Trading con Indices Bursátiles

Hemos visto como los índices bursátiles constituyen básicamente un registro estadístico completo que busca reflejar las variaciones en cuanto al valor o rentabilidad promedio de las acciones que los componen. De esta manera, por ejemplo, el índice S&P 500 constituye una muestra clara del comportamiento de las acciones de las 500 empresas más grandes de los Estados Unidos.

Esta característica de los índices de agrupar en un solo valor decenas y hasta centenas de acciones de los mercados financieros más importantes del mundo las ha convertido en un instrumento de inversión bastante atractivo para los inversionistas.

Para el inversor promedio, una de las mayores ventajas de operar con índices es la relativa sencillez de supervisar y llegar a comprender las variaciones en los precios, ya que las acciones que cotizan en los diversos índices comúnmente son objeto de seguimiento y análisis en los más importantes boletines de novedades financieras. Así mismo, las fluctuaciones en el precio de las acciones se reflejan de manera proporcional en el índice, de tal forma que el precio de este, constituye un fiel reflejo de todo el grupo de las acciones que lo componen.

Actualmente, el comercio con índices bursátiles se realiza a través de diversos derivados financieros entre los cuales podemos destacar los siguientes:

  • Futuros.
  • Opciones Financieras.
  • Contratos Por Diferencia.

Futuros sobre índices bursátiles

Un contrato de Futuros sobre un activo subyacente como un índice bursátil le ofrece dos ventajas al inversor:

  • Ofrecen la posibilidad de poner únicamente una fracción del capital invertido (la garantía del contrato), gracias al principio de apalancamiento que permite multiplicar las ganancias que otro tipo de inversión más tradicional podría producir. No obstante, el apalancamiento también puede multiplicar las pérdidas del inversor por lo cual debe ser manejado con cuidado.
  • Los Futuros pueden ser negociados sin tener el activo subyacente con base en el cual se efectúa la operación (en este caso el índice bursátil). Esto significa que el inversor puede obtener ganancias posicionándose en cualquiera de los dos lados del mercado, es decir con una posición alcista (compra) o una posición bajista (venta), lo que le permite aprovechar cualquier tendencia.

Actualmente, los Futuros son utilizados por fondos de inversión, Hedge Funds y traders profesionales para invertir de forma indirecta en diversos instrumentos financieros como los índices, con el fin de aprovechar los movimientos alcistas y bajistas del mercado empleando diversas estrategias de trading.

Para entender como se opera con contratos de Futuros en índices bursátiles podemos tomar como ejemplo el IBEX-35. Supongamos que queremos aprovechar una posible alza en este índice de 11200 puntos a 11850 puntos. En este caso, compramos un contrato de Futuros a 11200 puntos, lo que significa que abrimos una posición long en un un Futuro. Si el mercado se mueve a nuestro favor (al alza), cada punto de subida nos proporciona una ganancia de 10 euros (o la moneda con que estemos negociando nuestro contrato). Si el índice continúa subiendo y llega a los 11850 puntos, en donde cerramos la posición para tomar las ganancias, el resultado obtenido sería el siguiente:

 (11850 puntos-11200 puntos) x $10/punto = 650 puntos x $10/punto = $6500 menos las comisiones que cobra el broker.

Opciones sobre índices bursátiles

Las opciones sobre indices bursátiles son aquellas opciones cuyo activo subyacente es un índice formado por un conjunto de acciones o valores que constituyen una cartera de activos que se agrupan de forma determinada (índice). En este caso, una de las mayores ventajas para el inversor es que puede diversificar sus inversiones sin tener que realizar varias operaciones con instrumentos distintos por separado.  Dado que son muchos los tipos de opciones que existen actualmente, no vamos a entrar en detalles sobre los mismos en este  artículo. Sin embargo, si está interesado en entender el concepto de opciones financieras basadas en índices o en cualquier otro activo subyacente puede consultar el siguiente enlace:

Por esta razón, las operaciones con opciones con base en índices bursátiles son bastante populares entre los inversores actuales, ya que les proporcionan la misma diversificación que obtendrían invirtiendo en varias acciones por separado, lo cual indudablemente les ocasionaría más costos.

Un tipo de opción con base en índices que se ha vuelto muy popular entre los especuladores es el de las opciones binarias, debido a que no requieren una inversión muy elevada y cuentan con una mecánica de operación muy sencilla. Los brokers que ofrecen este instrumento por lo general permiten operar con opciones basadas en los principales índices como el S&P 500 , el Dow Jones o el NASDAQ por ejemplo.

Para entender mejor el concepto podemos emplear un ejemplo con opciones binarias ya que este tipo de opción es bastante sencillo en comparación con otros, sobre todo para inversores con poca experiencia en el mercado.

Supongamos que después de analizar el mercado hemos llegado a la conclusión de que el índice FTSE 100 va a subir en las próximas horas por lo cual decidimos comprar una opción call (una opción para comprar el activo subyacente al finalizar el periodo de vencimiento del contrato) de $500 la cual vencerá en un periodo de 1 hora con un rendimiento esperado de 75%. En este caso se trata claramente de una opción binaria, las cuales suelen tener esos periodos de vencimiento tan cortos.

Supongamos ahora que después de haber adquirido la opción, el FTSE 100 continuó subiendo y al termino de 1 hora, está finalizó In the money (esta expresión indica que se acertó en el pronóstico sobre el mercado), lo cual significa que terminamos obteniendo una ganancia del 75% con base en nuestra inversión inicial, lo que equivaldría a $375. Con esto, nuestro capital ascendería a $875 gracias a esa operación.

CFDs sobre índices bursátiles

El trading con CFD basados en índices bursátiles proporciona una manera de especular con respecto al comportamiento general del mercado de valores en vez de hacerlo con acciones individuales. Esto permite diversificar el riesgo y la mayoría de los factores que afectan a las compañías individuales son sacadas fuera de la ecuación. Si un trader cree que el indice FTSE 100 del Reino Unido va a subir por ejemplo, existe un CFD que le permitirá obtener ganancias cuando esto ocurra.

Hoy en día, hay CFD disponibles para cubrir todos los índices bursátiles clave alrededor del mundo, lo que permite que un trader en cualquier país pueda participar en los principales mercados mundiales. Además del mercado estadounidense y británico, los CFD también cubren el mercado europeo en general, el mercado australiano, el mercado asiático y muchos otros más.

La mayoría de los traders que operan a corto plazo, parecen preferir concentrarse en los principales índices como el Dow Jones, el S&P y el FTSE ya que estos responden mejor al análisis técnico y la acción del precio Otros índices populares son el CAC-40 de Francia, el DAX de Alemania y el Nikkei 225 de Japón.

Los CFD basados en índices tratan de reflejar el mejor estimado del precio actual del mercado por lo que las cotizaciones son tomadas de los correspondientes contratos de Futuros con un pequeño ajuste del valor. Este ajuste es necesario debido a que el costo financiero para CFD abierto-cerrado es cargado separadamente cada noche, mientras que el precio de los Futuros refleja el costo remanente de la financiación en la fecha de expiración del contrato.

Existen varias ventajas en operar CFD basados en índices, particularmente si se toma en cuenta el hecho de que es prácticamente imposible para muchos encontrar el tiempo necesarios para analizar compañías individuales en diversos mercados alrededor del mundo. De esta manera, si pensamos que el índice Nikkei de Japón luce prometedor, al abrir una posición con CFD en este índice estamos aprovechando el potencial de todo este mercado sin tener que preocuparnos por sus diversos componentes (las compañías). Una ventaja de los CFD basados en índices en comparación con los CFD basados en acciones, es que los índices bursátiles no pueden caer sin parar hasta cero. Esto es debido a que estos son la representación de las más importantes acciones de una bolsa de valores, y es muy poco probable que estas caigan de súbito y lleguen a valer cero. Además, la mayoría de los índices pueden ser operados las 24 horas del día, por lo cual son menos propensos a sufrir grandes gaps (brechas) como si ocurre con las acciones individuales.

En la mayoría de los casos, los brokers exigen un margen del 1 al 3% en las operaciones de CFD basados en índices. Claro está que el trader requiere de fondos adicionales para cubrir las pérdidas en casos de producirse. Un margen del 1% significa que si un trader tiene $1000 en su cuenta, puede operar con CFD basados en índices por un monto de hasta $100 000. El valor por punto para el CFD es medido en la moneda local, como es el caso del dólar estadounidense en NASDAQ.

Cada contrato es equivalente a una exposición de una unidad de la divisa base por cada punto del indice. El tamaño mínimo de transacción es de 1 CFD, que en el caso de un índice como el FTSE 100 es equivalente a una libra esterlina por cada punto del índice. Esto quiere decir que si abrimos un posición long de1 CFD en el FTSE 100 teniendo este un valor de 5500 puntos, es equivalente a poner 5500 libras esterlinas. Tipicamente, el trader no debe pagar una comisión por operar con CFD basados en índices, sin embargo por lo general los brokers cargan 1-2 puntos al spread.

 


 

Contenido Relacionado

Deje su comentario