Estrategias de los fondos de cobertura

Los fondos de cobertura son inversiones alternativas que aprovechan las oportunidades del mercado. Estos fondos requieren una inversión inicial mayor que otras opciones y, por lo general, solo son accesibles para los inversores acreditados. Esto se debe a que los fondos de cobertura requieren mucha menos regulación de organismos supervisores, como la Comisión de Bolsa y Valores (SEC) en Estados Unidos, que otros como los fondos mutuos. La mayoría de los fondos de cobertura no tienen liquidez, lo que significa que los inversores deben mantener su dinero invertido durante períodos de tiempo más prolongados, y los retiros tienden a ocurrir solo en ciertos períodos de tiempo.

Como tal, utilizan diferentes estrategias para que sus inversores puedan obtener rendimientos positivos. Los posibles inversores en fondos de cobertura deben comprender cómo generan beneficios estos fondos y cuánto riesgo asumen cuando colocan su dinero en esta forma de inversión financiera. Si bien no hay dos fondos de cobertura que sean idénticos, la mayoría genera sus rendimientos utilizando una o más de varias estrategias específicas que describimos a continuación.

  • Los fondos de cobertura son vehículos de inversión versátiles que pueden utilizar apalancamiento, derivados y tomar posiciones cortas en acciones.
  • Debido a esto, los fondos de cobertura emplean diversas estrategias para tratar de generar retornos activos para sus inversores.
  • Las estrategias de los fondos de cobertura van desde operaciones de compra/venta de acciones hasta estrategias de tipo market neutral.
  • El arbitraje de fusiones es un tipo de estrategia impulsada por eventos, que también puede involucrar a empresas en dificultades.

Estrategias de compra/venta en corto de acciones (Long/Short equity)

El primer fondo de cobertura utilizó una estrategia de compra/venta de acciones en el mercado de valores. Creada por Alfred W. Jones en 1949, esta estrategia todavía se utiliza en la mayor parte de los de las inversiones en activos del mercado de valores realizadas por los fondos de cobertura en la actualidad. El concepto es simple: la investigación de inversiones usualmente muestra posibles ganadores y perdedores esperados, entonces, ¿por qué no apostar por ambos?

Bajo este concepto, el fondo toma posiciones alcistas en las inversiones que considera ganadoras como garantía para financiar sus posiciones cortas en los activos que considera perdedores. La cartera combinada crea más oportunidades de ganancias idiosincrásicas (es decir, específicas de las acciones en que se está invirtiendo), lo que reduce el riesgo de mercado mientras las posiciones en corto compensan la exposición alcista al mercado.

La compra/venta en corto simultánea de acciones es básicamente una extensión del trading con pares de acciones , en donde los inversores abren posiciones de compra y venta en las acciones de dos compañías competidoras de la misma industria en función de sus valoraciones relativas. Es una operación apalancada de riesgo relativamente bajo realizada con base en la habilidad de selección de acciones del inversor.

Por ejemplo, si en un determinado periodo la acción de General Motors (GM) parece barata en comparación con la acción de Ford, un operador puede tomar la decisión de comprar $100,000 en acciones de GM y vender acciones de Ford por un valor igual. La exposición neta al mercado es cero, pero si GM supera a Ford, el inversor ganará dinero sin importar lo que suceda con el mercado en general.

Ahora supongamos que Ford sube un 20% y GM sube un 27%. El inversor vende GM por $127,000, cubre la posición en corto en Ford por $120,000 y obtiene $7,000 de ganancia. Si Ford cae un 30% y GM cae un 23%, el inversor vende GM por $ 77,000, cubre la posición en corto en Ford por $70,000 y también obtiene una ganancia de $7,000. Sin embargo, si el inversor se equivoca y Ford supera a GM, perderá dinero.

Estrategias de los fondos de cobertura de tipo market neutral

Los fondos de cobertura con estrategias de compra/venta en corto de acciones suelen tener una exposición neta larga al mercado, porque la mayoría de los gestores de fondos no cubren todo su valor de mercado alcista con posiciones cortas. La parte no cubierta de la cartera puede fluctuar, lo que introduce un elemento de market timing en el rendimiento general del fondo. Por el contrario, los fondos de cobertura con estrategias market neutrales tienen como objetivo una exposición neta al mercado igual a cero, en donde las posiciones alcistas y bajistas tienen el mismo valor de mercado. Esto significa que los gestores generan todo su rendimiento a partir de la selección de valores. Esta estrategia tiene un riesgo menor que una estrategia con sesgo de mercado alcista, pero los rendimientos esperados también son menores.

Los fondos de cobertura con estrategias de compra/venta en corto de activos y market neutrales lucharon por mantenerse a flote durante varios años después de la crisis financiera de 2007. Las actitudes de los inversores eran a menudo binarias: con apetito por el riesgo (alcista) o con aversión al riesgo (bajista). Además, cuando las acciones suben o bajan al unísono, las estrategias que dependen de la selección cuidadosa de acciones no funcionan. Además, las tasas de interés históricamente bajas eliminaron las ganancias de la devolución de préstamos en acciones o los intereses devengados sobre la garantía en efectivo colocada contra las acciones prestadas vendidas en corto. El efectivo se presta overnight y el broker que realiza el préstamo mantiene una proporción.

Por lo general, esto equivale al 20% de los intereses como tarifa por procesar el préstamo de acciones, mientras que «reembolsa» el interés restante al prestatario. Si las tasas de interés a un día son del 4% y un fondo de cobertura que tiene una estrategia market neutral obtiene el reembolso típico del 80%, entonces ganará un 3,2% anual (0,04 x 0,8) antes de comisiones, incluso si la cartera tiene un rendimiento plano. Pero cuando las tasas de interés están cerca de cero, también lo está el reembolso.

Estrategias de arbitraje de fusiones de compañías

Una versión más arriesgada de la estrategia market neutral, el arbitraje de fusiones, obtiene sus beneficios de las actividades de fusión y adquisición de compañías. Es por eso que a menudo se considera un tipo de estrategia impulsada por eventos. Después de que se anuncia una transacción de intercambio de acciones, el gestor del fondo de cobertura puede comprar acciones de la empresa objetivo y vender en corto las acciones de la empresa compradora en la proporción prescrita por el acuerdo de fusión. La transacción está sujeta a ciertas condiciones.

  • Aprobación regulatoria
  • Un voto favorable de los accionistas de la empresa objetivo.
  • Ningún cambio material adverso en la posición comercial o financiera del objetivo

Las acciones de la empresa objetivo se negocian por menos que el valor por acción considerado para la fusión, un margen que compensa al inversor por el riesgo de que la transacción no se cierre, así como por el valor temporal del dinero hasta el cierre.

En las transacciones en efectivo, las acciones de la empresa objetivo se negocian con un descuento sobre el efectivo pagadero al cierre, por lo que el gestor no necesita realizar una cobertura. En cualquier caso, el diferencial ofrece un rendimiento cuando se concreta la operación, sin importar lo que suceda en el mercado. Sin embargo, no todo es perfecto. El comprador a menudo paga una gran prima sobre el precio de las acciones antes de la negociación, por lo que los inversores enfrentan grandes pérdidas cuando las transacciones no se llevan a cabo.

-Nota: Debido a que el arbitraje de fusiones conlleva incertidumbre, los gestores de fondos de cobertura deben evaluar completamente estos acuerdos y aceptar los riesgos que conlleva este tipo de estrategia.

Por supuesto, existe un riesgo significativo que conlleva este tipo de estrategia. Es posible que la fusión no se lleve a cabo según lo planeado debido a requisitos condicionales de una o ambas empresas, o que las regulaciones eventualmente prohíban la fusión. Quienes participan en este tipo de estrategia deben, por tanto, conocer a fondo todos los riesgos que conlleva, así como las posibles recompensas.

Estrategias de arbitraje convertible

Los convertibles son valores híbridos que combinan un bono directo con una opción sobre acciones. Un fondo de cobertura que utiliza una estrategia de arbitraje convertible suele tener posiciones alcistas en bonos convertibles y posiciones bajistas en una proporción de las acciones en las que se convierten los bonos. En este caso, los gestores tratan de mantener una posición neutral delta, en donde las posiciones de bonos y acciones se compensan entre sí a medida que el mercado fluctúa. Para preservar la neutralidad delta, los operadores deben aumentar su cobertura, o vender más acciones en corto si el precio sube y volver a comprar acciones para reducir la cobertura si el precio baja. Esto los obliga a comprar barato y vender caro.

El arbitraje convertible produce mejores resultados cuando hay volatilidad. Cuanto más oscilen las acciones, más oportunidades surgen para ajustar la cobertura neutral delta y obtener ganancias de las operaciones. Los fondos con estas estrategias prosperan cuando la volatilidad es alta o está disminuyendo, pero su rendimiento disminuye cuando hay picos de volatilidad, como siempre ocurre en tiempos de tensión en el mercado. El arbitraje convertible también se enfrenta a riesgos de eventos. Si una compañía emisora de acciones se convierte en un objetivo de adquisición, la prima de conversión colapsa antes de que el gestor pueda ajustar la cobertura, lo que resulta en una pérdida significativa.

Estrategias impulsadas por eventos

En el límite entre los activos de renta variable y los activos de renta fija se encuentran las estrategias impulsadas por eventos. Este tipo de estrategia funciona bien durante los períodos de fortaleza económica cuando la actividad económica y empresarial tiende a ser alta. Con una estrategia impulsada por eventos, los fondos de cobertura compran la deuda de empresas que se encuentran en dificultades financieras o que ya se han declarado en quiebra. Los gestores a menudo se enfocan en la deuda senior (es un tipo de deuda emitida por un agente económico de la mejor calidad crediticia posible), que es más probable que sea pagada a la par o con el menor recorte en cualquier plan de reorganización.

Si la empresa aún no se ha declarado en quiebra, el gestor puede vender acciones a corto, apostando a que las acciones caerán cuando se declare la quiebra o cuando un intercambio negociado de acciones por deuda prevenga la quiebra. Si la empresa ya está en quiebra, una clase menor de deuda con derecho a una recuperación menor tras la reorganización puede constituir una mejor cobertura.

Los inversores en fondos con estrategias impulsadas por eventos deben poder asumir algunos riesgos y también ser pacientes. Las reorganizaciones corporativas no siempre ocurren de la manera en que los gestores planean y, en algunos casos, pueden desarrollarse durante meses o incluso años, durante los cuales las operaciones de la empresa en problemas pueden deteriorarse. Las condiciones cambiantes del mercado financiero también pueden afectar el resultado, para bien o para mal.

Estrategias de crédito

El arbitraje de la estructura de capital, similar a las operaciones basadas en eventos, también es la base de la mayoría de las estrategias de crédito de los fondos de cobertura. Los gestores buscan un valor relativo entre los valores senior y junior del mismo emisor corporativo. También negocian valores de calidad crediticia equivalente de diferentes emisores corporativos, o diferentes tramos, en el capital complejo de los vehículos de deuda estructurada, como los valores respaldados por hipotecas (MBS, por sus siglas en inglés) o las obligaciones de préstamos garantizados (CLO, por sus siglas en inglés). Los fondos de cobertura con estrategias de crédito se centran en el crédito más que en las tasas de interés. De hecho, muchos gestores venden en corto futuros de tasa de interés o bonos del Tesoro para cubrir su exposición a las tasas de interés.

Los fondos con estrategias de crédito tienden a prosperar cuando los diferenciales de crédito se reducen durante períodos de fuerte crecimiento económico. Pero pueden sufrir pérdidas cuando la economía se desacelera y los diferenciales aumentan.

Estrategias de arbitraje de renta fija

Los fondos de cobertura que utilizan estrategias de arbitraje de renta fija obtienen rendimientos a partir de los bonos gubernamentales libres de riesgo, eliminando el riesgo crediticio. Recuerde, los inversores utilizan el arbitraje para comprar activos o valores en un mercado y luego los venden en un mercado diferente. Cualquier beneficio que obtengan los inversores es el resultado de una discrepancia en el precio entre los precios de compra y venta.

Los gestores, por lo tanto, hacen operaciones apalancadas en donde especulan cómo cambiará la forma de la curva de rendimiento de los bonos. Por ejemplo, si esperan que los tipos a largo plazo aumenten en relación con los tipos a corto plazo, venderán en corto bonos a largo plazo o futuros de bonos y comprarán valores a corto plazo o futuros de tipos de interés.

Estos fondos suelen utilizar un alto apalancamiento para impulsar lo que de otro modo serían rendimientos modestos. Por definición, el apalancamiento aumenta el riesgo de pérdida cuando el gestor se equivoca.

Estrategias Global Macro

Algunos fondos de cobertura analizan cómo las tendencias macroeconómicas afectarán las tasas de interés, las divisas, las materias primas o las acciones en todo el mundo, y toman posiciones largas o cortas en la clase de activos que sea más sensible a sus puntos de vista. Aunque los fondos de cobertura que emplean estrategias global macro pueden invertir en casi cualquier cosa, los gestores suelen preferir instrumentos de gran liquidez, como futuros y forwards de divisas.

Los fondos con estrategias global macro no siempre se protegen, pero los gestores a menudo hacen grandes apuestas direccionales, aunque algunas nunca dan resultado. Como resultado, los rendimientos que obtienen se encuentran entre los más volátiles de cualquier estrategia empleada por los fondos de cobertura.

Estrategias Short-Only

Los operadores direccionales definitivos son los fondos de cobertura con estrategias Short-Only. Son los pesimistas profesionales que dedican su energía a encontrar acciones sobrevaloradas. Revisan hasta las notas a pie de página de los estados financieros y hablan con los proveedores o competidores para descubrir cualquier signo de problema que la mayoría de los inversores posiblemente ignoren. Los gestores de estos fondos de cobertura ocasionalmente encuentran una oportunidad de oro cuando descubren un fraude contable o alguna otra mala conducta.

Los fondos que aplican estrategias short-only pueden proporcionar una cobertura de cartera contra los mercados bajistas, pero no son para los débiles de corazón. Los gestores enfrentan una desventaja permanente: deben superar el sesgo alcista a largo plazo en el mercado de valores.

Estrategias cuantitativas

Los fondos de cobertura que aplican estrategias cuantitativas utilizan el análisis cuantitativo (QA) para tomar decisiones de inversión. El análisis cuantitativo es una técnica que busca comprender patrones utilizando modelos, mediciones e investigaciones matemáticas y estadísticas que se basan en grandes conjuntos de datos. Los fondos de cobertura con estrategias cuantitativas a menudo aprovechan la tecnología para calcular los números y tomar decisiones de inversión automáticamente basadas en modelos matemáticos o técnicas de aprendizaje automático. Estos fondos pueden considerarse «cajas negras», ya que el funcionamiento interno es oscuro y exclusivo.

Las compañías que se dedican al trading de alta frecuencia (HFT, por sus siglas en inglés) que operan con el dinero de los inversores son ejemplos de fondos de cobertura cuantitativos

Estrategias de fondos de cobertura – Conclusiones

Los inversores deben llevar a cabo un análisis e investigación exhaustiva antes de comprometer dinero en cualquier fondo de cobertura. Comprender qué estrategias utiliza el fondo, así como su perfil de riesgo, es un primer paso esencial, sobre todo considerando que en algunos casos utilizan estrategias de alta rentabilidad pero de riesgo elevado.

 

Fuente de información:

-Investopedia.com