¿Que es el Market Timing?

El market timing es el acto de entrar y salir del mercado o mover las inversiones a distintas clases de activos con base en el uso de métodos predictivos, como indicadores técnicos o datos económicos. Debido a que es extremadamente difícil predecir la dirección futura del mercado de valores, los inversionistas que intentan determinar los mejores momentos para entrar y salir del mercado, especialmente los inversionistas de fondos mutuos, tienden a tener un desempeño inferior a los inversores que permanecen en el mercado, incluso durante condiciones adversas.

También puede definirse el market timing como la estrategia de tomar decisiones de compra o venta de activos financieros (a menudo acciones) al intentar predecir futuros movimientos de los precios del mercado. La predicción puede basarse en una perspectiva de mercado o condiciones económicas resultantes de un análisis técnico o fundamental. Esta es una estrategia de inversión basada en las perspectivas para un mercado agregado, en lugar de para un activo financiero en particular.

Criterios con respecto a la viabilidad del market timing

Algunos inversores, especialmente los académicos, creen que es imposible aplicar el market timing con buenos resultados. Otros inversores, en particular los traders activos, creen firmemente en el market timing. Por lo tanto, si el market timing es posible es realmente una cuestión de opinión. Lo que se puede decir con certeza es que es muy difícil determinar con éxito los mejores momentos para entrar y salir del mercado a largo plazo. Para el inversionista promedio que no tiene el tiempo o el deseo de observar el mercado a diario, existen buenas razones para evitar el market timing y concentrarse en invertir a largo plazo.

Si bien el market timing no es imposible de hacer, pocos inversionistas han podido predecir los cambios en el mercado con tal consistencia que obtienen una ventaja significativa sobre la multitud de inversores que se enfocan en estrategias de «comprar y sostener». De acuerdo a un estudio de Morningstar, las carteras gestionadas activamente que entraron y salieron del mercado entre 2004 y 2014 produjeron un 1,5% menos que las carteras gestionadas pasivamente. Según Morningstar, para obtener alguna ventaja, los inversores activos tienen que estar en lo correcto el 70% del tiempo, lo que es prácticamente imposible durante ese lapso de tiempo.

Si el market timing es una estrategia de inversión viable es controvertido. Algunos consideran que es una forma de juego basada en la pura casualidad, porque no creen en mercados subvaluados o sobrevaluados. La hipótesis del mercado eficiente afirma que los precios financieros siempre muestran un comportamiento aleatorio y, por lo tanto, no se pueden predecir con coherencia.

Por el contrario otros consideran que el market timing es sensata en ciertas situaciones, como una burbuja aparente. Sin embargo, dado que la economía es un sistema complejo que contiene muchos factores, incluso en momentos de optimismo o pesimismo significativos del mercado, sigue siendo difícil, si no imposible, predeterminar el máximo local o el mínimo de los precios futuros con cualquier precisión; una llamada burbuja puede durar muchos años antes de que los precios colapsen. Del mismo modo, una caída puede persistir durante períodos prolongados; Las acciones que parecen ser «baratas» de un vistazo, a menudo pueden volverse mucho más baratas después, antes de que se recuperen en algún momento en el futuro o se dirijan a la bancarrota.

Los defensores del market timing por su parte afirman que el market timing es solo otro nombre para el trading. Argumentan que «intentar predecir los movimientos futuros de los precios del mercado» es lo que hacen todos los operadores, independientemente de si negocian acciones individuales o colecciones de acciones, también conocidas como fondos mutuos. Por lo tanto, si el market timing no es una estrategia de inversión viable, dicen los proponentes, tampoco lo es ninguna de las operaciones en las distintas bolsas de valores. Aquellos que no están de acuerdo con este punto de vista generalmente abogan por una estrategia de «comprar y sostener» con un «reequilibrio» periódico.

Otros sostienen que predecir el próximo evento que afectará la economía y los precios de las acciones es notoriamente difícil. Por ejemplo, considere los muchos eventos inciertos, impredecibles e imprevisibles entre 1985 y 2013 como el colapso del mercado de 1987. Pocas personas en el mundo predijeron correctamente el momento y las causas de la Gran Recesión durante 2007–2009.

Software y algoritmos de market timing

El Banco de la Reserva Federal de Kansas City ha publicado una revisión de varias estrategias de market timing relativamente simples y que parecen ser estadísticamente exitosas. Encontró, por ejemplo, que «Los diferenciales extremadamente bajos, en comparación con sus rangos históricos, parecen predecir frecuencias más altas de las subsiguientes desaceleraciones del mercado en los datos mensuales» y que «la estrategia basada en el diferencial entre la relación E /P y la tasa de interés a corto plazo» superó al índice del mercado de manera cómoda y sólida, incluso cuando se incorporan los costos de transacción».

Los inversores institucionales a menudo utilizan un software patentado de market timing desarrollado internamente que puede ser un secreto comercial. Algunos algoritmos, como el desarrollado por el economista ganador del Premio Nobel Robert C. Merton, intentan predecir la superioridad futura de las acciones frente a los bonos (o viceversa), se han publicado en revistas revisadas por pares y son públicamente accesibles.

Market timing y medias móviles

El market timing a menudo utiliza las medias móviles, como las medias móviles de 50 y 200 días (que son particularmente populares). Algunas personas creen que si el mercado ha superado el promedio de 50 o 200 días, debe considerarse alcista o, por el contrario, bajista. Los analistas técnicos consideran significativo cuando una media móvil cruza otra media móvil. Con base en esto, los seguidores del market timing predicen que la tendencia tiene altas probabilidades de continuar en el futuro. Otros inversores afirman que «nadie sabe» y que las economías mundiales y los mercados de valores son tan complejos que es poco probable que las estrategias de market timing sean más rentables que las estrategias de comprar y sostener.

Las estrategias de medias móviles son fáciles de entender y con frecuencia ofrecen buenos rendimientos, pero los resultados pueden confundirse con la visión retrospectiva y la minería de datos.

Ajuste de curvas y sobre optimización

Un obstáculo importante para muchos operadores que usan el market timing es un fenómeno llamado «ajuste de curva», que establece que un conjunto dado de reglas de trading se ha optimizado en exceso para ajustarse al conjunto de datos en particular que se ha empleado para probar la estrategia. Desafortunadamente, si las reglas de negociación están sobre optimizadas, a menudo no funcionan en datos futuros. Estos operadores intentan evitar estos problemas buscando grupos de valores de parámetros que funcionen bien o utilizando datos fuera de muestra, lo que aparentemente permite que el analista vea cómo funciona el sistema con datos imprevistos. Los críticos, sin embargo, argumentan que una vez que la estrategia ha sido revisada para reflejar dichos datos, estos datos ya no están «fuera de la muestra»

El costo del market timing

Para muchos inversores, los costos reales del tiempo y las oportunidades perdidas son casi siempre mayores que el beneficio potencial que pueden brindar las entradas y salidas del mercado.

Costos de oportunidad: la investigación muestra que, si un inversor hubiera mantenido su inversión totalmente en el Índice S&P 500 desde 1995 hasta 2014, habría obtenido un rendimiento anualizado de 9.85%. Sin embargo, con solo que hubiera perdido 10 de los mejores días en el mercado, su retorno habría sido del 6.1%. Algunas de las mayores alzas en el mercado ocurren durante un período volátil cuando muchos inversores abandonan el mercado.

Costos de transacción: innumerables estudios han demostrado que los inversores de fondos mutuos que entran y salen de los fondos y los grupos de fondos que intentan adelantarse al mercado entrando y saliendo aplicando alguna estrategia de market timing o que persiguen los fondos emergentes, tienen un rendimiento inferior al de los índices de hasta un 3% debido a los costos de transacción, especialmente cuando se invierte en fondos con ratios de gastos superiores al 1%.

Costos impositivos: comprar barato y vender caro, si se hace con éxito, genera consecuencias impositivas. Agregue a esto la consecuencia fiscal oculta de invertir en fondos de alta rotación que generan consecuencias fiscales sustanciales que afectan la rentabilidad de los inversores.

Market timing y bajo rendimiento

Numerosos estudios han ilustrado la poca utilidad del market timing para muchos inversores. Uno fue realizado por el afamado Premio Nobel William Sharpe en 1975. El estudio histórico, «Likely Gains From Market Timing«, intentó determinar la frecuencia con la que el market timing debe ser preciso para tener un rendimiento tan bueno al de un índice pasivo que de seguimiento a un punto de referencia. Sharpe concluyó que un inversor que emplea una estrategia de market timing debe estar en lo correcto el 74% del tiempo para superar la cartera de referencia de riesgo similar anualmente.

Lo que dicen algunos asesores financieros

Los asesores financieros a menudo están de acuerdo en que la mayoría de los inversores tienen poca capacidad para determinar los mejores momentos para entrar y salir del mercado, y se vuelven menos adversos al riesgo cuando los mercados están al alza y más adversos al riesgo cuando los mercados están a la baja, una estrategia que en realidad dará como resultado menos ganancias a largo plazo en comparación con alguien que invierte consistentemente a largo plazo independientemente de las tendencias del mercado. La teoría académica a menudo asume que los inversores son como el señor Spock de Star Trek, capaces en la mayoría de las circunstancias de realizar un análisis lógico y emocionalmente desapegado. Sin embargo, de hecho la mayoría de los inversores no pueden procesar información de esa manera.

El problema es que los seres humanos no son seres completamente racionales.

Los defensores de la hipótesis del mercado eficiente afirman que los precios reflejan toda la información disponible y asume que los inversores son muy inteligentes y perfectamente racionales. Sin embargo, otros disputan este supuesto. Por supuesto, se sabe que las acciones no funcionan de esa manera.  En particular, los defensores de las finanzas conductuales afirman que los inversores son irracionales pero que sus sesgos son consistentes y predecibles.

Por ejemplo, en 1987, Kenneth R. French, G. William Schwert y Robert F. Stambaugh escribieron que un aumento inesperado de la volatilidad reduce los precios actuales de las acciones.

La volatilidad del crecimiento de la productividad total de los factores (TFP) se asocia negativamente con el valor de las corporaciones estadounidenses. Un aumento del 1% en la desviación estándar del crecimiento de la TFP se asocia con una reducción en la relación valor-producción del 12%.  Los cambios en la incertidumbre pueden explicar las fluctuaciones del ciclo económico, los precios de las acciones y las crisis bancarias.

Fuente de información:

https://en.wikipedia.org/wiki/Market_timing