El dólar está iniciando la semana de negociación luciendo bastante inestable y vulnerable a medida que aumentan las expectativas sobre un posible recorte de de las tasas de interés por parte de la Fed este mes.

A los inversionistas ansiosos que buscaban una oportunidad para operar en contra de la divisa estadounidense la semana pasada se les dio la oportunidad después de los comentarios moderados del presidente de la Fed, Jerome Powell, que aumentaron las posibilidades de un recorte en las tasas de interés. La debilidad del dólar se convertirá en un tema dominante en la próxima semana, especialmente si los datos económicos de los Estados Unidos tienen resultados por debajo de los pronósticos.

Los operadores técnicos continuarán observando de cerca cómo se comporta el Índice del Dólar en la zona de 96.50. La debilidad sostenida por debajo de este punto indicará una posible mayor caída, con 96.00 actuando como el primer punto de control de interés.

La libra esterlina sigue afectada por la incertidumbre del Brexit

La confusión, el caos, el drama, la incertidumbre y muchas preguntas sin respuesta que giran en torno a la saga Brexit se traducen en la debilidad de la Libra.

La libra esterlina se ha debilitado frente a cada moneda del G10 en la actualidad, ya que la incertidumbre del Brexit continúa afectando la atracción de los inversores hacia la moneda. Dado que todo parece indicar que el par de divisas GBP/USD continuará bajando, los vendedores están preparados para llevar los precios hasta 1.2500 antes de ocasionar una mayor caída que podría llevar el tipo de cambio a la zona de 1.2440.

Si bien se prestará atención al informe de inflación y ventas minoristas del Reino Unido que se publicará más adelante en la semana, el Brexit y los acontecimientos políticos en Westminster influirán en la valoración de la libra.

USDJPY se desliza silenciosamente por debajo de 108.00

Un retorno de la aversión al riesgo podría hacer que el USD/JPY baje esta semana con 107.50 actuando como el primer punto de interés. El USD/JPY está bajo presión en los gráficos diarios con una fuerte resistencia encontrada alrededor de 108.750. La debilidad sostenida por debajo de 108.00 debería dar inicio a un movimiento hasta 107.50 y 107.00 en el corto a mediano plazo.

El oro se estanca antes del inicio de una semana ocupada

Fue un comienzo de semana tranquilo para el oro que se movió alrededor de $1415 el lunes por la mañana.

El metal precioso sigue estando fuertemente apoyado por las posibilidades de un recorte en las tasas de interés del USD, un dólar cansado, las preocupaciones de crecimiento económico global y la evolución de los conflictos comerciales en curso. Mientras estos temas permanezcan presentes, el metal precioso tiene suficiente combustible en el tanque para continuar subiendo en el corto a mediano plazo. Si el nivel de $1400 resulta ser un soporte confiable, el oro podría subir hasta $1430 y más. La debilidad continuada por debajo de $1400 sería una clara señal de advertencia para los compradores ya que el precio podría llegar hasta el siguiente nivel potencial de $1382.50.

Ganancias de las compañías de Estados Unidos para probar la fortaleza del mercado alcista

Las acciones de Estados Unidos finalizaron la semana pasada alcanzando niveles récord a medida que los inversores adquieren mayor confianza en las nuevas medidas de estímulo de los principales bancos centrales liderados por la Reserva Federal. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, despejó cualquier duda durante su testimonio semestral ante el Congreso, ya que se enfocó en las perspectivas de bajo crecimiento global y la inflación persistentemente baja. Los mercados ya no cuestionan si la Fed recortará las tasas, sino cuánto bajará los tipos de interés en los próximos meses.

El cambio en la política económica de ajuste a flexibilización creó un entorno de «compre cualquier cosa», desde acciones a bonos e incluso a materias primas. Las expectativas de recortes de tasas llevaron a la curva de rendimiento de los Estados Unidos, que es observada por muchos participantes del mercado en busca de signos de recesión, a presentar una inclinación mucho más significativa, con una diferencia entre los rendimientos a 3 meses y a 10 años de -0.03%, un aumento desde -0.29% al inicio de Julio. El empinamiento de la curva de rendimiento sugiere que la Fed puede prolongar el ciclo económico actual, pero aún existen muchas dudas debido al deterioro de las relaciones comerciales internacionales.

Esta semana veremos cómo se desempeñaron las empresas estadounidenses en los últimos tres meses. Los primeros en publicar sus ganancias serán los grandes bancos y  será interesante ver cómo las tasas más bajas afectarán sus márgenes. Sin embargo, para tener una visión general de cómo se está desempeñando la economía, los inversionistas necesitan prestar atención a las tasas de morosidad. Ya se trate de tarjetas de crédito, préstamos para automóviles o préstamos corporativos, si las tasas de morosidad se aceleran más desde el primer trimestre, esta será  una señal de venta clara para las acciones bancarias.

En general, los mercados esperan que el S&P 500 reporte una disminución del 3% en las ganancias para el segundo trimestre. Sin embargo, si las compañías continúan superando las estimaciones en más del 4%, existe una alta probabilidad de que evitemos una recesión en las ganancias. Este hecho, junto con las expectativas de un relajamiento de la política monetaria, probablemente mantendrá las condiciones a favor de los compradores, a pesar de que las valoraciones parecen demasiado forzadas.

Hoy, China reportó su tasa más lenta de expansión económica trimestral en casi tres décadas. La economía creció un 6,2% en el segundo trimestre, en línea con las expectativas de los mercados, pero un 0,2% por debajo del crecimiento del primer trimestre. Los formuladores de políticas probablemente defenderán los niveles de crecimiento del 6% durante la segunda mitad de 2019 mediante la escalada de las medidas de estímulo, ya sea en forma fiscal o monetaria. En el lado positivo, la producción industrial creció un 6,3% en junio y las ventas minoristas superaron fácilmente las expectativas del mercado, que llegaron al 9,8%. Aún está por verse si esta tendencia se mantendrá, pero hasta ahora, los datos reflejan claramente que China no se está dirigiendo hacia un aterrizaje duro.