Los precios de referencia del petróleo se han mostrado reacios a moverse al alza en las últimas semanas, ya que los mercados siguen siendo cautelosos sobre la posibilidad de más intervenciones por el lado de los productores de petróleo crudo.

Con la OPEP+ manteniéndose en su enfoque de aumentar gradualmente la producción unos 400 mil barriles cada mes, los precios del petróleo se han mantenido obstinadamente elevados, lo que ha generado preocupaciones desde Beijing hasta Washington D.C. A finales de octubre, China ya anunció que liberaría sus reservas de diésel y gasolina para paliar la crisis energética. Tal como indica la teoría de economía básica, una mayor oferta debería hacer que el precio se moviera a la baja, en tanto los demás factores se mantengan igual (ceteris paribus).

Echará Estados Unidos mano a sus reservas de petróleo

Al otro lado del Pacífico, con los consumidores estadounidenses lidiando con precios más altos de los combustibles, el presidente estadounidense Joe Biden ha calificado esta batalla para «revertir» la inflación como una «máxima prioridad». Recuerde cómo la semana pasada nos enteramos de que la inflación estadounidense en octubre aumentó a su ritmo más rápido desde 1990 (6,2% interanual, en comparación con la estimación del mercado de 5,9%).

Con tales preocupaciones inflacionarias que se traducen en un dolor de cabeza político, se rumorea que Biden está considerando liberar parte de la Reserva Estratégica de Petróleo (SPR) para ayudar a reducir la cantidad de dinero que gastan los estadounidenses para llenar sus tanques de gasolina.

Si el presidente de los Estados Unidos sucumbiera a tales presiones políticas, no solo de los votantes sino también de sus propios colegas dentro del Partido Demócrata, y liberara más suministros de crudo de la SPR, tal movimiento podría hacer que los precios del crudo estadounidense perdiera más del 60% de sus ganancias anuales acumuladas.

Los mercados se vuelven menos optimistas sobre los precios del petróleo

Observe cómo el crudo estadounidense alcanzó un máximo de 7 años a fines de octubre antes de alejarse de las condiciones de sobrecompra. La amenaza de más suministros no planificados está limitando la subida del petróleo por el momento.

De manera similar, el petróleo Brent también se encuentra muy cerca de emular su máximo de octubre de 2018 antes de comenzar a caer con fuerza.

Por supuesto, hubo fuerzas técnicas en juego, ya que tanto el petróleo crudo Brent como el petróleo WTI se recuperaron de fuertes condiciones de sobrecompra en los gráficos semanales, dado que bajaron de sus respectivas bandas superiores de Bollinger y en ambos casos el oscilador RSI volvió a caer debajo del nivel 70.

Gráfico semanal del XBR/USD

Los compradores del petróleo pierden impulso

Para ser claros, los mercados siguen estando alcistas sobre las perspectivas a corto plazo de los precios del petróleo.

En cuanto a la estructura del mercado, los contratos de futuros de petróleo permanecen en backwardation, lo que significa que los mercados están dispuestos a pagar precios más altos para tener en sus manos el petróleo ahora y no más tarde. Sin embargo, la diferencia entre los precios spot y de los futuros del petróleo se ha ido reduciendo en las últimas sesiones. Tal tendencia alcista menguante también se puede ver a través del indicador MACD en el gráfico de precios.

Actualmente puede notarse que los precios del petróleo se dirigen una vez más hacia la banda de Bollinger inferior, que proporcionó un soporte lo suficientemente sólido a principios de este mes como para ocasionar un rebote alcista en el mercado, aunque de corta duración. ¿Podría el crudo estadounidense realizar otro repunte esta semana?

Alternativamente, una ruptura por debajo de la banda de Bollinger inferior y el nivel psicológicamente importante de $78 podría hacer que el crudo estadounidense pruebe su media móvil simple de 50 periodos (SMA 50), que podría actuar como un soporte fuerte.

Desde una perspectiva fundamental, incluso sin la intervención de la reserva estratégica de Estados Unidos, se espera que los mercados petroleros mundiales vuelvan a tener condiciones de sobreoferta para el próximo año. La Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA) lo advirtió la semana pasada, en línea con las propias proyecciones de la OPEP. Después de todo, los miembros de la OPEP+ están listos para continuar aumentando su producción, incluso cuando los precios más altos fomentan una mayor producción por parte de los proveedores estadounidenses, principalmente de los productores de petróleo de esquisto que requieren de precios altos para ser más rentables.

Y, como siempre, el anuncio del miércoles de los niveles semanales de inventario de crudo en Estados Unidos también podría desencadenar episodios inmediatos de volatilidad en los precios del petróleo.

Las reservas estadounidenses han subido durante tres semanas consecutivas, lo que a su vez también ha atenuado aún más la confianza en torno a los precios del petróleo. Con respecto al posible resultado de la semana, el número pronosticado por los mercados es una reducción de 800 mil barriles; otro aumento sorpresivo podría generar más presión a la baja sobre los precios del petróleo.

Con todo lo dicho, a medida que nos acercamos al nuevo año, el impulso alcista del petróleo puede estar en sus últimas etapas y puede que no se requiera mucho para que el mercado pierda una parte importante de sus ganancias, ya sea un anuncio sorpresa de Biden u otro aumento sorpresivo en las reservas de crudo de Estados Unidos.

¿Podría el S&P 500 alcanzar un nuevo récord gracias a los datos de ventas minoristas de Estados Unidos?

Esta semana, los inversores están preparados para recibir los datos de ventas minoristas de octubre de algunas de las economías más grandes del mundo.

Consideremos primero los datos económicos duros. Los mercados pronostican un crecimiento mensual de las ventas minoristas del 1,3% para Estados Unidos y del 0,5% para el Reino Unido. Las ventas minoristas de octubre de China superaron las expectativas del mercado esta mañana, creciendo un 4,9% interanual en comparación con la estimación media del 3,7%.

«Si más de estas cifras son mejores de lo esperado, entonces el apetito por el riesgo podría aumentar por el hecho de que los consumidores de todo el mundo están mostrando suficiente poder adquisitivo para preservar la recuperación económica mundial.

Además de eso, más señales sobre la salud de los niveles de gasto podrían derivarse de las ganancias del tercer trimestre de grandes compañías como Walmart, JD.com y Alibaba. Para los Estados Unidos en particular, los gigantes minoristas como Home Depot, Lowe’s y Target también van a publicar sus respectivos resultados financieros de este último trimestre, señalando que estas 3 acciones también son componentes del índice S&P 500.

Tenga en cuenta que las acciones de consumo discrecional tienen un peso del 12,8% en el S&P 500. Por lo tanto, este índice de primera clase podría aumentar si estos datos económicos de ganancias y ventas minoristas son mejores de lo esperado, especialmente si las buenas noticias pueden superar las múltiples preocupaciones en torno al aumento de los niveles de inflación en las principales economías.

El temor es que, a medida que aumentan los precios al consumidor, el poder adquisitivo de las personas se reduce. Si el consumo cae, la economía global podría perder uno de sus principales motores de crecimiento. Una inflación persistentemente más alta que ahoga la recuperación económica mundial puede resultar en un entorno de “estanflación”, lo que sería malo para el sentimiento de riesgo.

Enfrentados a tales riesgos, a los mercados de valores les vendría bien algunas lecturas saludables de ventas minoristas y ganancias corporativas para que el S&P 500 alcance un nuevo nivel récord.

Oro se mantiene arriba por preocupaciones inflacionarias

El oro en el mercado se ha beneficiado claramente de los temores en torno a una inflación persistentemente más alta, con el oro al contado cotizando en sus niveles más altos desde junio.

Si los datos de ventas minoristas muestran que los niveles de consumo están disminuyendo como resultado de esta inflación más alta, eso podría avivar una mayor demanda de este activo refugio que tradicionalmente se considera una cobertura contra la inflación.

La fortaleza del oro también depende en gran medida de la idea de que la Reserva Federal seguirá siendo paciente antes de subir las tasas de interés de Estados Unidos, lo que causaría un alza en el valor del dólar y una caída del oro. Tenga en cuenta que los precios del oro tienden a tener una relación inversa con los rendimientos de los bonos, que tienden a comportarse de acuerdo a las perspectivas de la política monetaria de Estados Unidos. Teniendo en cuenta los discursos de los funcionarios de la Fed en los próximos días, si los responsables políticos muestran un deseo cada vez mayor de subir las tasas de interés antes de lo esperado, eso a su vez podría llevar al oro a perder de algunas de sus ganancias recientes.