Las acciones han comenzado la semana al alza, mientras que el dólar estadounidense está más débil en lo que va del día, ya que continúa consolidándose cerca de sus niveles mínimos alcanzados recientemente. La fase correctiva que hemos visto en las últimas semanas se produce después de que las minutas de la reunión del FOMC de julio no lograron impulsar el repunte de los activos de riesgo.

Hay esperanzas de que la votación del fin de semana sobre el servicio postal estadounidense pueda reiniciar las negociaciones de un acuerdo de estímulo reducido, mientras que en el frente geopolítico, China sugiere que se llevará a cabo una revisión del acuerdo de la Fase Uno. Estas noticias, junto con el optimismo sobre los tratamientos contra el Covid-19 con noticias de que el presidente Trump está considerando el posible apoyo a una vacuna del Reino Unido, están impulsando nuevamente a las acciones en los mercados de valores, con los futuros de acciones de Estados Unidos en camino de alcanzar nuevos máximos históricos.

Un gráfico interesante que ha vuelto a circular durante el fin de semana ha sido el Índice Sorpresa de Datos Globales, que actualmente se encuentra en un extremo positivo histórico. ¿Puede mantenerse este nivel de optimismo, y tiene sentido ser tan optimista sobre los activos de riesgo con una serie de datos económicos sorpresivos que ya han sido digeridos por los inversores? Solo necesitamos mirar los decepcionantes PMI europeos del viernes para señalar un período potencialmente complicado por delante.

Los compradores del euro están en un periodo de consolidación o fatiga

Los operadores de divisas y otros mercados seguramente están considerando los datos de la semana pasada y también un número creciente de nuevos casos de coronavirus en varios países europeos. Los datos parecen indicar que las nuevas restricciones de bloqueo están afectando la actividad económica en esos países. Dicho esto, el número de muertes por el virus sigue siendo bajo y el aumento de casos comenzó desde niveles muy bajos en medio de la temporada de vacaciones de verano.

Es probable que los precios se muevan en un rango estrecho durante el periodo de tiempo restante antes de la reunión de Jackson Hole hacia el final de la semana cuando los personajes más importantes del sector financiero global se reúnan (virtualmente) en Wyoming. Los fundamentos detrás de los movimientos de precios del EUR/USD se mantienen y solo un impulso decisivo por debajo de 1,1700 negará el impulso positivo a largo plazo. El reciente máximo alrededor de 1.1965 ofrece una fuerte resistencia por delante del nivel psicológico de 1.2000.

La libra esterlina vuelve a fallar

La acción del precio del par de divisas GBP / USD durante los últimos días ha sido interesante por decir lo menos- Los intentos de superar el nivel 1,3270 han resultado infructuosos y esto se ha visto favorecido por los titulares del Brexit que apuntan a muy poco progreso, e incluso a la sensación de que las conversaciones van en retroceso. Los datos de posicionamiento muestran que los especuladores han estado aumentando sus posiciones cortas, aunque sin mucha decisión

En el nivel 1.3000 tenemos un fuerte soporte, donde es probable que lleguen los precios en los próximos días y solo un cierre por encima de los máximos recientes podría desencadenar una nueva alza del precio hasta 1.3500.

Mercado de valores alcista dependiente de una pocas grandes acciones tecnológicas

Hace seis meses, el índice más seguido en Estados Unidos, el S&P 500, bajó un 34% desde sus niveles máximos. Hoy no solo se ha recuperado de todas sus pérdidas, sino que también logró alcanzar nuevos máximos históricos tras haber subido más del 55% desde su punto mínimo. Los inversores que han apostado contra este mercado han sido aplastados, y en la actualidad las posiciones cortas están en su nivel más bajo en más de una década. La velocidad y la fuerza de esta recuperación también han sido excepcionales. A modo de comparación, durante la Gran Crisis Financiera de 2008, se necesitaron cuatro años para que el mercado recuperara todas las pérdidas desde los niveles mínimos y casi cinco años para recuperarse de la caída ocasionada por la burbuja de las punto.com.

Pero el récord del S&P 500 no explica la historia completa de esta recuperación del mercado. Mientras que las acciones de tecnología y consumo discrecional aumentaron un 28,6% y un 23,1% en lo que va del año  respectivamente, las acciones de los sectores de energía y finanzas bajaron un 41% y un 21,2%. Esa es probablemente la recuperación más desigual que hemos visto a lo largo de la historia. En la actualidad, las acciones FAAMG (Facebook, Apple, Amazon, Microsoft y Google) representan el 24% de la capitalización de mercado de 29,77 billones de dólares del S&P 500. Un repunte del 5% solo en Apple aporta un 0,35% al ​​S&P 500. En resumen, el S&P 500 ya no representa a las 500 empresas más grandes de Estados Unidos, sino a un puñado de acciones tecnológicas. Eso también significa que el desempeño en el índice será vulnerable a cualquier corrección en estas grandes acciones.

Desde una perspectiva de valoración, los titanes de la tecnología están sobrevalorados en comparación con el índice. Apple, Microsoft y Alphabet en la actualidad tienen un precio que les da una relación forward P/E por encima de 30, Facebook está ligeramente por debajo de 30, mientras que el valor atípico de Amazon le da una relación forward P/E de de 83. Pero si excluimos a estos cinco gigantes tecnológicos, el S&P 500 presenta un valor de solo 20 para este indicador. Si bien el índice general puede parecer barato en comparación con estas empresas de tecnología, no ha tenido un valor para este indicador por encima de este nivel desde 2002.

Las políticas monetarias y fiscales pueden justificar valoraciones exageradas durante un período prolongado. Con tasas de interés cercanas a cero y que se espera que se mantengan en los niveles bajos actuales durante bastante tiempo, los inversores tienen pocas opciones para elegir y es por eso que las empresas de tecnología están disfrutando de una amplia atención por parte de los inversores globales. Sin embargo, si otros sectores no comienzan a ponerse al día, esto puede enviar una señal muy alarmante. Si las tasas de interés fueran el único factor detrás del alza en las acciones estadounidenses, entonces las acciones de Japón deberían haber tenido un desempeño superior al de sus principales pares, pero ese no es el caso.

La actividad económica está lejos de sus niveles prepandémicos y, hasta ahora, no tenemos ni idea de cuándo llegará una vacuna Covid-19, y si llega, cuándo se vacunará a la población en masa. Las elecciones estadounidenses son otro riesgo que se avecina con solo 70 días para el gran día del 3 de noviembre. Estos riesgos deben tenerse en cuenta si uno todavía quiere participar en este mercado alcista tan desigual.

Tormentas gemelas que se dirigen a Estados Unidos podrían elevar los precios del petróleo

El petróleo crudo se mantiene estable en torno al nivel de $42.50 por barril, incluso cuando tormentas consecutivas amenazan con paralizar la producción de petróleo de Estados Unidos en el Golfo de México.

Está previsto que el huracán Marco toque tierra en el estado de Luisiana el lunes, con la tormenta tropical Laura, más grande y potencialmente más dañina, pisándole los talones a Marco. Aproximadamente el 58 por ciento de la producción de petróleo y el 45 por ciento de la producción de gas natural en el Golfo de México ya ha sido parada, según el Departamento del Interior de Estados Unidos.

Aunque los huracanes son un fenómeno anual para estas plataformas petroleras, tener dos en rápida sucesión podría ocasionar que la producción del Golfo se mantenga más baja por más tiempo, lo que podría elevar los precios del crudo.

En el gráfico diario, debemos tener en cuenta que el petróleo crudo ha superado su media móvil simple (SMA) de 200 días en los últimos días, ayudado por la reducción de 1,6 millones de barriles de la semana pasada en las reservas de crudo de Estados Unidos.

De cara al futuro, el alcance del impacto de las tormentas en la producción de petróleo de Estados Unidos podría determinar si los precios del crudo pueden subir significativamente por encima de ese indicador técnico. El petróleo crudo sigue dispuesto a lograr una cuarta ganancia mensual consecutiva, y su contrato de futuros de referencia ya ha subido más del 4,5 por ciento en lo que va de agosto.

A pesar de que cinco tormentas ya han azotado a Estados Unidos en lo que va del año, la recuperación de los precios mundiales del petróleo ha atraído a los productores de nuevo al juego. El número total de plataformas petroleras activas en los Estados Unidos aumentó en 11 a 183 la semana pasada, según datos de Baker Hughes. Las perspectivas de una mayor oferta entrante aún podrían frenar el alza del petróleo.

Sin embargo, por el lado de la demanda, los inversores siguen preocupados por el recrudecimiento de los casos de coronavirus en Europa y Asia. Corea del Sur corre el riesgo de un «brote masivo a nivel nacional», y el gobierno reflexiona sobre la posibilidad de volver a implementar el nivel más alto de medidas de distanciamiento social, que afectarían su recuperación económica. Ahora que los casos globales superan los 23,3 millones, mientras que las muertes han superado las 807.000, la recuperación económica mundial podría verse gravemente obstaculizada a medida que los principales países luchan por controlar la pandemia.

Con los precios del petróleo atrapados entre las oscilaciones de la oferta y la posible caída de la demanda global, los mercados podrían mantenerse en su rango estrecho hasta que la dinámica de la oferta y la demanda pueda demostrar una inclinación más obvia en cualquier sentido.