La escasez de la volatilidad del mercado de divisas en el 2014 que bajó a mínimos históricos el pasado verano parece haber quedado en la historia. En pocas palabras, hay demasiadas variables económicas y geopolíticas que estallaron durante la segunda mitad del año que terminaron por encender el mercado de divisas, y todo parece indicar que estos factores también afectarán con fuerza el 2015.

La decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos a cerrar el suministro de liquidez en octubre pasado, y las señales que brinda al mercado de que se está preparando para embarcarse en la normalización de la política monetaria el próximo año, es uno de los tres principales motores de la volatilidad del mercado.

Lo mismo sucede con el Banco de Inglaterra (BoE) que está preparado para elevas sus tasas de interés después de que lo haga la Reserva Federal. Una elevada volatilidad del mercado sostenible requiere que el grupo de los siete principales bancos centrales establezcan una divergencia en cuanto a las tasas de interés. Todo parece indicar que estamos en ese camino a la luz de la mencionada Reserva Federal y del Banco de Inglaterra, así como el Banco Central Europeo si se embarca por completo en la flexibilización cuantitativa en caso de que Alemania pueda ser convencida. Por su parte, el Banco de Japón (BoJ) seguirá imprimiendo yenes como medida para tratar de mejorar su economía débil.

Las amarras del mercado Forex se han aflojado

Gráfico del EUR/USD

Gráfico del EUR/USD

Tensiones geopolíticas y la incertidumbre que rodea el crecimiento económico mundial también están causando grandes saltos en los mercados conforme los inversores y operadores evalúan el riesgo intradía intermitente y se enfocan en estrategias de negociación que reducen el nivel de riesgo en la medida de lo posible. Esto hace poco para ayudar a los bancos centrales a reducir la posibilidad de una fuerte caída de los precios de los activos que a su vez podría descarrilar sus esfuerzos para fomentar el crecimiento. Pero estos son dos factores predominantes que persistirán a lo largo del 2015.

Sin embargo, los funcionarios de los bancos centrales tienen la oportunidad de ajustar sus respectivas políticas siempre que estas sean flexibles y se comuniquen con claridad a los mercados. Habrá errores de política monetaria en el camino y una cierta cantidad de mentalidad de pánico de rebaño impulsada por la incertidumbre entre los inversores que puede ocasionar fuertes caídas en los mercados. Sin embargo, podemos esperar que los responsables políticos de todo el mundo permanezcan en guardia y listos para calmar a los inversionistas nerviosos cuando aparezcan condiciones de tormenta en los mercados. Para que no olvidemos, en una era de mercados monetarios intervencionistas, será fundamental para la volatilidad cuando un banco central intente salir del entorno de tasas de interés bajas.

Durante los últimos dos años, el mercado de divisas ha estado amarrado por las políticas monetarias de bajas tasas de interés de los bancos centrales. Aparte del Reino Unido y de Estados Unidos, si el crecimiento mundial sigue siendo tenue en el mejor de los casos, la política de la mayoría de los bancos centrales de mantener bajos los tipos de interés por más tiempo probablemente continuará. La divergencia en las tasas de interés aún se producirá en tanto que los Estados Unidos y el Reino Unido no se aparten de sus cursos percibidos.

Preocupaciones con respecto a los mercados emergentes

El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico han recortado las previsiones de crecimiento para 2014 y 2015. Aquí la divergencia entre la recuperación de las economías es cristalina. El factor crítico que está impactando tanto las economías en desarrollo como las desarrollados es China. La nueva mayor economía del mundo y sus acciones tendrá un gran peso en todas las clases de activos. Los mercados emergentes, sin duda, sentirán el efecto en sus economías. De hecho, estos países ya están siendo afectados por la disminución de la inversión extranjera directa debido a los acontecimientos geopolíticos que se desarrollan, y que apagan el apetito de los inversores por las inversiones más arriesgadas.

Principales acontecimientos geopolíticos que hay que vigilar

Desde una perspectiva geopolítica, la elección federal general en el Reino Unido el 7 de mayo de 2015, es uno de los más relevantes en lo que respecta a la volatilidad del mercado. Se ha dicho que el resultado de esta votación será el más disputado de las islas británicas desde que el Reino Unido surgió de las cenizas de la Segunda Guerra Mundial. Si el Partido por la Independencia del Reino Unido trastorna la política de Gran Bretaña, y todo parece indicar que está aparentemente a punto de hacerlo, la probabilidad de la retirada del Reino Unido de la Unión Europea se convierte en una posibilidad real. Canadá, también, tiene previsto celebrar su elección federal en la segunda mitad del 2015, seguido por los Estados Unidos en el 2016, pero se espera ampliamente que el status quo prevalecerá en ambos países.

Más allá de esos tres países, los disturbios en curso en Ucrania cortesía de Rusia y el colapso de la economía de este último, el resultado incierto del conflicto en Medio Oriente de Occidente con el Estado Islámico (alias ISIS), y el potencial de consecuencias políticas negativas en Rusia y el Medio Oriente como resultado de la caída de los precios del petróleo mantendrá a los mercados al borde.

¿Que pasará con los commodities en el 2015?

GOLDUSD-semanal

Gráfico semanal del oro (XAU/USD)

 

El crecimiento económico mundial limitado ha reducido la demanda de todas las materias primas. Los precios de los metales básicos y preciosos han retrocedido conforme la oferta ha sobrepasado la demanda, lo que a su vez ha castigado las monedas y economías sensibles a los vaivenes de las materias primas.

Sin duda alguna, lo que ha acaparado la mayor parte de los titulares en los últimos tiempos ha sido la dramática caída en el precio del petróleo en la segunda mitad del 2014. Los precios del petróleo han llegado a mínimos no vistos desde el 2009, lo que ha ocurrido en gran medida por una desaceleración de la economía china. Aún está por verse si las limitaciones en el suministro de petróleo de Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) harán subir el precio de nuevo, sobre todo después de que los Estados Unidos aumentó su producción de petróleo de esquisto gracias a los avances tecnológicos en la extracción.

Pero las preguntas que surgen sobre la duración del auge del petróleo de esquisto en Estados Unidos siguen sin respuesta. Después de todo, para los productores de petróleo de esquisto, el costo de fracking (el proceso utilizado para extraer petróleo o gas atrapado en la roca subterránea) es más caro que la perforación convencional. Por otra parte, los buenos tiempos para los productores de petróleo de esquisto no pueden durar. Se ha dicho que a finales de esta década, la producción de petróleo de esquisto en los Estados Unidos podría estancarse conforme esta fuente comience a agotarse.