///La Guerra Comercial de Donald Trump
 

La Guerra Comercial de Donald Trump

Las guerras comerciales de Donald Trump

Una guerra comercial es cuando una nación impone aranceles o cuotas a las importaciones y los países extranjeros toman represalias con formas similares de proteccionismo comercial. A medida que aumenta, una guerra comercial reduce el comercio internacional.

Una guerra comercial comienza cuando una nación intenta proteger una industria nacional y crear empleos. En el corto plazo, puede funcionar. Pero a la larga, una guerra comercial cuesta trabajo y deprime el crecimiento económico de todos los países involucrados. También desencadena la inflación cuando los aranceles aumentan los precios de los bienes importados.

La guerra comercial desatada por Trump

El 8 de marzo de 2018, el presidente Trump anunció un arancel del 25 por ciento para las importaciones de acero y un arancel del 10 por ciento para el aluminio. Trump dijo: “Las guerras comerciales son buenas y fáciles de ganar”. Pero los mercados no estuvieron de acuerdo. Los mercados bursátiles de todo el mundo se tambalearon por temor a una guerra comercial entre las tres economías más grandes del mundo.

El Congreso de Estados Unidos el único organismo autorizado para imponer aranceles. Pero Trump usó un poder especial otorgado por el Congreso en 1962. Le permite a un presidente frenar las importaciones que amenazan la seguridad nacional. El Departamento de Comercio informó que la dependencia de los metales importados amenaza la capacidad de los Estados Unidos para fabricar armas. El Consejo de Industria Aeroespacial dijo que los aranceles de Trump aumentarían los costos para los militares y los exportadores.

Ocho países han presentado quejas formales ante la Organización Mundial del Comercio. Muchos de estos países, como Canadá, India y la UE, son aliados de Estados Unidos. Dicen que Trump no puede justificar los aranceles sobre la base de la seguridad nacional. Los otros cinco demandantes son México, Noruega, Suiza, China y Rusia.

Estados Unidos es el mayor importador de acero del mundo. Trump cree que las tarifas protegerían a los 147,000 trabajadores en las industrias de acero y aluminio de los Estados Unidos. Pero podrían dañar a los 6,5 millones de trabajadores en las industrias estadounidenses que importan acero. Una guerra comercial aumentará los costos para los usuarios de acero, como los fabricantes de automóviles. Estos fabricantes pasarán esos costos a los consumidores.

La tarifa está vigente contra China, Japón y Rusia. El ministro de Comercio de Japón dijo: “Creo que no hay absolutamente ningún impacto en la seguridad nacional de Estados Unidos debido a las importaciones de acero y aluminio de Japón, que es una nación aliada”.

El 26 de marzo de 2018, Trump eximió a Corea del Sur de la tarifa de acero. Este aliado de Estados Unidos el tercer mayor proveedor extranjero de acero. A cambio, Corea del Sur acordó enmendar el acuerdo comercial bilateral de 2012. Estados Unidos mantendrá su arancel de 25 por ciento en camionetas pickup por 20 años adicionales. Según el acuerdo original, los aranceles habrían expirado en 2021. Corea del Sur acordó duplicar su cuota de importación para los autos de Estados Unidos. Argentina, Australia y Brasil también fueron eximidos. Estados Unidos tiene un superávit comercial con Australia.

Al principio, Trump dijo que Canadá y México estarían exentos hasta que su administración renegociara el Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Canadá es la principal fuente de importaciones de acero de los Estados Unidos y México es el cuarto más grande.

México también impondrá aranceles a las importaciones de los Estados Unidos. Apuntará a industrias en áreas que apoyan a Trump. Estos incluyen acero plano, lámparas y productos de cerdo.

Después de la reunión del G7 del 11 de junio de 2018, el primer ministro canadiense Justin Trudeau dijo que Canadá tomaría represalias con los aranceles.

El jefe de la Cámara de Comercio de Estados Unidos dijo que la guerra comercial de Trump podría costar 2,6 millones de empleos en Estados Unidos. Él incluyó los efectos que podría acarrear que Estados Unidos dejara el NAFTA.

Guerra comercial con la UE

Trump retrasó inicialmente la imposición de aranceles contra la Unión Europea hasta el 1 de junio de 2018. Quería que el aliado de Estados Unidos redujera su arancel del 10 por ciento sobre los autos de Estados Unidos. También pidió a la UE que establezca cuotas para sus exportaciones de acero.

Pero el 31 de mayo de 2018, Trump anunció que impondría tarifas a Canadá, México y la UE. La Asociación de Aluminio de Estados Unidos dijo que la medida perturbará “las cadenas de suministro en las que confían más del 97 por ciento de los trabajos de la industria del aluminio en Estados Unidos”.

El 21 de junio, Alemania propuso que se ponga fin al impuesto del 10 por ciento de la UE sobre las importaciones de automóviles de los Estados Unidios. A cambio, Trump debe olvidarse de imponer un impuesto del 25 por ciento sobre las importaciones de automóviles en Europa. Ya existe una tarifa de 25 por ciento para las importaciones de camiones livianos en Estados Unidos. El 22 de junio, la UE impuso aranceles sobre $3,2 mil millones en productos estadounidenses. Los aranceles apuntaron a importaciones como bourbon, motocicletas y jugo de naranja que afectarán la base política de Trump.

Ambas acciones siguieron a la mejora del acuerdo comercial de la Unión Europea y México del 21 de abril del 2018. Una vez que se firme el acuerdo, se eliminarán los aranceles sobre casi todo el comercio entre las dos zonasa.

El 17 de julio, la UE firmó un acuerdo comercial con Japón. Reduce o elimina los aranceles en casi todos los productos. Es el acuerdo comercial bilateral más grande, que cubre $152 mil millones en bienes. Entrará en vigor en 2019 después de la ratificación.

El 25 de julio de 2018, la UE y los Estados Unidos acordaron postergar las nuevas tarifas, reevaluar las tarifas sobre el acero y el aluminio, y trabajar para aplicar aranceles nulos a los bienes industriales no automotrices. La UE acordó importar más gas natural licuado y soja de Estados Unidos. Eso reduciría su dependencia del gas natural ruso y ayudaría a los agricultores estadounidenses que han perdido el mercado chino debido a la guerra comercial. Pero el precio del gas natural de Rusia es mucho más bajo que el de Estados Unidos, por lo que es poco probable que se hagan cambios importantes allí.

Guerra comercial de Estados Unidos con China

El 22 de enero de 2018, el presidente Trump impuso aranceles y cuotas a los paneles solares y lavadoras chinos importados. China es un líder mundial en la fabricación de equipos solares. La Organización Mundial del Comercio dictaminó que los Estados Unidos no tenían una justificación para la aplicación de la tarifa.

El 8 de marzo de 2018, Trump le pidió a China que desarrollara un plan para reducir el déficit comercial de $375 mil millones con los Estados Unidos en unos $100 mil millones. China está parcialmente de acuerdo con la idea. Parte del plan de reforma económica de China es reducir su dependencia de las exportaciones. Pero advierte que no hay mucho que pueda hacer, ya que el déficit se ve impulsado por la alta demanda de los Estados Unidos de productos chinos de bajo costo.

El 22 de marzo de 2018, la administración Trump aumentó la apuesta. Anunció que impondría aranceles sobre $60 mil millones de importaciones de China. La administración también dijo que limitaría las transferencias de tecnología de Estados Unidos a compañías chinas. China requiere que las compañías extranjeras que quieran vender productos en China compartan sus secretos comerciales con compañías chinas. China respondió anunciando aranceles sobre $3 mil millones en frutas, cerdo, aluminio reciclado y tuberías de acero en los Estados Unidos.

El 26 de marzo de 2018, la administración de Trump comenzó a negociar discretamente con los funcionarios comerciales chinos. La administración se enfocó en tres solicitudes. Le gustaría que China reduzca sus aranceles sobre los automóviles estadounidenses. También quiere que China importe más semiconductores de Estados Unidos. Las empresas estadounidenses también quieren un mayor acceso al sector financiero de China.

El 3 de abril de 2018, la administración de Trump anunció aranceles del 25 por ciento sobre $50 mil millones en productos del sector electrónico, aeroespacial y de maquinaria importados de China. China tomó represalias horas más tarde. Anunció la aplicación de aranceles de un 25% sobre $50 mil millones de las exportaciones estadounidenses a China. Estos aracnceles tampoco entrarán en vigencia inmediatamente. Los aranceles de China se destinaron estratégicamente a 106 productos. China también penalizó a otras dos exportaciones de los Estados Unidos: el sorgo y los aviones Boeing. Apuntó a las industrias ubicadas en los estados que apoyaron a Trump en las elecciones de 2016.

Poco después, China canceló todos los contratos de importación de soja de los Estados Unidos. China importa $12 mil millones en soja de Estados Unidos. China necesita soja para alimentar a los cerdos, su principal alimento básico de carne. Pero China puede reemplazar la soja de Estados Unidos con la de Brasil. Los agricultores de Estados Unidos venden la mitad de su cosecha a China. Si ese mercado desaparece, perjudicará a los Estados Unidos más que a China. En julio de 2018, los precios de la soja alcanzaron un mínimo de 10 años, ya que los analistas predijeron un exceso de oferta.

El 6 de abril de 2018, Trump dijo que podría imponer aranceles sobre $ 00 mil millones más de importaciones chinas. Esto cubriría solo un tercio de las importaciones de Estados Unidos desde China. Si China toma represalias, esto significaría imponer aranceles a todas las exportaciones de Estados Unidos a China.

El 10 de abril de 2018, China anunció que las negociaciones comerciales se habían roto. Estados Unidos exigió que China deje de subsidiar las 10 industrias priorizadas en su plan “Hecho en China 2025”. Estas incluyen robótica, sector aeroespacial y software. China también planea ser el principal centro de inteligencia artificial del mundo para el año 2030. Más tarde ese mismo día, el presidente chino, Xi Jinping, anunció que reduciría los aranceles a los vehículos importados. Aunque le permitió a Trump salvar las apariencias, esto no afectaría mucho el comercio.

La mayoría de los fabricantes de automóviles consideran que es más barato construir en China, independientemente de los aranceles. Otras promesas, como la reducción de las restricciones a la inversión extranjera directa, no son nuevas.

El 4 de mayo de 2018, la administración de Trump presentó cinco demandas a China. Pidió a China que:

  1. Termine con los subsidios a las compañías tecnológicas.
  2. Deje de robar la propiedad intelectual de los Estados Unidos.
  3. Reduzca los aranceles a los bienes de Estados Unidos para 2020.
  4. Abra China a más inversiones de los Estados Unidos.
  5. Reduzca el déficit comercial en $200 mil millones para 2020.

Es poco probable que China cumpla con las dos primeras demandas. Están en desacuerdo con el objetivo de China de convertirse en un líder tecnológico. Por otro lado, China sí quiere reducir su déficit comercial. El plan de reforma económica de China es volverse menos dependiente de las exportaciones. El 10 de mayo, China acordó importar más productos de Estados Unidos.

El 15 de mayo, China acordó eliminar los aranceles sobre las importaciones de carne de cerdo de los Estados Unidos. También permitirá a Qualcomm adquirir NXP. A cambio, Estados Unidos eliminará los aranceles a la compañía china de telecomunicaciones ZTE.

Este acuerdo apoya una filosofía mercantilista. Promueve industrias específicas que son importantes para los propósitos políticos de los líderes. Los productores de carne de cerdo tienden a votar por republicanos, por lo que China se centró en sus exportaciones. La industria de las telecomunicaciones es parte de la estrategia de crecimiento de China, que es una de las razones por las cuales Trump impuso aranceles. La otra es que la compañía violó las sanciones de Estados Unidos contra Irán y Corea del Norte. El 12 de junio, el Senado bloqueó el trato de Trump.

Muchos países ven la eliminación de Trump de los aranceles sobre ZTE como una debilidad que podrían explotar. Redoblarán esfuerzos para encontrar excepciones a los aranceles de Trump. Muchos países europeos quieren evitar las sanciones de Estados Unidos contra Irán. Pueden amenazar con imponer aranceles sobre las importaciones de Estados Unidos como una herramienta de negociación.

El 29 de mayo, la administración Trump dijo que anunciaría antes del 15 de junio una lista final de productos sobre los que impondría aranceles. Primero impondría aranceles sobre $50 mil millones en importaciones de China. Para el 30 de junio, anunciará restricciones a la inversión en la adquisición de tecnología estadounidense por parte de China.

El 6 de julio, los aranceles de Trump entraron en vigor sobre $34 mil millones de las importaciones chinas. China impuso un arancel del 40 por ciento a los autos estadounidenses. Esto podría amenazar las exportaciones de automóviles de fabricación estadounidense que emplean miles de personas en el sur. Tesla anunció que construirá una fábrica en Shanghai para evitar la tarifa.

China también impondrá aranceles a las exportaciones agrícolas de los Estados Unidos. Los agricultores del medio oeste podrían tener un exceso de producción y ganado. El 24 de julio de 2018, Trump anunció que ofrecería $12 mil millones en subsidios a los agricultores estadounidenses.

El 10 de julio de 2018, la administración de Trump anunció que impondrá aranceles del 10 por ciento sobre otros $ 200 mil millones de las importaciones chinas. No entrarán en vigencia hasta después de las audiencias públicas programadas para el 20 y 23 de agosto. Las tarifas aumentarán los precios en una variedad de bienes de consumo, que incluyen pescado, equipaje, llantas, bolsos de mano, muebles, ropa y colchones. Si China toma represalias, Trump agregará aranceles hasta que se vean afectados todos los $ 500 mil millones de las importaciones chinas. Eso podría amenazar las exportaciones de petróleo de esquisto bituminoso. China compra el 20 por ciento de las exportaciones de petróleo de los Estados Unidos.

Causas de la guerra de comercio de Estados Unidos con China

Los políticos de Estados Unidos han amenazado durante mucho tiempo una guerra comercial con el mayor socio comercial de Estados Unidos en bienes. Un déficit comercial ocurre cuando las exportaciones son menores que las importaciones.

En 2017, los Estados Unidos exportaron $130 mil millones a China. Las tres categorías de exportación más grandes son aviones con $16 mil millones; soja con $12 mil millones; y automóviles con $11 mil millones. Las importaciones de Estados Unidos de China fueron de $506 mil millones. La mayor parte es electrónica, ropa y maquinaria. Pero muchas de las importaciones provienen de fabricantes estadounidenses que envían materias primas a China para ensamblar a bajo costo. Una vez enviados de vuelta a los Estados Unidos, se consideran importaciones. Como resultado, los aranceles perjudican tanto a las empresas estadounidenses como a las extranjeras.

China es el primer exportador mundial. Su ventaja comparativa es que puede producir bienes de consumo por menores costos que otros países. China tiene un nivel de vida más bajo, lo que le permite a sus compañías pagar salarios más bajos. Las empresas estadounidenses no pueden competir con los bajos costos de China, por lo que pierden puestos de trabajo en el sector de fabricación del país. Los consumidores estadounidenses, por supuesto, quieren estos productos a los precios más bajos. La mayoría no está dispuesta a pagar más por “Hecho en América”.

¿Como podría afectar la guerra comercial a los consumidores?

Una guerra comercial elevaría los precios de los productos importados de inmediato. Los costos aumentarían en la misma cantidad que la tarifa impuesta. Daría una ventaja competitiva a los productores nacionales de ese producto. Sus precios serían más bajos en comparación. Como resultado, recibirían más pedidos de clientes locales. A medida que crecen sus negocios, contratarán más empleados.

Por otro lado, los fabricantes nacionales que dependen de materias primas o partes importadas tendrían un aumento en los costos lo que reduciría su rentabilidad. Tendrían que aumentar los precios, reducir los empleos o ambos.

La Alianza de Fabricantes de Automóviles de Estados Unidos advirtió que incluso el acero producido en Estados Unidos costará más una vez que se eliminen las importaciones extranjeras baratas. La decisión puede “amenazar la competitividad global de la industria y aumentar los costos de los vehículos para nuestros clientes”.

Muchas industrias de Estados Unidos se vieron afectadas poco después de que Trump anunciara las tarifas. Mid-Continent Nail en Missouri anunció despidos porque los precios del acero ahora son demasiado altos para que sigan siendo rentables. Harley-Davidson anunció que movería parte de la producción al exterior para evitar los aranceles de la UE en represalia. La industria de la langosta de Maine sufrirá los aranceles de represalia chinos sobre los productos del mar de Estados Unidos. Los productores de queso de California ya están viendo que sus mercados en China y México desaparecen debido a los aranceles de represalia. Los fabricantes de autopartes de Wisconsin y la industria del bourbon de los Estados Unidos son otras industrias castigadas.

Los aranceles extranjeros sobre las exportaciones de Estados Unidos las encarecerán. Los exportadores de Estados Unidos pueden tener que recortar costos y despedir trabajadores para mantener precios competitivos. Si fracasan, pueden reducir los costos aún más o incluso cerrarán.

A largo plazo, las guerras comerciales ralentizan el crecimiento económico. Crean más despidos, no menos, ya que los países extranjeros toman represalias. Los 12 millones de trabajadores de Estados Unidos que deben sus trabajos a las exportaciones podrían ser despedidos.

El consultor Oxford Economics predijo que la guerra comercial podría costar a la economía mundial $800 mil millones debido a la reducción del comercio. Eso podría desacelerar el crecimiento en 0.4 por ciento. Está ocurriendo al mismo tiempo que los precios del petróleo y las tasas de interés están subiendo.

Con el tiempo, las guerras comerciales debilitan la industria nacional protegida. Sin competencia extranjera, las empresas dentro de la industria no necesitan innovar. Eventualmente, el producto local declinaría en calidad en comparación con los productos fabricados en el extranjero.


 

 

Leave A Comment