//Temores de una recesión aumentan a medida que la guerra comercial se calienta
 

Temores de una recesión aumentan a medida que la guerra comercial se calienta

Ha sido una primera mitad interesante para los mercados financieros en el 2018. Los fundamentos económicos y la política tomaron el centro del escenario ya que ambos factores sin duda tuvieron una fuerte influencia en los mercados. La Reserva Federal se encuentra en un modo restrictivo ya que el crecimiento y la inflación están mostrando una tendencia creciente, mientras que la guerra comercial entre los Estados Unidos y el resto del mundo, particularmente con China y la Unión Europea, se ha intensificado aún más. Paralelamente a estos eventos, la administración de Estados Unidos brindó un estímulo masivo a una economía que ya está cerca del pleno empleo, lo que llevó a un mayor fortalecimiento del dólar estadounidense.

Mirando el panorama general, el fuerte crecimiento económico en los Estados Unidos, a pesar de las señales de bajo desempeño económico en otros lugares, brindó respaldo a los mercados de valores. Sin embargo, la incertidumbre geopolítica y el proteccionismo siguieron siendo el principal riesgo a la baja. Los analistas creen que estamos en la última etapa del ciclo económico actual, pero aún no hay señales de una recesión. Bajo tales condiciones económicas, los inversores en acciones deberían ser más cautelosos a la hora de invertir. Se necesita un enfoque más selectivo ya que es probable que las valoraciones de las acciones sean puestas a prueba aún más en los próximos meses a medida que la volatilidad se eleve aún más.
Dado que la inflación será un factor clave que impulsará las políticas monetarias en la segunda mitad de 2018, los inversionistas deben estar atentos a los precios del petróleo. La decisión de los miembros de la OPEP y de los productores que no son miembros de la OPEP de aumentar los suministros de crudo en alrededor de un millón de barriles a partir del 1 de julio fue considerada un factor negativo para los precios del petróleo. Sin embargo, el aumento en el suministro por parte de algunos miembros de la OPEP y de países que no pertenecen a la OPEP se verá afectado por un declive de otros productores; hacer los cálculos aquí será complicado para los inversores que tratan de pronosticar los precios del petróleo crudo.

Irán actualmente se enfrenta a la reimposición de las sanciones de Estados Unidos sobre sus exportaciones de petróleo luego de que el gobierno de Trump se retirara del acuerdo nuclear. Venezuela también está en los radares de los inversionistas ya que hay más señales de que su industria petrolera está entrando en una nueva y peligrosa fase. Mientras tanto, el suministro de petróleo de Libia también está en riesgo con el desorden político actual. Estos tres países juntos pueden contribuir a una caída de más de dos millones de barriles por día para fines de 2018, lo que probablemente mantenga los precios del petróleo elevados en la segunda mitad de 2018.

Oro rebota ligeramente debido a toma de beneficios

Ha sido otra semana difícil para el oro en los mercados a pesar de las tensiones comerciales globales que disminuyen el apetito de riesgo.

Un sentido de precaución continúa flotando en el aire en medio de la confusión y la incertidumbre, pero los inversores parecen estar evitando el oro como activo de refugio seguro. La fuerza impulsora detrás de la debilidad del metal amarillo continúa basándose en un dólar cada vez más fuerte. Con el dólar respaldado por las expectativas de mayores tasas de interés en los Estados Unidos este año, un oro con rendimientos nulos está listo para un castigo adicional. Los participantes del mercado pueden aprovechar el rebote técnico actual para bajar los precios.

En cuanto al panorama que nos brinda el análisis técnico, el oro permanece bajista en los gráficos diarios y semanales. La debilidad sostenida por debajo de $1250 podría alentar un descenso hacia $1241.

Los inversores y traders también deberían estar atentos a los rendimientos del Tesoro de Estados Unidos. La brecha entre los rendimientos de los bonos de Estados Unidos a corto y largo plazo cayó a sus niveles más estrechos desde 2007, y a medida que nos acercamos a la posible inversión, la probabilidad de una recesión aumenta.

Petróleo del petróleo apoyado por factores de riesgo geopolíticos

Los precios del petróleo están listos para cerrar estos días con una nota positiva en medio de las interrupciones en el suministro global.

Las interrupciones en el suministro de petróleo crudo en Canadá, Libia y Venezuela han apoyado a los compradores del petróleo, a tal punto que el precio del WTI ha llegado hasta $73.61 en el momento de la escritura de este artículo. Dado que es probable que las tensiones geopolíticas aviven las preocupaciones sobre las interrupciones en el suministro, los precios del petróleo tienen margen para extender las ganancias en el corto plazo.

Desde un punto de vista técnico, el WTI está firmemente alcista en los gráficos diarios.

Un cierre semanal sólido por encima de $73.00 podría impulsar un movimiento alcista adicional hacia $75.00.

Los mercados impulsados ​​por los temores a la guerra comercial

La incertidumbre y la confusión sobre la evolución del comercio mundial han dejado a los inversores con un sentimiento de incertidumbre.

La amenaza de Donald Trump al comienzo de la semana anterior de prohibir a las empresas chinas invertir en empresas de tecnología estadounidenses simplemente provocó aversión al riesgo y agitó a los mercados financieros. Sin embargo, Trump luego suavizó su postura el miércoles, lo que llegó como una bocanada de aire fresco para los mercados. Sin embargo, el asesor económico de la Casa Blanca Larry Kudlow se apresuró a aplastar el optimismo cuando afirmó que el último enfoque de la administración estadounidense hacia China no debería caracterizarse como un retroceso.

Aunque hubo una cumbre económica de la UE y publicaciones de datos económicos clave de los Estados Unidos la semana anterior, los mercados estuvieron claramente más preocupados por la evolución del comercio mundial.

Hablando de Estados Unidos, el crecimiento económico del primer trimestre decepcionó con un resultado del 2.0%, lo que estaba por debajo de las expectativas del mercado del 2.2%. Aunque el dólar se depreció después de la publicación del dato, la perspectiva general sigue siendo firmemente alcista. Con las altas expectativas de mayores alzas en las tasas de interés en los Estados Unidos, los inversores pueden aprovechar la corrección del dólar como una oportunidad para mover los precios al alza.

Si bien es probable que las tensiones comerciales permanezcan en el centro de atención de los mercados esta semana, se prestará mucha atención al informe de empleo de Estados Unidos. Esta será una publicación muy significativa que podría afectar los mercados de valores a nivel mundial, las materias primas y los mercados emergentes. Un resultado positivo de las Nóminas No Agrícolas junto con señales de aceleración en el crecimiento de los salarios puede aumentar las expectativas de que la Reserva Federal eleve las tasas de interés más rápido de lo esperado este año. Alternativamente, un informe de empleo decepcionante podría debilitar al dólar y pesar sobre las expectativas de alza de tasas en Estados Unidos, respaldando en última instancia las monedas de los mercados emergentes, las bolsas de valores y el oro.


 

2018-07-02T16:48:05+00:00By |Categories: ANALISIS DEL MERCADO|Tags: |0 Comments
 

Leave A Comment