Dado que los exportadores netos cuyas monedas están vinculadas en parte al dólar, protestan porque la flexibilización cuantitativa provoca un aumento de la inflación en sus países y penaliza sus industrias.

Ejemplos recientes de flexibilización cuantitativa

QE en Estados Unidos

El Sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos tenía entre $700 mil millones y $800 mil millones en notas del Tesoro en su balance general antes de la recesión. A fines de noviembre de 2008, la Reserva Federal comenzó a comprar $600 mil millones en valores respaldados por hipotecas. En marzo de 2009, la Fed tenía $1,75 billones de deuda bancaria, valores respaldados por hipotecas y bonos del Tesoro; esta cantidad alcanzó un máximo de $2,1 billones en junio de 2010. Las compras posteriores se detuvieron a medida que la economía comenzó a mejorar, pero se reanudaron en agosto de 2010 cuando la Fed decidió que la economía no estaba creciendo sólidamente. Después del alto en junio, las tenencias comenzaron a caer naturalmente a medida que la deuda maduraba y se proyectaba que caería a $1.7 billones en 2012. El objetivo revisado de la Fed se convirtió en mantener las tenencias en $2.054 billones. Para mantener ese nivel, la Fed compró $30 mil millones en bonos del Tesoro de dos a diez años cada mes.

En noviembre de 2010, la Fed anunció una segunda ronda de flexibilización cuantitativa, comprando $ 600 mil millones en valores del Tesoro a fines del segundo trimestre de 2011. La expresión «QE2» se convirtió en un apodo omnipresente en 2010, utilizado para referirse a esta segunda ronda de flexibilización cuantitativa por parte de los bancos centrales de Estados Unidos. Retrospectivamente, la ronda de flexibilización cuantitativa anterior a QE2 se llamó «QE1».

Una tercera ronda de flexibilización cuantitativa, «QE3», se anunció el 13 de septiembre de 2012. En una votación de 11-1, la Reserva Federal decidió lanzar un nuevo programa de compra de bonos abiertos por $40 mil millones por mes de valores respaldados por hipotecas. Además, el FOMC anunció que probablemente mantendría la tasa de fondos federales cerca de cero «al menos hasta 2015». Este fue efectivamente un programa de estímulo que permitió a la Reserva Federal aliviar $40 mil millones por mes de riesgo de la deuda del mercado de vivienda comercial. Debido a su naturaleza abierta, el programa de compras de activos QE3 se ha ganado el apodo popular de «QE-Infinity». El 12 de diciembre de 2012, el FOMC anunció un aumento en la cantidad de compras de activos de $40 mil millones a $85 mil millones por mes.

El 19 de junio de 2013, Ben Bernanke anunció una «reducción» de algunas de las políticas de flexibilización cuantitativa de la Fed supeditada a datos económicos positivos continuos. Específicamente, dijo que la Fed podría reducir sus compras de bonos de $85 mil millones a $65 mil millones por mes durante la próxima reunión de política de septiembre de 2013. También sugirió que el programa de compra de bonos podría concluir para mediados de 2014. Si bien Bernanke no anunció un alza en las tasas de interés, sugirió que si la inflación seguía una tasa objetivo del 2% y el desempleo disminuía al 6.5%, la Reserva Federal probablemente comenzaría a subir las tasas. Los mercados bursátiles cayeron aproximadamente un 4,3% durante los tres días hábiles siguientes al anuncio de Bernanke, con el Dow Jones cayendo 659 puntos entre el 19 y el 24 de junio, cerrando en 14.660 al final del día el 24 de junio. El 18 de septiembre de 2013, la Fed decidió postergar la reducción de su programa de compra de bonos, y anunció en diciembre de 2013 que comenzaría a reducir sus compras en enero de 2014. Las compras se suspendieron el 29 de octubre de 2014 luego de acumular $ 4.5 billones en activos.

QE en Europa

El Banco Central Europeo dijo que se centraría en comprar bonos garantizados, una forma de deuda corporativa. Señaló que sus compras iniciales tendrían un valor de aproximadamente €60 mil millones en mayo de 2009.

A principios de 2013, el Banco Nacional Suizo tenía el mayor balance relativo al tamaño de la economía de la que era responsable, cerca del 100% de la producción nacional de Suiza. Un total de 12% de sus reservas estaban en acciones extranjeras. Por el contrario, las tenencias de la Reserva Federal de los Estados Unidos equivalían aproximadamente al 20% del PIB de los Estados Unidos, mientras que los activos del Banco Central Europeo valían eun 30% del PIB.

En un dramático cambio de política, tras el nuevo consenso de Jackson Hole, el 22 de enero de 2015, Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, anunció un «programa ampliado de compra de activos»: donde 60.000 millones de euros mensuales de bonos gubernamentales de la zona euro de gobiernos centrales, agencias e instituciones europeas serían comprados. A partir de marzo de 2015, el estímulo se planificó para durar hasta septiembre de 2016 con un QE total de al menos 1,1 billones de euros. Mario Draghi anunció que el programa continuará: «hasta que veamos un ajuste continuo en la ruta de la inflación», refiriéndose a la necesidad del BCE de combatir la creciente amenaza de deflación en la zona del euro a principios de 2015.

El 10 de marzo de 2016, el BCE aumentó sus compras mensuales de bonos a €80 mil millones desde €60 mil millones y comenzó a incluir bonos corporativos bajo el programa de compra de activos y anunció nuevos préstamos ultrabaratos a cuatro años para los bancos.

 

Fuentes de información:

-https://www.investopedia.com/terms/q/quantitative-easing.asp

-https://www.wikipedia.org/