Las últimas semanas han sido difíciles para los inversores de oro.

Después de asegurar un cierre semanal sólido por debajo del nivel de $1825 a fines de junio, los bajistas han tomado el control del mercado con varias fuerzas fundamentales alimentando el impulso bajista. ¡El metal precioso ha bajado casi un 4% este mes y los precios cotizan a niveles no vistos desde septiembre de 2021!

Gráfico W1 del par XAUUSD

Las excelentes cifras de empleo en Estados Unidos del viernes pasado agravaron los problemas del oro, ya que aumentaron las expectativas sobre un aumento de las tasas de interés de 75 puntos básicos en la reunión de julio de la Fed. La economía estadounidense agregó 372.000 puestos de trabajo en junio, un indicador de resiliencia del mercado laboral a pesar de las señales de desaceleración del crecimiento económico, mientras que la tasa de desempleo se mantuvo estable en 3,6%.

Con el dólar alcanzando nuevos máximos de varias décadas y los rendimientos de los bonos del Tesoro repuntando en medio de las expectativas de aumentos de tasas más agresivos por parte de la Reserva Federal, el oro podría encontrarse en un escenario bastante negativo.

La próxima semana podría ser volátil para el oro gracias a datos económicos clave y eventos de riesgo. En cuanto al panorama que nos brinda el análisis técnico, los bajistas están claramente en una posición de poder en el marco de tiempo H4 y el marco de tiempo diario con precios que se mueven por encima de $1735 al momento de escribir este artículo. Dado que los fundamentos pesan mucho sobre el metal precioso, los alcistas podrían tener dificultades para defenderse en el corto y mediano plazo.

Antes de cubrir qué esperar del oro en esta semana, vale la pena tener en cuenta que el metal precioso recibió una verdadera paliza la semana pasada, atravesando múltiples niveles de soporte con mucha fuerza y casi sin pausa. El oro ha bajado aproximadamente un 5 % en lo que va del año y se acerca al soporte clave en $1700.

Dado que los rendimientos de los bonos del Tesoro a 10 años han vuelto a subir en medio de apuestas agresivas de mayores aumentos de tasas de interés, el oro puede tener dificultades para volver a subir. El metal precioso no ofrece rendimiento, lo que lo hace menos atractivo para los inversores en un entorno de aumento donde los bonos están ofreciendo mayores rendimientos.

Todos los ojos puestos en los datos de inflación de Estados Unidos

El mayor evento de riesgo para el oro esta semana será el informe pendiente del IPC de Estados Unidos.

El miércoles verá la publicación del informe de inflación de EE. UU. con los inversores observando con ansiedad para ver si los precios están subiendo de nuevo o tal vez si finalmente estamos llegando a su punto máximo. Según una encuesta de Bloomberg, se espera que la inflación aumente un 8,8% interanual en junio frente al 8,6% de mayo. Si las expectativas cumplen con la realidad, ¡esto marcaría el aumento más rápido en los precios al consumidor desde la cifra del 8,9% en diciembre de 1981! Tal desarrollo reforzará las apuestas del mercado de aumentos de tasas más agresivos de la Fed, lo que en última instancia sofocará el apetito de los inversores por el oro a medida que aumenten el dólar y los rendimientos de los bonos del Tesoro.

Además del informe de inflación de Estados Unidps, el oro podría verse influenciado por los riesgos geopolíticos en curso y los temores de recesión. Sin embargo, el metal precioso sigue siendo muy sensible y reactivo a los rendimientos del dólar y de los bonos gubernamentales.

Los ETF de oro favorecen a los bajistas

Según un informe automatizado de Bloomberg, los ETF de oro redujeron en 98.220 onzas troy de oro sus tenencias el viernes pasado, lo que elevó la compra neta de este año a 5,26 millones de onzas. Este fue el octavo día consecutivo de caídas y la racha de pérdidas más larga desde el 18 de mayo.

Las salidas podrían basarse en el sólido informe de empleo de Estados Unidos que reforzó las apuestas sobre la subida agresiva de tipos de la Fed. Un ETF de oro proporciona a los inversores exposición al oro sin poseerlo físicamente. En este caso, las salidas de ETF se consideran bajistas para el activo subyacente.

¿Está el oro en problemas?

El oro permanece bajo presión en los gráficos diarios, semanales y mensuales con precios acercándose al soporte crítico en $1700. Durante las últimas semanas, el metal precioso ha sido golpeado por un dólar más fuerte, el aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro y las apuestas de aumento de tasas de la Fed. Los precios se muestran muy bajistas con un posible rompimiento bajista por debajo de $1700 que podría abrir las puertas a niveles no vistos desde abril de 2020.

En los gráficos diarios, los niveles clave de interés se pueden encontrar en $1724, $1680 y $1660.

En cuanto al gráfico semanal, los niveles interesantes están en $1770, $1700 y $1680.

Centrándonos en los gráficos mensuales, los precios se mantienen en un amplio rango con un soporte de alrededor de $1700 y una resistencia de $2000. Puede ser prudente vigilar de cerca cómo le va al nivel de soporte de $1700.

Fuente de información:

-Broker Forextime