El diagnóstico de Covid-19 del presidente Trump tomó por sorpresa a los mercados financieros el viernes que cayeron con fuerza debido a la noticia, mientras que el dólar estadounidense subió frente a sus principales pares. Los inversores que se preparan para un mes de incertidumbre hasta el día de las elecciones ahora tienen que lidiar con otra variable, «la salud del presidente» y durante el fin de semana se publicaron muchos informes contradictorios sobre la situación actual de Trump. En general, su condición parece ser mejor de lo que se pensaba anteriormente, especialmente si hoy es dado de alta del Centro Médico Militar Nacional Walter Reed.+

Mientras tanto, el exvicepresidente y contrincante demócrata Joe Biden continúa ampliando su liderazgo en las encuestas nacionales. Según la encuesta de NBC News/Wall Street Journal publicada el domingo, Biden está ahora 14 puntos porcentuales por delante de Trump en comparación con el 8% de hace un mes. Esta encuesta se realizó después del debate presidencial del martes, pero antes del diagnóstico de Trump, por lo que podría tomar unos días más averiguar cómo la enfermedad del presidente influirá en las opciones de voto estadounidenses, especialmente en los estados clave.

Los contratos de futuros de acciones estadounidenses presentan un comienzo positivo de la semana con el índice Dow Jones Industrial Average subiendo más de 200 puntos y el Nasdaq 100 subiendo un 1%, tras la caída de más del 2% del viernes. Las acciones en Asia y Europa también cotizan al alza. Si bien la posible mejora de la salud de Trump puede ser un elemento que influye en la mejora en el sentimiento de riesgo de los inversores, en realidad no es el factor dominante. Es muy probable que varias ciudades de todo el mundo restablezcan algunos bloqueos y posiblemente bloqueos nacionales si el virus continúa expandiéndose rápidamente. La ciudad de Nueva York ya anunció planes para restablecer algunos cierres en Brooklyn y Queens, París elevó su alerta al máximo y cerrará los bares por completo a partir de mañana, y es probable que el Reino Unido tome nuevas medidas a medida que el país continúa luchando con una segunda ola. Ciertamente son señales alarmantes.

La semana pasada, las posibilidades de un nuevo paquete de estímulo eran casi nulas, a lo que se sumó la enfermedad de Trump, los datos laborales más débiles y los anuncios de decenas de miles de despidos que agregaron serias preocupaciones al gobierno de Estados Unidos. Sin embargo, el desempeño optimista del mercado hoy está impulsado por las esperanzas de la aprobación de un paquete de estímulo antes de las elecciones. Si se anuncian nuevas medidas fiscales convincentes esta semana, podemos ver una nueva recuperación en los activos de riesgo y cierta presión sobre el dólar estadounidense.

Incluso el contrato de futuros en el índice VIX, que es ampliamente considerado como el indicador del miedo de Wall Street, ha perdido la mayoría de sus ganancias, luego de aumentar en más del 10 por ciento luego de la revelación de que Trump estaba enfermo de coronavirus el viernes.

Si el presidente Trump logra una recuperación completa y regresa a la campaña electoral antes de lo que se temía inicialmente, eso podría revitalizar su base de votantes al tiempo que refuerza el sentimiento de riesgo en los mercados globales. A pesar de la venta masiva del viernes, la semana pasada, el S&P 500 aún así logró registrar su primera ganancia semanal desde agosto y se mantiene más de un dos por ciento más alto desde fines de julio.

Semana pasada fue compleja para los inversores después del debate presidencial en Estados Unidos, la infección de Trump y los datos del mercado laboral

La semana pasada tuvo una serie de eventos importantes que impactaron a los mercados de manera notoria.

Desde los casos globales de coronavirus que ahora superan los 34 millones, hasta un debate presidencial caótico, el inicio de acciones legales de la Unión Europea contra el Reino Unido y Donald Trump dando positivo por COVID-19. Los últimos días han sido salvajes, surrealistas y simplemente impredecibles con un conjunto de temas y eventos que ha colocado a los inversores en una montaña rusa emocional.

Es interesante cómo el péndulo del sentimiento de riesgo ha oscilado entre dos extremos la semana anterior. El lunes, la recuperación continua de China impulsó la confianza mundial y elevó las acciones en todo el mundo.

En los mercados de divisas, la libra esterlina presenta múltiples problemas, pero las tasas de interés negativas no es uno de ellos después de que el vicegobernador del Banco de Inglaterra, Dave Ramsden, descartara la posibilidad de bajar los tipos de interés debajo de ceo. Después de apreciarse frente a cada una de las monedas del G10, la libra esterlina volvió a la realidad después de que la Unión Europea emprendiera acciones legales contra el Reino Unido por planes para violar el acuerdo de retiro del Brexit del año pasado.

Los actores del mercado que esperaban una nueva claridad sobre las políticas estadounidenses del presidente Trump y el rival demócrata Joe Biden se sintieron decepcionados cuando el debate se convirtió en un feroz combate verbal. El debate no solo no arrojó un ganador claro, sino que incluso aumentó los temores sobre un resultado potencialmente retrasado para las elecciones presidenciales de 2020.

El estado de ánimo en todos los mercados se volvió cauteloso a mediados de semana luego del estridente debate presidencial, lo que llevó a los inversores a dirigir su atención hacia los informes económicos clave.

Con el comienzo del último trimestre de 2020, se presentaron varios eventos de riesgo clave que van desde las elecciones presidenciales de Estados Unidos, el drama relacionado con el Brexit y los acontecimientos que rodean la pandemia mundial.

Sin embargo, en el frente fiscal, el optimismo regresó gracias a que la administración de Trump y los demócratas consiguieron cerrar la brecha entre sus respectivas propuestas de nuevos estímulos de $1,62 billones y $2,2 billones.

La atención de los participantes del mercado estaba en el informe de empleo de Estados Unidos el viernes, hasta que una ola de aversión al riesgo se extendió por el mercado tras los informes de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump, dieron positivo por Covid-19. Este hecho agrega otro elemento de incertidumbre a la ecuación y cuestiona la probabilidad de que se lleve a cabo el próximo debate presidencial en dos semanas.

Para finalizar la semana, el muy esperado informe de empleo en Estados Unidos tuvo un resultado mixto. Las nóminas no agrícolas aumentaron en 661,00 puestos en septiembre en comparación con la estimación de 800.000 puestos, mientras que la tasa de desempleo superó la previsión al caer un 7,9%, mejor que la proyección del 8,2%. Aunque el ritmo de crecimiento del empleo se desaceleró en septiembre, la decepción se vio ligeramente contrarrestada por una revisión al alza de la lectura de agosto. Dado que este es el informe de empleo final antes de las elecciones de noviembre, puede marcar la pauta para las próximas semanas.

Tipo de cambio del GBP/USD se mantiene en amplio rango

Un mercado en rango típico está en desarrollo en el GBP/USD con soporte alrededor de 1.2650 y resistencia alrededor de 1.3000. Si la incertidumbre del Brexit disminuye la atracción de los inversores hacia la libra esterlina en esta semana, los precios pueden volver a caer hacia 1,2750. Alternativamente, una ruptura por encima de 1.3000 podría abrir las puertas hacia los niveles 1.3100 y 1.3200, respectivamente.

El oro se estabiliza arriba de $1900

El oro concluyó la semana ligeramente al alza conforme la aversión al riesgo se apodera de los mercados. Hoy lunes el precio del XAU/USD se encuentra alrededor de $1910. Si $1900 resultara ser un soporte poco confiable, el siguiente nivel clave de interés se encontrará alrededor de $1865.