La semana pasada, el mercado de divisas fue dictado por las reuniones de política monetaria de algunos bancos centrales clave.

El dólar terminó la semana con un comportamiento mixto contra sus principales pares, después de que la Reserva Federal (Fed) en su última reunión de política monetaria mantuviera su pronóstico de solo tres alzas en las tasas de interés en 2018, ya que continúa esperando que la inflación permanezca por debajo de su objetivo en el futuro inmediato. La Reserva Federal votó 7-2 para elevar la tasa de interés de referencia en 25 puntos básicos a un rango de 1.25% a 1.50% y elevó sus expectativas de crecimiento económico en 2018, esperando que la economía de Estados Unidos se acelere en 2.5%.

En el frente económico, los precios al consumidor mensuales en los Estados Unidos aumentaron como se esperaba en noviembre, mientras que las ventas al por menor anticipadas crecieron por encima de las expectativas del mercado en el mismo mes. Por otra parte, el número de nuevas solicitudes de desempleo en Estados Unidos disminuyó inesperadamente a su nivel más bajo desde mediados de octubre en la semana que finalizó el 9 de diciembre. Además, la actividad en el sector manufacturero de la nación se aceleró a su ritmo más rápido en once meses en diciembre, mientras que el crecimiento del sector servicios inesperadamente disminuyó en el mismo mes, alcanzando su nivel más bajo en más de un año.

El Euro cerró la semana con una posición más débil frente al USD, luego de que el Banco Central Europeo (BCE) presentara un pronóstico de inflación lento en los próximos tres años y reiteró su compromiso de seguir canalizando dinero en la UE todo el tiempo que sea necesario. El BCE optó por mantener la tasa de interés sin cambios en 0.00%, pero admitió que la inflación permanecerá por debajo de su objetivo hasta 2020. Además, el banco central elevó las previsiones de crecimiento de la zona euro a 2.4% para 2017 y 2.3% para 2018, y aumentó su confianza debido al fuerte impulso en el año actual. La perspectiva de inflación se elevó a 1.4% para el próximo año.

La libra esterlina terminó la semana en territorio negativo frente al USD, después de que los líderes de la Unión Europea (UE) acordaron pasar a la segunda fase de las negociaciones Brexit, pero advirtieron que la segunda fase será significativamente más dura que la primera. Mientras tanto, el Banco de Inglaterra (BoE), votó por unanimidad por mantener la tasa de interés de referencia en 0,50% y su programa de compra de activos en £435,000 millones. En las minutas que acompañan la decisión, los legisladores declararon que el crecimiento en el cuarto trimestre de este año «podría ser levemente menor» que en el trimestre anterior, a la vez que se estima que la inflación se acercará a su pico y retrocederá el próximo año hacia el objetivo de 2.0. En las negociaciones del Brexit, el banco central declaró que el avance en las negociaciones Brexit había reducido el riesgo de un Brexit desordenado.

EUR/USD

La semana pasada, el EUR bajó 0.2% frente al USD y cerró en 1.1749, después de que el BCE se mantuvo con su promesa de mantener su política monetaria sin mayores cambios todo el tiempo que sea necesario, a pesar de elevar su pronóstico de crecimiento económico. El BCE, como se esperaba ampliamente, mantuvo la tasa de interés sin cambios en 0.00%.

En materia de noticias económicas, el PMI de fabricación Markit de la zona euro subió inesperadamente en diciembre, mientras que el PMI de servicios preliminar aumentó sorprendentemente en el mismo mes. Además, la producción industrial ajustada estacionalmente de la región se recuperó inesperadamente en una base mensual en octubre. Por otro lado, el índice de sentimiento económico ZEW de la región disminuyó en diciembre, mientras que el superávit comercial ajustado estacionalmente se redujo drásticamente en octubre. Además, el PMI manufacturero Markit de Alemania aumentó sorprendentemente en diciembre, mientras que el PMI de servicios subió más de lo esperado en el mismo mes.

Durante la semana anterior, el par alcanzó un máximo de 1.1863 y un mínimo de 1.1718. Se espera que el par alcance su primer soporte en 1.1694 y el segundo soporte en 1.1633, mientras que la primera resistencia se espera en 1.1839 y la segunda resistencia en 1.1923. Esta semana, los inversores se centrarán en el índice de precios al consumidor final (IPC) y los datos de confianza del consumidor de la zona euro. Además, los índices de clima de negocios y expectativas Ifo de Alemania, así como el índice de confianza del consumidor GfK, serán seguidos de cerca por los operadores.

GBP/USD

La semana pasada, el GBP bajó un 0.52% frente al USD y cerró en 1.3320, después de que el Banco de Inglaterra prometió que las tasas de interés probablemente suban solo gradualmente. El banco central mantuvo estable la tasa de interés de referencia en 0.50%.

Los datos macroeconómicos revelaron que el IPC del Reino Unido subió más de lo esperado en un 3,1% anual en noviembre, mientras que las ventas al por menor subieron por encima del consenso del mercado a nivel mensual en el mismo mes. Además, las ganancias promedio de la nación excluyendo los bonos subieron más de lo esperado en el período de agosto a octubre. Sin embargo, la tasa de desempleo de la OIT para la nación se mantuvo de manera inesperada sin cambios en un mínimo de 42 años del 4.3% en el mismo período.

Durante la semana anterior, el par alcanzó un máximo de 1.3466 y un mínimo de 1.3302. Si el GBP/USD continúa bajando, el primer nivel de soporte que encontrará está en 1.3265, seguido de 1.3201, mientras que si el par comienza a subir, el primer nivel de resistencia que encontrará está en 1.3429, seguido de 1.3529. En estos días, los operadores vigilarán de cerca las cifras finales del PIB del Reino Unido para el tercer trimestre, el índice de confianza del consumidor GfK y los datos del endeudamiento neto del sector público, que serán publicados esta semana.

USD/JPY

Durante la semana anterior, el USD bajó un 0,78% frente al JPY y terminó en 112,60. El yen japonés ganó terreno frente al USD, luego de que el PMI manufacturero Nikkei preliminar de Japón registrara un fuerte aumento en diciembre. Además, el índice manufacturero Tankan de la nación creció más de lo esperado en el cuarto trimestre del 2017, mientras que el índice no manufacturero se mantuvo estable en el mismo período.

Además, el índice Tankan de perspectiva económica de las grandes compañías manufactureras se mantuvo inesperadamente estable en el cuatro trimestre del 2017, mientras que el índice de perspectiva económica del sector manufacturero subió menos de lo esperado en el mismo trimestre.

Otros datos indicaron que la producción industrial final de Japón aumentó mensualmente en octubre, lo que confirma el resultado preliminar. Además, otros indicadores del sector industrial del país también mostraron un repunte por encima de las expectativas del mercado en octubre. Sin embargo, el índice de encuestas empresariales (BSI) de las grandes industrias manufactureras avanzó menos de lo esperado a nivel trimestral en el cuarto trimestre del 2017.

El USD alcanzó un máximo de 113.75 y un mínimo de 112.03 frente al JPY en la semana anterior. En esta semana, si el USD/JPY se mueve a la baja, el primer nivel de soporte que podría alcanzar esta en 111.82, seguido por 111.06, mientras que en caso de un comportamiento alcista, el primer nivel de resistencia se encuentra en 113.54, seguido de 114.50. De cara al futuro, los participantes del mercado esperarían con interés la decisión sobre tasas de interés del Banco de Japón acompañada con el lanzamiento de todos los índices de actividad del sector industrial del país y los datos de la balanza comercial de Japón, todo lo cual será publicado esta semana.

Petróleo crudo

La semana pasada, el petróleo crudo se debilitó 0.1% para cerrar a USD57.30 por barril, después de que la Administración de Información de Energía (EIA), en su informe mensual, redujera su proyección de demanda mundial de crudo y elevara su pronóstico de producción de crudo para 2018. Además, La OPEP, en su informe mensual, predijo que la producción de crudo de Estados Unidos aumentaría más rápido de lo esperado en 2018.

Sin embargo, las pérdidas en los precios del crudo fueron limitadas, en medio de continuas preocupaciones relacionadas con el cierre del sistema Forties Pipeline en el Mar del Norte. Además, la EIA informó que los inventarios de crudo de Estados Unidos cayeron 5.1 millones de barriles a 443.0 millones de barriles en la semana que terminó el 08 de diciembre, mientras que el Instituto Americano del Petróleo (API) indicó que los inventarios de crudo de Estados Unidos cayeron unos 7.4 millones de barriles hasta llegar a un nivel de 444.4 millones de barriles la semana pasada.

El petróleo crudo registró un máximo de USD58.56 por barril y un mínimo de USD56.09 por barril la semana pasada. Se espera que el commodity encuentre su primer soporte en USD56.08 por barril y la primera resistencia en USD58.55 por barril. El segundo soporte se espera en USD54.85 por barril y la segunda resistencia en USD59.79 por barril.