La libra esterlina se ha convertido en la divisa del G10 con mejor desempeño en lo que va del año, subiendo con fuerza contra el dólar estadounidense. Actualmente se encuentra arriba de 1.4000, nivel que ahora se ha convertido en soporte.

La libra superó a sus contrapartes la semana pasada e incluso subió por encima de 1.40 dólares por primera vez en casi tres años. Con los inversores cada vez más optimistas por los rápidos lanzamientos de vacunas contra el coronavirus y las perspectivas económicas del Reino Unido, el panorama para el GBP sigue siendo extremadamente positivo.

Es notable que hace un año la moneda cayó a su nivel más bajo en más de tres décadas cuando la amenaza del coronavirus paralizó la economía del Reino Unido. Desde entonces, la libra se ha fortalecido gracias a una reducción masiva de la incertidumbre relacionada con el Brexit, el rápido lanzamiento de vacunas y un Banco de Inglaterra optimista.

Debido a que la confianza sigue aumentando gracias a que el Reino Unido experimenta una rápida recuperación económica, es probable que esto lleve a los inversores a reducir las expectativas de que el Banco de Inglaterra reducirá las tasas de interés por debajo del 0%. Si la vacunación masiva sigue desarrollándose sin inconvenientes, los datos económicos mejoran y los bloqueos se alivian, la libra esterlina podría recuperarse y llegar hasta niveles no vistos después del referéndum del Brexit, más allá de 1.5000 a largo plazo.

Con respecto a los bloqueos, el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, dará una declaración a la Cámara de los Comunes esta tarde sobre las medidas de reapertura. Hasta ahora todo va bien, se sabe que todas las escuelas abrirán a partir del 8 de marzo y que se permitirán reuniones al aire libre de seis personas o dos hogares a partir del 29 de marzo. Además, la gente podrá volver a viajar fuera de sus áreas a partir de finales de marzo. Su discurso será analizado a fondo por los inversores para obtener más claridad sobre las medidas que se tomarán con respecto a los bloqueos a medida que disminuyan los casos de coronavirus.

Durante esta semana, los indicadores estarán atentos con respecto a los datos de empleo del Reino Unido, que se publicarán el martes 23 de febrero. Si este informe supera las expectativas del mercado, la libra extenderá sus ganancias frente al dólar y otras monedas del G10.

Que nos dice el análisis técnico del GBP/USD

Cuando analizamos el par de divisas GBP/USD en el marco de tiempo semanal,vemos que el comportamiento actual y las perspectivas son decididamente alcistas.

Ha habido constantemente máximos y mínimos más altos en la acción del precios, mientras que el MACD se mueve al alza. Sin embargo, actualmente los precios se están moviendo muy por encima de la media móvil simple de 100 y 200, el índice de fuerza relativa (RSI) ha entrado en territorio de sobrecompra por encima de 70,00.

Gráfico diario del par GBP/USD

Otro cierre semanal por encima de 1.4000 puede  llevar los precios hasta 1.4200 e incluso más allá de 1.4350, arriba del máximo alcanzado en 2018. Estos niveles pueden parecer elevados, pero los fundamentos permanecen a favor de los alcistas de la libra, mientras que un dólar más débil podría proporcionar un soporte crítico en la línea.

Un comportamiento similar se observa en los gráficos diarios. Los compradores siguen al mando del mercado con precios por encima de 1.4050 al momento de escribir este artículo. Un cierre diario sólido por encima de este nivel podría llevar los precios hasta 1.4200. Si 1.4000 demuestra ser un soporte poco confiable, el GBP/USD podría bajar nuevamente hacia 1.3830 antes de recuperarse y volver  subir hasta 1.4000. Un rompimiento por debajo de 1.3830 puede abrir las puertas hacia 1.3750.

Eventos clave de la semana

El S&P 500 inicia la nueva semana de negociación tras su serie de pérdidas más larga desde diciembre, habiendo caído durante 4 días seguidos. Los mercados están cada vez más preocupados por el riesgo de que la Fed eventualmente retire su apoyo, ya que la economía estadounidense muestra signos más seguros de recuperación.

En medio de este panorama, aquí hay algunos discursos y eventos clave que podrían influir en el sentimiento del mercado global esta semana:

  • Lunes 22 de febrero: discurso de la Secretaria del Tesoro, Janet Yellen
  • Martes 23 de febrero: testimonio del presidente de la Fed, Jerome Powell ante el Senado. Publicación de datos de confianza del consumidor de Estados Unidos.
  • Miércoles 24 de febrero: testimonio del presidente de la Fed, Jerome Powell ante la Cámara de Representantes. Discursos del gobernador de la Fed, Lael Brainard, y del vicepresidente de la Fed, Richard Clarida
  •  Jueves 25 de febrero: discursos de la Fed de Raphael Bostic, presidente de la Fed de Atlanta, James Bullard, presidente de la Fed de St. Louis y John Williams, presidente de la Fed de Nueva York.
  •  Viernes 26 de febrero: la Cámara votará sobre el paquete de estímulo fiscal estadounidense de 1,9 billones de dólares. Se publicarán datos de sentimiento del consumidor estadounidense, ingresos y gastos personales.

Esta nueva semana de negociación destacará por eventos relacionados con el programa de estímulo fiscal estadounidense de 1,9 billones de dólares, un evento fundamental para los inversores del mercado de valores. El lunes, se espera que la secretaria del Tesoro de Estados Unidos, Janet Yellen, destaque las virtudes de utilizar más gasto público para ayudar a la recuperación de la economía estadounidense. Para el viernes, los demócratas esperan presentar la propuesta de estímulo fiscal de 1,9 billones de dólares del presidente Joe Biden antes de su votación en la Cámara.

Los compradores de acciones podrían verse favorecidos por cualquier comentario positivo o evolución en torno a la próxima ola de estímulo fiscal de Estados Unidos, lo que podría impulsar los índices de referencia al alza.

Con el S&P 500 alejándose de los niveles de sobrecompra, podríamos estar ante el comienzo de una nueva oscilación alcista en donde el índice llegue a alcanzar nuevos máximos. El contrato de futuros ahora está bajando lentamente al momento de escribir este artículo.

Otro tema importante en los mercados en lo que va del año ha sido la idea de que la economía estadounidense, ayudada por la política fiscal y monetaria, podría recuperarse mucho más rápido de lo previsto. Y en caso de que la economía de Estados Unidos tenga un rendimiento superior, acompañado de una inflación más rápida, podría llevar a la Fed a reducir su programa de compra de activos antes de lo esperado. O eso es lo que opinan algunos analistas.

Tal idea ha llevado a los inversores a vender bonos del Tesoro de Estados Unidos, lo que ha provocado que los rendimientos a 10 años suban a niveles prepandémicos por encima del 1,30 por ciento, su nivel más alto desde febrero. El repunte de los rendimientos, a su vez, ha proporcionado apoyo al índice del dólar (DXY) al tiempo que ha arrastrado a la baja los precios del oro.

Si los rendimientos continúan subiendo al alza esta semana, alentados por datos mejores de lo esperado para la confianza del consumidor y los ingresos/gastos personales que se publicarán esta semana, esto podría llevar los precios del oro aún más abajo. La zona de soporte del oro alrededor de $1760, un mínimo alcanzado a finales de noviembre, parece mantenerse por el momento.

Además de los indicadores económicos de Estados Unidos, los operadores de oro también deben prestar atención al par de testimonios del presidente de la Fed, Jerome Powell, ante el Congreso, junto con los discursos programados de otros funcionarios de la Fed para los próximos días.