/, Derivados Financieros, Instrumentos De Inversión/Tipos de Contratos Por Diferencia (CFD)
 

Tipos de Contratos Por Diferencia (CFD)

En este artículo vamos a explicar cuáles son los principales tipos de Contratos Por Diferencia de acuerdo al mercado que utilizan como activo subyacente.

Tipos de contratos por diferencia: Mercados de los CFD

Los siguientes ejemplos muestran diversas maneras en que los CFD pueden emplearse para operar en los mercados al ser uno de los más recientes instrumentos financieros inventados. Es tal la versatilidad de este productor financiero que algunos inversores consideran que prácticamente no necesitan de ningún otro en sus operaciones gracias a la amplia variedad de opciones que ofrece.

¿Que mercados permiten cubrir los CFD?

Los Contratos Por Diferencia pueden utilizarse para operar con una gran variedad de instrumentos financieros, dependiendo del acceso que ofrezca el broker de CFD a la gama de mercados financieros disponibles para operar que está en expansión constante y a las cotizaciones actualizadas de estos mercados subyacentes. De esta manera, en la actualidad los principales tipos de mercados o instrumentos para operar con CFD incluyen los siguientes:

  • Forex (Mercado de divisas).
  • Acciones de los principales mercados de valores en Estados Unidos, Asia, Reino Unido y Europa.
  • Indices bursátiles como el Dow Jones, NASDAQ, FTSE, Nikkei, DAX, CAC, etc.
  • Materias primas:
    • Metales como el oro, plata, platino, etc.
    • Recursos energéticos como el petróleo y gas natural.
    • Recursos agrícolas como granos, carne, algodón, soya y otros similares.
  • Sectores industriales como bancos, petróleo y gas, compañías tecnológicas, etc.

CFD basados en materias primas

Para muchos inversores, el término materia prima o commodity está estrechamente relacionado con el mercado de Futuros ya que tradicionalmente este derivado se utiliza para especular con este tipo de instrumentos. Sin embargo, el operar con materias primas por medio de CFD presenta ciertas ventajas para el especulador. Muchos CFD basados en materias primas emplean el mercado de Futuros como el subyacente en lugar de emplear la materia prima en sí. Esto significa que hay una fecha de vencimiento asociada con el subyacente la cual puede ser manejada por el broker de dos maneras: en primer lugar puede  extender el periodo del contrato del subyacente al mes siguiente (rollover), o puede liquidar en efectivo el contrato existente y ofrecerle al cliente la posibilidad de abrir otro nuevo el mes siguiente como sustituto.

A diferencia de los Futuros, con los CFD el trader no tiene posibilidad de recibir físicamente la materia prima subyacente ya que el contrato siempre es liquidado en efectivo. Además, en el caso de los CFD se requiere menos dinero para abrir una posición ya que los porcentajes de margen usualmente son menores que en los Futuros y el trader no tiene que tomar el tamaño de lote estándar de los contratos de Futuros. Por último, usualmente al inversor no se le cargan comisiones (esto depende del broker claro está) ya que en la mayoría de los casos el broker obtiene su ganancia con el spread entre el precio bid y el precio ask.

CFD basados en oro

Dado el creciente interés en el oro como instrumento de inversión debido a la crisis financiera actual, los CFD basados en oro le brindan al trader una forma de especular con el precio de este metal en lugar de tener que invertir directamente en minería y exploración. Dependiendo del broker, el inversor puede escoger entre operar con CFD basados en el precio spot del oro o CFD basados en el precio de los Futuros de este metal. El tamaño estándar de un contrato de CFD en oro puede ser de 10 onzas o 100 onzas y el margen puede ser de tan solo el 3% del valor total de la transacción e incluso menos.

La única desventaja de operar con CFD de oro comparado con la compra y posesión de oro físico es que en el primer caso el inversor debe pagar un interés diario (aunque este interés no es demasiado elevado), por lo cual el trader debe medir adecuadamente el momento para invertir su dinero en CFD basados en oro de tal modo que coincida con un movimiento en el mercado que puede brindarle ganancias. No obstante, con los CFD el inversor no debe lidiar con ningún tipo de inconveniente relacionado con la seguridad o almacenamiento del producto.

CFD basados en petróleo

El petróleo es sin lugar a dudas uno de los favoritos de inversores y especuladores. La volatilidad de los mercados de petróleo ofrece múltiples oportunidades para el inversor activo para obtener ganancias. Los precios no solo varían por la oferta y la demanda causadas por la escasez o exceso de oferta percibidas, sino que también fluctúan de forma estacional.

En este caso, el trader puede operar con CFD basados en petróleo que es transaccionado en el mercado de Nueva York (NYMEX) o con CFD basados en petróleo crudo Brent el cual es comercializado en el Intercontinental Exchange (ICE). Usualmente estos CFD se basan en 100 barriles de petróleo y la tasa  de margen para este tipo de materia prima suele ser del 3% aunque esto puede variar dependiendo del broker.

Como ejemplo, supongamos que queremos abrir una posición long con base en el US Oil y el broker nos ofrece las siguientes cotizaciones: $78.25-$78.50. Si compramos cinco CFD de petróleo crudo con un margen del 3%, esto significa que para abrir la posición tendríamos que invertir $1177.50 (tomando el precio más alto de $78.50) de nuestro capital lo que nos permitiría controlar una posición de $39250 en petróleo. Durante el transcurso del día, el petróleo subió de precio y llegó a cotizarse a $80.75-$81.00. En este punto, decidimos cerrar la posición a $80.75 para tomar las ganancias para un valor total de la posición de $40375. Con esto, obtendríamos una ganancia de $1125 con esta operación.

plus500

CFD basados en Gas natural

La mayoría de las personas piensan en petróleo cuando consideran especular en el sector energético, pero el gas natural suele ser menos volátil y más predecible. La mayoría de los brokers que operan con este derivado ofrecen Contratos Por Diferencia basados en gas natural que se comercia tanto en los mercados de Estados Unidos como el Reino Unido. Los CFD de gas natural por lo general utilizan el mercado de Futuros como subyacente a diferencia del petróleo.

Como se indicó anteriormente, el utilizar CFD para operar en el mercado de Futuros permite que el trader no esté restringido a los tamaños grandes de lotes exigidos por las operaciones con Futuros y además las tasas de margenes requeridas suelen ser menores por lo cual resultan más adecuadas para el inversor. Estas dos situaciones hacen que el trading con CFD basados en gas sea mucho más accesible en comparación con el trading con contratos de Futuros de la misma materia prima.

CFD basados en sectores

Los CFD permiten obtener ganancias con cualquier sector económico o industrial que esté en crecimiento, sin importar en que región geográfica del planeta se encuentra. La posibilidad de realizar operaciones en corto (de venta) que brindan los CFD también permite obtener beneficios con un sector económico que está en declive.

Con los CFD de sectores el inversor efectúa una evaluación global de la economía, lo que le permite escoger una industria o sector como el tecnológico, energético o de salud que esté mostrando un crecimiento sólido o un fuerte declive y que por lo tanto ofrezca una buena oportunidad para operar con este tipo de derivados. Esto le permite al trader ahorrar tiempo y esfuerzo en el análisis de activos financieros individuales (acciones, materias primas, pares de divisas, etc), ya que solo tiene que estudiar el panorama económico general para seleccionar las áreas que muestran el mayor potencial para generar ganancias en operaciones con CFD. Además, con los CFD de sectores el inversor obtiene diversificación automática, lo que reduce la volatilidad en comparación con activos individuales.

El único aspecto de cuidado al operar con estos CFD es que por lo general tienen un mayor spread si se comparan con otros tipos de CFD más tradicionales, como los basados en acciones por ejemplo. Si un trader considera un sector que es dominado por una o dos compañías grandes, puede resultar más barato operar con CFD basados en esas acciones individuales en lugar de invertir en CFD de sectores.

CFD basados en la inflación

En la actualidad los traders que operan con CFD tienen la oportunidad de operar y ganar dinero con CFD basados en la inflación del Reino Unido y de Europa. En la mayoría de los casos, los brokers que ofrecen este tipo de CFD a sus clientes permiten especular con base en los datos del indicador económico Consumer Price Index o CPI del Reino Unido(El CPI es usado comúnmente como una medida de la inflación del país, sobre todo el porcentaje de cambio anual) y la tasa de inflación de Europa dada por el Eurozone Harmonized Indices of Consumer Prices (HICP). Hasta hace un par de años prácticamente solo unos cuantos brokers ofrecían CFD basados en la inflación, pero ahora es común ver estos CFD en gran cantidad de brokers. Por eso en un inicio la liquidez para este instrumento era baja, aunque esto ha cambiado.

En este caso, el spread suele ser de alrededor de 0.1 mientras que el requerimiento de margen es del 5% aunque esto por supuesto que depende en gran medida del broker. Como todo CFD, el trader tiene la libertad de abrir posiciones long o short. Con respecto a la inflación del Reino Unido, estos CFD se pagan con base en los datos publicados inicialmente del CPI y se hace caso omiso de las revisiones posteriores.

Si un inversor está preocupado por la devaluación de su cartera de inversión debido al rápido incremento en la inflación, puede usar estos CFD como cobertura para evitar fuertes pérdidas.

CFD basados en emisiones de carbono

Una idea reciente para inversión la cual es al mismo tiempo volátil y política, consiste básicamente en un CFD que utiliza como subyacente contratos de Futuros basados en valores de emisión de carbono. Actualmente los programas de contaminación por carbono le permiten a sus miembros emitir una cierta cantidad de dióxido de carbono por la cual obtienen un permiso. Si estos miembros reducen sus emisiones y por lo tanto mejoran su desempeño en esta área, tienen la posibilidad de vender su exceso a otros que lo necesiten.

El precio de las emisiones de carbono ha variado de 7 a 38 euros por tonelada durante los últimos años con un valor de alrededor de 7 euros a mediados del 2012. Incidentalmente, el costo actual de eliminar una tonelada de dióxido de carbono es de 50 a 100 euros por tonelada.

Por lo tanto, con este escenario, varios brokers han lanzado en los últimos años productos de CFD basados en Futuros de emisiones de carbono. En la mayoría de los casos, el tamaño mínimo del contrato es de 25 toneladas de dióxido de carbono con un requerimiento de margen del 10%, lo que hace que constituya una operación bastante razonable aunque algo difícil de predecir.

 

Guía sobre Contratos Por Diferencia


 

Deje su comentario