Hay indicios de que bitcoin podría tomar el relevo del oro como un refugio seguro para los inversores.

La pregunta de si Bitcoin podría sustituir al oro como el principal activo preferido en tiempos de incertidumbre política y económica  es algo que a muchos inversores les gustaría saber, a medida que los riesgos económicos y geopolíticos se acumulan y la búsqueda de refugios seguros continúa, preferiblemente en activos no relacionados con acciones.

Para Clem Chambers, director ejecutivo del sitio de investigación de acciones ADVFN.com, la respuesta es sí – Bitcoin es el Oro 2.0. “Las criptomonedas y en especial el mismo Bitcoin, son el nuevo oro. En la actualidad resulta mejor para hacer lo que a los amantes del oro les gusta realizar con el metal precioso: almacenarlo para el día antes del fin del mundo cuando esperan que el oro sea lo único que retenga algo de valor”.

Chambers continúa: “Existe una necesidad en los mercados de un activo que sirva como seguro contra desastres, y el oro ha llenado ese nicho durante mucho tiempo; ahora está perdiendo el nicho ante bitcoin y perdiéndolo rápidamente «.

A primera vista, al menos el oro y el bitcoin no podrían ser menos parecidos: uno es tangible mientras que el otro no lo es, uno es relativamente escaso mientras que el otro es un producto «trabajado», creado en su totalidad por los humanos.

Los verdaderos creyentes de Bitcoin dicen que es oro digital debido a su característica de tener una oferta total fija: solo habrá 21 millones de bitcoins, con cada moneda subdividida en 100 millones de satoshi.

Sin embargo, Adrian Ash, director de investigación del bróker de oro BullionVault, no está convencido por el argumento de la valoración de la rareza. “El suministro limitado podría ser igualmente cierto para otros bienes y activos, y esto no significa necesariamente que les de valor”

“El concepto de Oro 2.0 es una idea interesante, pero pasa por alto un punto importante: Bitcoin no podría ser menos parecido al oro. La esencia del oro es su fisicalidad e indestructibilidad”.

Las raíces de dinero

Los metales preciosos y semipreciosos se convirtieron en dinero una vez que la sociedad ya había llegado a la noción del valor como una abstracción, hecho necesaria por la creciente división del trabajo a medida que las sociedades humanas avanzaban económicamente.

El oro se convirtió en un equivalente universal que podía intercambiarse contra todas las demás mercancías (incluyendo otras materias primas), sirviendo como un almacén y una medida de valor. En el análisis final, ese valor podía medirse por el costo de extracción y comercialización.

Hay una certeza, entonces, sobre el oro que no existe con el dinero fiat controlado por los gobiernos, y tal vez sea ese contexto que los creyentes de bitcoin esperan que también tenga la más famosa de las criptomonedas. No se puede simplemente producir más oro con solo aprobar una ley.

Sin embargo, la idea popular de que el oro tiene un valor intrínseco también es amplia. Aunque el oro es un activo sólido y tangible, en realidad carece de usos industriales sustantivos; alrededor del 15 por ciento de la oferta total se usa industrialmente, en comparación con el 60 por ciento de la plata y el 80 por ciento del platino.

“El uso del oro se basa en su compra y almacenamiento, es decir en su propiedad. El uso de Bitcoin se enfoca en comprar material ilegal fuera del sistema monetario legal «, sostiene Ash.

Sin embargo, Chambers cree que hubo un aumento en el precio de bitcoin a fines de julio debido a que “un grupo de personas con información privilegiada compró bitcoins por yuanes chinos antes de que ocurriera la devaluación”, y cree que puede haber más compras por venir. La fuga de capitales, utilizando bitcoin como conducto, también es evidente en Venezuela e Irán.

¿Cuestión de confianza?

En un momento en que muchas personas ya no confían en los gobiernos y los banqueros a raíz de la crisis financiera de 2008/09, Bitcoin es seductoramente atractivo debido a su falta de autoridad centralizada, su gobierno integrado en un código computarizado y su inmutabilidad.

Al igual que el oro, bitcoin no genera ingresos, y al igual que el oro no tiene ningún valor intrínseco real, por lo que en esos aspectos son iguales. Además, tampoco son monedas de uso común diario, a pesar del objetivo declarado de Bitcoin de ser “dinero electrónico peer-to-peer”.

Sin embargo, como una red informática fiable para transferir valor, bitcoin u otra criptomoneda que aborde sus debilidades de diseño percibidas, podría surgir junto con el dinero fiduciario existente.

Sin embargo, antes de que ocurra esto, sigue siendo difícil ver un momento en que los gobiernos y los estados, voluntariamente en cualquier caso, cedan su monopolio sobre la emisión de dinero.

Los seguidores de Bitcoin que no están seguros de cómo se desarrollará el dinero en el futuro y si incluirá a Bitcoin u otras criptomonedas, a menudo tienden a recurrir a la analogía del oro.

Ash considera que el monopolio estatal sobre la emisión de dinero es la principal barrera para la adopción de las criptomonedas. Pero derrocar el oro como principal reserva de valor es aún más difícil de imaginar para Ash. «El oro ha sido visto como una de las principales formas de reserva de valor en todas las culturas y edades, y por lo tanto también fue visto como uno de los commodities más importantes».

Los partidarios de Bitcoin refutan el problema de que la volatilidad de su precio socava su posibilidad de convertirse en una buena reserva de valor o un medio de intercambio, y mucho menos en una unidad de cuenta para determinar el valor de bienes y servicios. A medida que el mercado madure y la adopción aumente, la volatilidad disminuirá, o eso explica el argumento.

¿Cuándo el oro, y tal vez el bitcoin, tienen su mejor desempeño?

«El oro presenta las mayores ganancias cuando la gente pierde su fe en los bancos centrales», afirma Ash.

Pero esa observación también podría ser positiva para Bitcoin. El valor total de todo el oro que se ha extraído es de $7.5 billones. Para que Bitcoin alcance una «capitalización de mercado» equivalente, un bitcoin tendría que alcanzar un precio de alrededor de $330,000.

Es posible que Bitcoin no reemplace al dinero fiduciario, pero su atractivo, paradójicamente como un «activo fuerte», podría crecer a medida que se multiplican las preocupaciones que enfrentan los inversionistas. “Bitcoin es una nueva forma de riqueza de la misma manera que una nueva mina de oro haría que el mundo sea más rico. No hay ninguna razón por la que el bitcoin no pueda valer lo que vale todo el oro en la tierra, o mucho más «, dice Chambers.

Pero agrega que no es un juego de suma cero. “Bitcoin podría llegar a tener mayor utilidad que el oro, pero la forma en que se usa  Bitcoin no es exactamente lo misma que en el caso del oro, ya que no usamos oro para realizar pagos en línea de productos o servicios, y no hará que el metal amarillo se vuelva obsoleto”.