El artículo que se presenta a continuación deriva de otro acerca de las políticas del FED relacionadas con la inflación  (The Man Who Said No to Easy Money, Time online).  Para los que tienen dominio del idioma inglés recomiendo su lectura ya que es bastante interesante.

En los Estados Unidos los precios que se elevan con mayor rapidez no son tomados en cuenta en la tasa de interés básica ya que la comida y el petróleo se consideran demasiado volátiles como para producir un valor confiable. Pero solo porque estos costos no son incluidos en la tasa de inflación, esto no significa que las personas no deban pagar por ellos. De hecho, el 60% de los hogares más pobres de ese país gastan un 12% de sus ingresos solo en energía, en comparación con el 3% que gasta el 10% más rico.

Este extracto traducido del artículo mencionado al inicio fue seleccionado debido a que apunta a un problema que los traders e inversores necesitan mirar de cerca. No es solo la inflación por si misma la que constituye un problema potencial, es también como está puede "difundirse" y afectar la recuperación económica que por el momento está bastante frágil.

En las recuperaciones económicas "normales",  todos los estratos económicos se fortalecen -superior, medio e inferior – con lo cual algo de la inflación es absorbida. Funciona de esta manera debido a que el desempleo en una recesión "normal" no es tan severo e interminable como es hasta ahora. En una recesión grande, un amplio porcentaje de los desempleados son de la clase media y baja, lo que significa que la recuperación económica depende en gran medida que estas personas encuentren trabajo y gasten dinero. Ciertamente las estadísticas incluidas en el extracto anterior nos cuentan una historia interesante y debemos mirarlas en el contexto que merecen – el efecto sobre la frágil recuperación económica.

Hoy en día, las estadísticas sobre confianza del consumidor han mostrado resultados más allá de las expectativas, lo que es bueno. Esto significa que por el momento, las personas no se muestran tan preocupadas sobre la inflación. También puede ser que estemos acostumbrados a los altos precios en la comida y los combustibles. Sin embargo hay que esperar a ver como se sentirán las personas de aquí a varios meses con la situación cada vez más complicada en el Medio Oriente que sigue presionando los precios del petróleo al alza y con la FED que no ha comenzado a reducir la liquidez en la economía. Con toda seguridad, los precios de los alimentos y la gasolina serán aún mayores a los que tenemos actualmente y debido a que estos costos impactan directa y desproporcionadamente a las clases media y baja más que a la clase alta, podríamos observar una desaceleración económica mayor de lo normal, ya que ahora Estados Unidos depende del gasto de sus consumidores para seguir impulsando su recuperación económica.

Las cosas pueden cambiar en el corto plazo. La cuestión es de que manera va a venir ese cambio y en que va a consistir. ¿Podrá la economía pasar la crísis en el Medio Oriente sin que se produzcan grandes alzas en el petróleo o vamos a enfrentar las mismas condiciones debilitantes que se vieron en la primera mitad del 2008 cuando el petróleo subió hasta niveles históricos?
Es importante poner atención. Todos los problemas potenciales antes mencionados están confluyendo junto con otros que también pueden convertirse en una bomba de tiempo, es decir el deficit y la deuda de Estados Unidos que parecen incrementarse antes que disminuir. Por lo tanto, debemos estar preparados y listos para movernos con rapidez.


 

-Ver más artículos