La libra esterlina (símbolo: £; código ISO: GBP), comúnmente conocida como la libra y también como libra esterlina, es la moneda oficial del Reino Unido. Se subdivide en 100 peniques (singular: penique, abreviado: p). Un número de naciones que no usan libras esterlinas como divisas también tienen monedas llamadas libra.

La libra esterlina es la cuarta moneda más negociada en el mercado de divisas, después del dólar de los Estados Unidos, el euro y el yen japonés. Junto con esas tres monedas y el yuan chino, forma la canasta de monedas que se usa para calcular el valor de los derechos especiales de giro del FMI. La libra esterlina es también la tercera moneda de reserva que más se mantiene en reservas globales (alrededor del 4%).

El Banco de Inglaterra es el banco central de la libra esterlina, emite sus propias monedas y billetes, y regula la emisión de billetes de banco por parte de bancos privados en Escocia e Irlanda del Norte. Los billetes emitidos por otras jurisdicciones no están regulados por el Banco de Inglaterra; los gobiernos locales utilizan las notas del Banco de Inglaterra como respaldo para la emisión local al permitir que se intercambien 1:1 a su valor nominal.

Introducción a la libra esterlina

La libra ocupa un lugar importante en la historia económica, ya que una vez fue la moneda dominante del mundo y ocupó la posición que ahora es propiedad del dólar estadounidense en términos de su importancia en el comercio internacional y la contabilidad. Dadas las consecuencias económicas de la Segunda Guerra Mundial y la ruptura del imperio global del Reino Unido, la libra perdió su preeminencia en la década de 1940, pero ciertamente no ha pasado de ser relevante.

La libra también tiene un lugar interesante en la historia de los fondos de cobertura y la especulación monetaria. Gran Bretaña se unió al Mecanismo de Tipo de Cambio Europeo en 1990, un sistema de tipo de cambio «semi-fijo» en Europa que pretendía aliviar algo de la volatilidad de los tipos de cambio y preparar el camino para una moneda única. Desafortunadamente, el sistema no proporcionó los beneficios anunciados y Gran Bretaña experimentó presiones de recesión y altas salidas de capital del Banco de Inglaterra en un vano esfuerzo por mantener el tipo de cambio establecido.

Los especuladores de divisas, liderados por George Soros, apostaron a que esta tasa no podría mantenerse (ya que las condiciones económicas la hicieron insostenible) y operaron en contra agresivamente en contra de la libra. En última instancia, Gran Bretaña se retiró del sistema (el miércoles 16 de septiembre de 1992, conocido como «Miércoles Negro») y solo Soros obtuvo ganancias por más de $ 1 mil millones de sus operaciones.

Todas las monedas principales en el mercado de divisas tienen bancos centrales detrás de ellos, y la libra es administrada por el Banco de Inglaterra. Si bien casi todos los bancos centrales occidentales consideran que el control de la inflación tiene un mandato preeminente (junto con la promoción de algún nivel de crecimiento económico), el Banco de Inglaterra ha seguido explícitamente una política de focalización de inflación del 2%.

Perfil de la economía del Reino Unido

En la actualidad, el Reino Unido tiene la cuarta economía más grande del planeta con un PIB que alcanzó los 4 billones de dólares en el 2012. Así mismo, cuenta con uno de los bancos centrales más eficaces del mundo y su economía ha disfrutado de un sólido crecimiento durante muchos años, así como de un bajo nivel de desempleo, crecimiento de la producción y un nivel de consumo que generalmente resiste los problemas económicos. La fortaleza del consumo se debe en gran medida al fuerte mercado inmobiliario del Reino Unido, que tuvo su auge en el 2003, aunque durante los últimos años ha experimentado un retroceso debido a la crisis económica global.

La economía del país está orientada a los servicios y de hecho las actividades de manufactura representan un porcentaje cada vez menor del PIB, que equivale a una quinta parte de la producción nacional. Sus sistemas de capitales están entre los más desarrollados, y como consecuencia las actividades bancarias y financieras se han convertido en el mayor contribuyente del PIB. A pesar de que la mayor parte del PIB del Reino Unido proviene del sector de servicios, también es importante tomar en cuenta que es uno de los mayores productores y exportadores de gas natural de la Unión Europea. El sector industrial de producción de energía representa un 10% del PIB del país, lo que constituye una de las mayores proporciones entre los países industrializados. Esto resulta de importancia ya que los incrementos en los precios de las materias primas del sector energético (como el petróleo), tendrán un impacto positivo y significativo sobre la gran cantidad de exportadores de petróleo del Reino Unido.

A nivel general, el Reino Unido importa más bienes de los que exporta y tiene un déficit comercial constante. El mayor socio comercial del país es la Unión Europea, y en la actualidad el comercio entre ambos representa más del 50% de las actividades comerciales del Reino Unido. No obstante, a nivel individual, Estados Unidos continúa siendo el mayor socio comercial del país.

  • Principales mercados de exportación: Estados Unidos, Alemania, Francia, Holanda e Irlanda.
  • Principales fuentes de importación: Estados Unidos, Alemania, Francia, Holanda y Bélgica.

El gobierno británico ha demostrado que es capaz de implementar sólidas políticas macroeconómicas que hasta el momento han funcionado bien para el país. De hecho, las exitosas políticas monetarias y fiscales del Reino Unido han hecho posible que este país haya tenido un mejor desempeño económico en comparación con la mayor parte de las demás potencias económica como la UE, incluso en periodos de incertidumbre en la economía global.

Entidades que regulan la política fiscal y monetaria del Reino Unido: el Banco de Inglaterra (BOE)

El banco central del Reino Unido es el Banco de Inglaterra (BOE), entidad que se encarga de regular la política monetaria y fiscal del país. El Comité de Política Monetaria (Monetary Policy Committee o MPC) es un cuerpo de nueve miembros encargado de definir las políticas monetarias de la nación y está formado por un presidente, dos vicepresidentes, dos directores ejecutivos del BOE y cuatro expertos externos. Desde 1997 tiene completa independencia operativa con respecto a la determinación de la política monetaria. Sus políticas se han centrado en conseguir una meta inflacionaria dictaminada por el Encargado de Finanzas del Tesoro. Hoy en día, el objetivo es un índice de precios al consumidor (CPI) del 2.0%.

El Banco de Inglaterra tiene la facultad de modificar las tasas de interés hasta niveles que considere adecuados para conseguir esta meta. El MPC realiza reuniones mensuales que son seguidas con mucha atención, en caso de que anuncie cambios importantes en la política monetaria del país, como por ejemplo modificaciones en los tipos de interés (tipo repo bancario).

Después de cada reunión, el MPC publica declaraciones junto con un Informe sobre Inflación trimestral, en el cual detalla sus proyecciones acerca del crecimiento e inflación para los próximos 2 años y la justificación para los cambios en sus políticas.

Así mismo, tiene otra publicación conocida como el Boletín Trimestral, la cual ofrece información sobre los cambios pasados en la política monetaria y un análisis del escenario económico a nivel internacional y sus efectos sobre la economía del Reino Unido. Todos estos informes presentan información bastante detallada acerca de las políticas del MPC y sus preferencias futuras en materia de política monetaria. Las principales herramientas utilizadas por el Banco de Inglaterra y el MCP para implementar sus políticas son las siguientes:

Transacciones en el mercado abierto

El objetivo de las transacciones realizadas en el mercado abierto por el BOE es implementar los cambios al tipo repo bancario, así como asegurar un nivel de liquidez adecuada en el mercado y la estabilidad del sistema bancario. Esto refleja los objetivos principales del Banco de Inglaterra:

  • Mantener el valor e integridad de la libra esterlina.
  • Conservar la estabilidad del sistema financiero.
  • Asegurar la estabilidad y efectividad de los servicios financieros del Reino Unido.

Con el fin de asegurar la liquidez, el BOE realiza transacciones diarias en el mercado abierto para comprar o vender activos de renta fija del estado de corto plazo. En caso de que estas operaciones no resulten suficientes para satisfacer los requerimientos de liquidez, el BOE puede efectuar transacciones adicionales en el transcurso de la noche.

Tipo de interés Repo bancario

Es el tipo de interés de mayor importancia utilizado en la política monetaria del Reino Unido para alcanzar la meta inflacionaria del Tesoro. Es fijado para las transacciones del propio Banco de Inglaterra en el mercado, como por ejemplo las actividades de prestamos a corto plazo.  Las variaciones en este tipo de interés afectan a los tipos definidos por la banca comercial tanto para sus prestatarios como para los ahorradores, y al mismo tiempo producen consecuencias directas sobre la producción de la economía y el gasto, y por últimos sobre los precios y los costes. Cuando este tipo es elevado, esto significa que probablemente el BOE y el CPM están tratando de combatir la inflación, mientras que una disminución en el mismo implica un estímulo para el crecimiento y expansión de la economía del país.

Principales características de la libra esterlina

  • La GBP tiene tres nombres: La divisa del Reino Unido cuenta con tres nombres los cuáles se usan como sinónimo: libra esterlina, libra británica y cable.
  • El par de divisas GBP/USD tiene un alto nivel de liquidez:  El par de divisas GBP/USD es uno de los más líquidos del mundo. Actualmente alrededor de un 6% de las transacciones con divisas tiene a la libra esterlina como moneda base o destino. Es uno de los cuatro pares de divisas de mayor liquidez para operar en el mercado junto con el EUR/USD, USD/JPY y USD/CHF. Uno de los motivos de esta alta liquidez es el gran desarrollo de los mercados de capitales en este país. Muchos inversores extranjeros que tradicionalmente invertían su dinero en Estados Unidos han transferido sus fondos al Reino Unido. Con el fin de poder realizar sus inversiones, los extranjeros deben vender su divisa local y comprar libras esterlinas.
  • Muchos especuladores operan regularmente con la libra esterlina: Hasta hace poco, la libra esterlina tenía una de las tasas de interés más altas de entre los países desarrollados. Aunque Australia y Nueva Zelanda cuentan con tasas de interés más elevadas, sus mercados financieros no tienen el nivel de desarrollo que poseen los mercados del Reino Unido. En consecuencia, muchos traders que tenían posiciones o tenían interés en abrir nuevas posiciones de carry trading empleaban con frecuencia la GBP como divisa de inversión y abrían posiciones long (de compra) en libras esterlinas contra divisas como el dólar estadounidense, el franco suizo y el yen japonés que tienen tasas de interés más bajas. Sin embargo, debido a que las tasas de interés para la libra son menores incluso que las del dólar (0.75 contra 2.50 para enero del 2019), ya este no es el caso. El carry trading consiste en la compra o préstamo en una divisa con una tasa de interés más alta y en la venta o toma de préstamo en una divisa que tiene una tasa de interés más baja. En los últimos años se ha incrementado la popularidad de este tipo de transacciones, lo que hace algunos años ayudó a impulsar la demanda de libras esterlinas. No obstante, al reducirse el diferencial de tipos de interés entre el GBP y otras divisas, aumentó la volatilidad de la libra esterlina debido al éxodo subsiguiente de carry traders que buscarón colocar su dinero en inversiones de mayor rentabilidad. A pesar de esto, los pares de divisas del GBP, sobre todo el GBP/USD, son altamente populares entre los especuladores debido a la elevada volatilidad que ofrecen, que puede llegar a más de 100 pips diarios. Diversos factores contribuyen a la volatilidad del GBP, que veremos más adelante.
  • Los cruces de la GBP: Si bien el par GBP/USD tiene mayor liquidez que el EUR/GBP, por lo general este último par de divisas es el principal indicador de la solidez de la libra esterlina. El GBP/USD tiende a tener mayor sensibilidad a los sucesos de los Estados Unidos, mientras que el EUR/GBP constituye una transacción en libras más fundamental, debido a que la Unión Europea es el principal socio comercial y de inversiones del Reino Unido. No obstante, ambas monedas presentan una interdependencia natural, lo que quiere decir que los movimientos en el EUR/GBP pueden llegar a filtrarse hacia el GBP/USD. Lo contrario también puede ocurrir, es decir, que los movimientos del GBP/USD también pueden llegar a afectar los movimientos de las cotizaciones del EUR/GBP. Por lo tanto, es importante que los traders que operan con libras esterlinas vigilen el comportamiento en el mercado de ambos pares de divisas. El tipo de cambio del EUR/GBP debería ser igual al tipo de cambio del EUR/USD dividido por el tipo del GBP/USD. Las pequeñas diferencias entre estos, son aprovechadas por distintos participantes en el mercado y desaparecen poco después de haberse producido.
  • La libra esterlina presenta una correlación positiva con los precios de los commodities energéticos: En el Reino Unido, se encuentran las oficinas centrales de algunas de las compañías más importantes del sector energético a nivel mundial, como la British Petroleum. La producción de energía representa alrededor del 10% del PIB del Reino Unido y por lo tanto, la libra esterlina tiene la tendencia a tener una correlación positiva con los precios de los commodities energéticos. En específico, debido a que varios miembros de la Unión Europea importan petróleo desde el Reino Unido, conforme aumentan los precios del petróleo crudo, tienen que comprar más libras esterlinas con el fin de realizar sus compras de energía.  Así mismo, mientras más elevados sean los precios del petróleo, mayores serán los beneficios de los exportadores energéticos del país.
  • Los futuros en eurolibras ofrecen señales acerca de los posibles movimientos en las tasas de interés:Debido a que el tipo de interés británico o tipo repo bancario constituye la principal herramienta utilizada en política monetaria en el Reino Unido, es sumamente importante que el inversor esté atento a potenciales cambios en esta tasa de interés. Los comentarios realizados por las autoridades del Gobierno son una manera de evaluar cuáles son las preferencias con respecto a posibles cambios en el tipo de interés, sin embargo, el BOE es uno de los pocos bancos centrales que exige a los miembros del Comité de Política Monetaria que hagan de conocimiento público su historial de votación en este aspecto. Esta exposición tiene como fin dar a entender que los comentarios de cada miembro del comité representan sus opiniones personales y no las del BOE, por lo cual también es necesario analizar otros indicadores de posibles variaciones en el tipo de interés por parte del BOE. Los futuros en eurolibras a tres meses reflejan las expectativas del mercado con respecto a las tasas de interés en tres meses. En general, estos contratos también resultan de utilidad para la predicción de cambios en las tasas de interés del Reino Unido, que en última instanciaa terminan afectando las fluctuaciones de las cotizaciones del GBP/USD.
  • Los diferenciales entre los tipos de interés de los bonos del Tesoro británico (gilts) y los bonos extranjeros constituyen focos de atención del mercado: Por lo general, los participantes del mercado Forex siguen con cuidado los diferenciales entre los tipos de interés de los bonos del Reino Unido y los bonos del Tesoro alemán, así como los diferenciales entre los bonos del Reino Unido y la deuda de Estados Unidos. Estos últimos pueden servir como un indicador importante de los flujos del par de divisas GBP/USD, mientras que los primeros sirven como indicadores de los flujos del par EUR/GBP. Específicamente, los diferenciales en las tasas de interés indican cuanto rendimiento premium ofrecen los activos de renta fija del Reino Unido en comparación con los activos de renta fija estadounidenses y europeos o viceversa. Usualmente se utiliza el bund alemán con el fin de medir el rendimiento europeo. Estos diferenciales les ofrecen a los traders e inversores señales de flujos de capitales potenciales o de posibles movimientos de las divisas, ya que los inversores globales siempre están moviendo su capital en busca de activos que ofrezcan mayores rendimientos. En la actualidad, el Reino Unido ofrece estos rendimientos, y a la vez brinda la seguridad de contar con la misma estabilidad crediticia que los Estados Unidos.
  • Eventos políticos y económicos relacionados con el Reino Unido y comentarios de los políticos pueden tener un fuerte efecto en la libra: Esto se evidencia categoricamente con el Brexit y todos los eventos y noticias relacionadas con este acontencimiento. Muchos factores influyen en las cotizaciones de las divisas, pero el Brexit es clave para la debilidad actual de la libra esterlina. La mañana después del referéndum de la UE en junio de 2016, la libra bajó más del 10% frente al dólar y más del 7% frente al euro, y aún no se ha recuperado. En el caso de un Brexit sin acuerdo, es probable que la libra se debilite porque a los mercados financieros no les gusta la incertidumbre. Ya hemos visto eso con la caída del mercado cuando se han producido noticias que indican la posibilidad de que no haya acuerdo. También cayó después de las renuncias del gabinete a principios de noviembre del 2018. Incluso si hay un acuerdo, es probable que el tipo de cambio de la libra-euro fluctúe durante meses y posiblemente incluso en los próximos años. Podemos esperar que la libra sea volátil en el futuro previsible, ya que las esperanzas y temores del Brexit se manifiestan en los precios de las divisas. Todos los expertos coinciden en que es imposible predecir cómo se comportarán los tipos de cambio en las semanas o meses actuales.

Impulsores del precio de la libra esterlina

Los modelos económicos diseñados para calcular los tipos de cambio “correctos” para las divisas son notoriamente inexactos cuando se comparan con los tipos de cambio reales del mercado, debido en parte al hecho de que los modelos económicos generalmente se basan en un número muy pequeño de variables económicas (a veces solo una variable como las tasas de interés). Sin embargo, los inversores y operadores incorporan una gama mucho más amplia de datos económicos en sus decisiones de inversión y especulación y sus perspectivas especulativas pueden mover los precios de la misma manera que el optimismo o el pesimismo de los inversores pueden mover una acción por encima o por debajo del valor que sugieren sus fundamentos.

Los datos económicos más importantes incluyen la publicación del PIB, los datos de las ventas minoristas, la producción industrial, la inflación y las balanzas comerciales. Estos datos se publican a intervalos regulares y muchos brokers, así como muchas fuentes de información financiera como el Wall Street Journal y Bloomberg, hacen que esta información esté disponible de forma gratuita. Los inversores también deben tomar nota de la información sobre el empleo, las tasas de interés (incluidas las reuniones programadas del banco central) y el flujo diario de noticias: los desastres naturales, las elecciones y las nuevas políticas gubernamentales pueden tener un impacto significativo en los tipos de cambio.

Con su política establecida de mantener la inflación en torno al 2%, los anuncios de tasas de interés (y los comentarios) del Banco de Inglaterra son tremendamente significativos para la forma en que se negocia la libra. De manera similar, los operadores frecuentemente monitorean los principales commodities como el petróleo, el gas natural y los granos como señales para detectar posibles presiones inflacionarias.

Gran Bretaña también es un destino importante para la inversión global, y esos flujos de capital ciertamente pueden influir en los tipos de cambio. Gran Bretaña se ha convertido cada vez más en un destino alternativo favorito de Nueva York para la inversión de grandes capitales y esa actividad influye en la moneda. El carry trade no es un factor tremendamente significativo para la libra esterlina. (Estos especuladores tomaron grandes posiciones y obtuvieron grandes ganancias en el mercado de divisas).

Sin embargo, con la futura salida de Reino Unido de la Unión Europea debido al Brexit, el estatus de Londres como capital financiera está en peligro ya que muchos bancos importantes y otras compañías financieras podrán salir del Reino Unido y trasladarse a otros países, lo que ciertamente afectaría negativamente la economía del país y su moneda.

Factores únicos para la libra británica

Como la tercera moneda de reserva más ampliamente mantenida, la libra británica tiene un lugar de importancia que parece un tanto desmedido en relación a su papel económico en el mundo. Sin duda, parte de esto se debe al estado del país como centro comercial financiero y capital financiera para Europa, pero parte de esto también se debe a la larga historia de liderazgo mundial del país.

El Reino Unido también goza de una reputación un tanto volátil como una economía relativamente prudente y administrada de manera conservadora. Si bien esta percepción ciertamente fluctúa sobre la base de qué partido gobierna el país (y en qué medida esas políticas favorecen o reducen el gasto público y los pagos de transferencia), existe una opinión generalizada de que el Reino Unido generalmente se enfocará en aplicar políticas prudentes y conservadoras dirigidas a un crecimiento consistente (aunque no emocionante). También vale la pena señalar que la libra es una de las relativamente pocas monedas que vale más que el dólar estadounidense (lo que significa que una libra compra más de un dólar).

La libra esterlina en el mercado Forex

La libra esterlina es una de las divisas con mayor volumen de negociación en todo el mundo, ya que solo se encuentra por debajo del dólar estadounidense, el euro y el yen japonés. El GBP representa aproximadamente el 13 por ciento del volumen diario de negociación en los mercados de divisas.

Las monedas más comunes que se negocian en términos de libras esterlinas son el dólar estadounidense (GBP/USD) y el euro (EUR/USD) . El par de divisas GBP/USD, que es conocido como cable por los operadores de divisas, es el par de divisas más importante y negociado del GBP. En la actualidad, un alto porcentaje de los pares de divisas más importantes, incluyendo los pares de divisas principales, incluye a la libra esterlina entre sus monedas.

Por su volumen de negociación e importancia, los principales pares de divisas del GBP son los siguientes:

  • GBP/USD
  • EUR/GBP
  • GBP/JPY
  • GBP/CHF
  • GBP/AUD
  • GBP/NZD
  • GBP/CAD

Sin embargo, el GBP también se negocia en contra de una gran cantidad de monedas, incluyendo divisas exóticas, como el peso mexicano (GBP/MXN), la corona noruega (GBP/NOK) y el rand sudafricano (GBP/ZAR), entre otros.

Conclusiones

Los tipos de cambio de las divisas son muy difíciles de predecir, y la mayoría de los modelos rara vez funcionan durante períodos de tiempo más que breves. Si bien los modelos basados en la economía rara vez son útiles para los operadores a corto plazo, las condiciones económicas dan forma a las tendencias a largo plazo.

Gran Bretaña puede ser pequeña en términos de su población y masa de tierra, pero es una economía global importante con una historia muy larga y rica de liderazgo económico global. Aparentemente, el Reino Unido ha encontrado un buen equilibrio entre la manufactura y los servicios para su economía, al tiempo que persigue políticas orientadas hacia la estabilidad y la previsibilidad. Como una fuerte alternativa al dólar, es probable que la libra siga siendo una moneda mundial preeminente durante algún tiempo.

Sin embargo, eventos geopolíticos importantes como el Brexit pueden socavar la posición de la libra esterlina en la actualidad, algo que deberán tomar en cuenta los inversores a largo plazo. En el caso de los operadores de corto plazo, la volatilidad que ha traído el Brexit al mercado del GBP les ha dado múltiples oportunidades.