Los mercados de valores globales están tratando de recuperarse de las caídas de la semana pasada después de que el aumento de los rendimientos de los bonos gubernamentales mundiales sorprendió a muchos inversores. Los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años subieron a un máximo de 1,61% el jueves, lo que representa un repunte de 70 puntos básicos desde el comienzo del año o una ganancia del 77%. El rendimiento JGB a 10 años controlado por el banco central de Japón se ha multiplicado por siete este año, alcanzando un máximo de cinco años del 0,18% la semana pasada. Se han visto movimientos similares en Alemania, el Reino Unido, Australia y muchos otros países desarrollados en todo el mundo.

La buena noticia sobre este movimiento volátil en los mercados de deuda soberana mundial es que los inversores finalmente se están dando cuenta de que nos hemos acercado a la era pospandémica. La tendencia en los casos nuevos de Covid-19, las hospitalizaciones y las muertes ha estado a la baja durante seis semanas, y esto debería justificar la perspectiva optimista. Sin embargo, para los mercados de valores, es una historia diferente.

La semana pasada, la caída del 5% en el Nasdaq Composite fue un recordatorio de lo que sucedió en octubre de 2018 cuando los inversores se asustaron repentinamente por el aumento de los rendimientos de los bonos. En aquel entonces, la liquidación del mercado de bonos empujó los rendimientos a largo plazo a un máximo de más de siete años del 3,25% en respuesta a la política monetaria más restrictiva de la Reserva Federal. Como resultado, en tres meses las acciones estadounidenses entraron en un mercado bajista, que técnicamente se define como una caída del 20% desde los niveles máximos más recientes.

En octubre de 2018, la relación precio/ganancias (P/E) para el Nasdaq era de alrededor de 25x, mientras que hoy estamos sentados en 35x. Esto sugiere que un aumento del 2% o más en el rendimiento a 10 años en los bonos de Estados Unidos puede tener el mismo efecto que el rendimiento de 3,25% en 2018. La diferencia esta vez es que el aumento de los rendimientos de los bonos no se debe a una política monetaria más restrictiva, sino a las expectativas del mercado. Si bien los bancos centrales dicen que no están empezando a aplicar una política monetaria más restrictiva, los inversores no parecen creerlo.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, indicó la semana pasada que la inflación se mantendría por debajo del objetivo hasta 2023, y un aumento en los precios esta primavera no justificaría una respuesta política, ya que los legisladores solo lo ven como temporal debido a la reapertura de la economía y el aumento de la demanda. Christine Lagarde, del BCE, también señaló la semana pasada que el banco central está siguiendo de cerca el reciente aumento de los rendimientos de los bonos de la zona euro y el Banco de la Reserva de Australia tomó medidas hoy, duplicando sus compras de bonos para mantener los rendimientos bajo control.

Ahora, la pregunta es si los inversores seguirán vendiendo deuda pública y ocasionando rendimientos aún más altos, o se alinearán con las políticas de los bancos centrales. Esto será fundamental para el próximo movimiento en los mercados bursátiles mundiales.

La caída de los rendimientos de los bonos a nivel mundial en la actualidad está haciendo subir las acciones en Asia y Europa. Los futuros de acciones de Estados Unidos también están teniendo un buen comienzo esta semana. En el transcurso de los siguientes días y semanas, los datos económicos serán monitoreados de cerca y tendrán mucho más impacto en la dirección de los mercados en comparación con el año pasado, que fue impulsado principalmente por la política fiscal y monetaria. Se espera que las noticias excepcionalmente buenas en el frente económico se conviertan en malas noticias para los mercados de valores, ya que la perspectiva de una inflación más rápida seguirá impulsando la creencia de que la política monetaria se volverá más restrictiva antes de lo esperado. Esto significa que el informe del sector de empleo de Estados Unidos que se publicará este viernes será de gran importancia para los operadores e inversores.

Eventos clave de la semana en los mercados financieros

Los índices bursátiles de referencia de los mercados estadounidenses se vieron sacudidos la semana pasada por la ola de ventas en los mercados de bonos. Los índices S&P 500, Dow Jones y Nasdaq 100 registraron caídas semanales, ya que los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años registraron un máximo de un año e incluso superaron la marca psicológicamente importante de 1,60 antes de moderarse el viernes.

En el momento de redactar este informe, los contratos de futuros de los tres índices bursátiles de referencia de Estados Unidos están subiendo.

Aún así, dados los crecientes rendimientos de los bonos en lo que va de 2021, los funcionarios de la Fed tendrán una amplia oportunidad para calmar a los mercados a medida que brinden sus discursos programados respectivamente durante esta semana:

Lunes 1 de marzo:

  • El presidente de la Fed de Nueva York, John Williams
  • El presidente de la Fed de Atlanta, Raphael Bostic
  • La presidenta de la Fed de Cleveland, Loretta Mester
  • El presidente de la Fed de Minneapolis, Neel Kashkari

Martes 2 de marzo:

  • El gobernador de la Fed, Lael Brainard
  • Mary Daly, presidenta de la Fed de San Francisco

Miércoles 3 de marzo:

  • Patrick Harker, presidente de la Fed de Filadelfia
  • El presidente de la Fed de Chicago, Charles Evans

Jueves 4 de marzo:

  • El presidente de la Fed, Jerome Powell

Además de los discursos programados de los funcionarios de la Fed, los inversores globales tendrán muchos eventos económicos para mantenerlos ocupados esta semana:

  • Lunes 1 de marzo: publicación de los datos del ISM del sector manufacturero en Estados Unidos, el PMI del sector manufacturero Markit para Alemania, Eurozona y Reino Unido.
  • Martes 2 de marzo: el RBA dará a conocer su decisión de política monetaria y se publicarán los datos de inflación de la eurozona y de desempleo en Alemania
  •  Miércoles 3 de marzo: el ministro de Hacienda, Rishi Sunak, presenta el presupuesto del Reino Unido y se publicarán los datos del PMI del sector de servicios Caixin de China y el libro Beige de la Fed.
  • Jueves 4 de marzo: se realizará la reunión de la OPEP+ y se publicarán los datos de las solicitudes semanales de desempleo en Estados Unidos, junto con los datos de las ventas minoristas y desempleo de la zona euro
  •  Viernes 5 de marzo: Se publicarán los datos de las nóminas no agrícolas de Estados Unidos. En China se inaugurará el Congreso Nacional del Pueblo.

Queda por ver cómo los participantes del mercado asimilan los distintos elementos que rodean estos factores clave que pesan sobre el sentimiento del mercado:

  • Estímulo fiscal en Estados Unidos: Durante el fin de semana, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el plan de estímulo fiscal de $1,9 billones del presidente Joe Biden. La propuesta ahora va al Senado, con solo 2 semanas antes de la fecha límite del 14 de marzo en donde expirarán los beneficios de desempleo existentes. La administración de Biden tiene como objetivo aprobar los cheques de $1400 para los hogares estadounidenses para entonces. Las expectativas de un mayor estímulo fiscal en Estados Unidos han sido un pilar importante para los operadores alcistas del mercado de valores, aunque gran parte de ese optimismo ya ha sido absorbido por los mercados y se encuentra incorporado en la acción del precio.
  • Rendimientos de bonos del Tesoro de Estados Unidos en aumento: A medida que los inversores venden bonos del Tesoro estadounidense, los rendimientos han aumentado considerablemente. En última instancia, esos rendimientos podrían alcanzar un punto álgido cuando los bonos del Tesoro vuelvan a ser atractivos y los inversores muevan sus fondos de nuevo a los bonos del Tesoro de Estados Unidos a expensas de las acciones. Los inversores ahora están reflexionando sobre dónde estaría ese nivel máximo y tratan de adelantarse a ese escenario, lo que ha contribuido al aumento de la volatilidad del mercado en los últimos días.
  • Datos económicos de Estados Unidos: Si la mayor parte de los datos económicos que se publicaran esta semana en Estados Unidos superan las expectativas del mercado, eso podría impulsar las expectativas de los inversores de que la mejora de las condiciones económicas de Estados Unidos obligará a la Fed a reducir su programa de compra de activos antes de lo esperado. Sin embargo, los indicios de mejoras más importantes de lo esperado en la economía del país también podrían impulsar las acciones de valor al alza y al mismo tiempo frenar las acciones de crecimiento, una divergencia que se hace más notable con el aumento de las acciones del sector energético y finanzas mientras el sector tecnológico languidece.
  • Discursos de funcionarios de la Fed: Lo último que necesita el banco central de Estados Unidos es que la actual recuperación económica del país se vea trastornada por una crisis financiera. Los inversores se mantendrán atentos para ver si los funcionarios de la Fed aún pueden tolerar estos rendimientos tan altos de los bonos del Tesoro, o cuándo podrían intervenir para calmar las cosas en los mercados. Hasta el momento, el discurso de la Fed ha tenido poco éxito en reducir las expectativas del mercado de que las autoridades económicas moderarán prematuramente su programa de compra de bonos.