Los Derivados Financieros – Características y Tipos Principales

0
40
Los derivados financieros

Los derivados financieros

¿Qué son los derivados financieros?

Los derivados financieros son instrumentos financieros cuyo valor depende del precio de otro activo subyacente, como una acción, un índice bursátil, una divisa, una materia prima o una tasa de interés. En otras palabras, su valor se deriva del valor de otro activo, por lo que no tienen un valor intrínseco en sí mismos. Se utilizan con frecuencia para gestionar el riesgo financiero, ya que permiten a los inversores cubrirse contra cambios adversos en los precios de los activos subyacentes. También se utilizan con fines especulativos, ya que pueden ofrecer la posibilidad de obtener ganancias significativas con una inversión relativamente pequeña.

Sin embargo, debido a su complejidad y al alto nivel de apalancamiento que ofrecen, los derivados financieros también pueden ser muy arriesgados y pueden resultar en pérdidas significativas para los inversores inexpertos o imprudentes. Por lo tanto, es importante comprender completamente los riesgos y beneficios asociados con los derivados financieros antes de invertir en ellos.

Además de cubrir el riesgo y generar ganancias, los derivados financieros también se utilizan con fines de arbitraje. El arbitraje es una estrategia de inversión que implica la compra y venta simultánea de dos o más activos con el fin de obtener una ganancia a partir de la diferencia en sus precios.

Los mercados de derivados financieros suelen ser muy líquidos y ofrecen una amplia gama de instrumentos que se adaptan a diferentes necesidades y estrategias de inversión. Los inversores pueden utilizar los derivados para especular sobre la dirección futura de los precios de los activos subyacentes, ya sea a través de la compra o venta de contratos de futuros u opciones.

Principales tipos de derivados financieros

Los principales tipos de derivados financieros son:

  • Futuros: Los futuros son contratos que obligan a las partes a comprar o vender un activo subyacente en una fecha futura determinada, a un precio fijado en el momento de la transacción. Los futuros se utilizan con frecuencia para cubrir el riesgo de los cambios en los precios de los activos subyacentes y se negocian en mercados organizados y regulados.
  • Opciones: Las opciones son contratos que otorgan al comprador el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender un activo subyacente a un precio determinado en una fecha específica. Las opciones se utilizan para especular sobre la dirección futura de los precios de los activos subyacentes, para cubrir el riesgo o para generar ingresos mediante la venta de opciones..
  • Swaps: Los swaps son acuerdos para intercambiar flujos de caja futuros basados en un activo subyacente. Los swaps se utilizan a menudo para gestionar el riesgo de los tipos de interés, los tipos de cambio y otros riesgos financieros.
  • Contratos por diferencia (CFDs): son contratos en los que las partes acuerdan intercambiar la diferencia entre el precio de compra y el precio de venta de un activo subyacente. Los CFDs permiten a los inversores especular sobre la dirección futura de los precios de los activos subyacentes y ofrecen un alto nivel de apalancamiento. Los CFDs ofrecen un alto nivel de apalancamiento, lo que significa que se puede obtener una gran exposición al mercado con una inversión relativamente pequeña. Sin embargo, los CFDs también conllevan un alto nivel de riesgo y es importante comprender los riesgos y beneficios antes de invertir en ellos.

Cada tipo de derivado financiero tiene sus propias características y se utiliza para diferentes propósitos. Por ejemplo, los futuros se utilizan a menudo para cubrir el riesgo de los cambios en los precios de los activos subyacentes, mientras que las opciones se utilizan para especular sobre la dirección futura de los precios o para cubrir el riesgo. Los swaps se utilizan para gestionar los riesgos financieros, y los CFDs se utilizan para especular sobre la dirección futura de los precios de los activos subyacentes o para cubrir el riesgo.

Diagrama de la estrategia Long Call

Diagrama de ganancias de la estrategia Long Call

Además de los cuatro principales tipos de derivados financieros que mencioné anteriormente (futuros, opciones, swaps y CFDs), hay otros tipos de derivados financieros que también son comunes en los mercados financieros. Estos incluyen:

  • Forwards: son contratos similares a los futuros, pero se negocian en el mercado OTC (over-the-counter) en lugar de en un mercado organizado. Los forwards también se utilizan para cubrir el riesgo de los cambios en los precios de los activos subyacentes.
  • Warrants: son opciones emitidas por empresas que permiten a los inversores comprar acciones a un precio fijo durante un período determinado. Los warrants se utilizan a menudo como instrumentos de inversión especulativos o para financiar empresas.
  • Certificados: son productos estructurados que ofrecen a los inversores la exposición a un activo subyacente específico, como un índice bursátil o una materia prima, a través de una combinación de derivados financieros y deuda. Los certificados pueden utilizarse para diversificar una cartera de inversiones.
  • Bonos convertibles: son bonos que se pueden convertir en acciones de la empresa emisora. Los bonos convertibles ofrecen a los inversores la posibilidad de obtener ingresos por intereses y de participar en el crecimiento del valor de la empresa.
  • Opciones binarias: son opciones que pagan un rendimiento fijo si el activo subyacente alcanza un precio predeterminado antes de la expiración del contrato. Las opciones binarias se utilizan a menudo como instrumentos de inversión especulativos.
  • Futuros sobre tipos de interés: son contratos de futuros que se utilizan para gestionar el riesgo de los cambios en las tasas de interés. Los futuros sobre tipos de interés se utilizan a menudo por las empresas para protegerse contra los cambios en las tasas de interés que podrían afectar su capacidad para pagar deudas o para obtener financiamiento.
Forwards comparados con futuros
El mercado de derivados se puede dividir en:
  1. Mercado Bursátil: Es el mercado en el cual las operaciones son efectuadas en una bolsa reconocida. Si se habla de Latinoamérica por ejemplo, en México la Bolsa de derivados es conocida como Mercado Mexicano de Derivados (MexDer) la cual opera con contratos de Futuros y opciones sobre el dolar, el euro, acciones, bonos, tasas de interés e índices. En Estados Unidos una Bolsa reconocida que trabaja con derivados es la Bolsa de Chicago la cual es líder en negociación de contratos de Futuros en el comercio de bienes agrícolas.
  2. Mercado Extrabursatil: Es el mercado en que se realizan las transacciones directamente entre los compradores y los vendedores sin que exista una contraparte central que sirva para disminuir el riesgo de crédito. En realidad muchos instrumentos derivados, como los CFD, se negocian en mercados extrabursátiles.

Características principales de los derivados financieros

Los derivados financieros tienen varias características clave que los hacen atractivos para los inversores y los usuarios que buscan gestionar el riesgo o especular en los mercados financieros. Algunas de las principales características de los derivados financieros son las siguientes:

  1. Apalancamiento: los derivados financieros permiten a los inversores obtener exposición a un activo subyacente con una inversión mucho menor que la que se requeriría para comprar el activo subyacente directamente. Esto se debe a que los derivados financieros se negocian en margen, lo que significa que los inversores solo necesitan depositar una pequeña cantidad de capital para controlar una posición mucho mayor.
  2. Flexibilidad: los derivados financieros son muy flexibles en términos de su uso y aplicación. Por ejemplo, los inversores pueden utilizar derivados financieros para cubrir el riesgo en una posición existente, para especular sobre la dirección futura de los precios de los activos subyacentes, para obtener exposición a mercados que de otra manera serían difíciles de alcanzar o para obtener rendimientos adicionales en su cartera de inversión.
  3. Cobertura de riesgos: los derivados financieros se utilizan a menudo para gestionar el riesgo en los mercados financieros. Por ejemplo, los inversores pueden utilizar opciones para protegerse contra la caída de los precios de los activos subyacentes o los futuros para cubrir el riesgo de los cambios en los precios de los productos básicos.
  4. Liquidez: los mercados de derivados financieros son muy líquidos, lo que significa que hay una gran cantidad de compradores y vendedores dispuestos a negociar estos productos en cualquier momento. Esto significa que los inversores pueden entrar y salir de posiciones de forma rápida y eficiente.
  5. Combinaciones personalizadas: los derivados financieros se pueden combinar de muchas maneras diferentes para crear productos personalizados que se adapten a las necesidades específicas de los inversores. Por ejemplo, los inversores pueden combinar opciones y futuros para crear una estrategia de cobertura única que se adapte a sus necesidades.
  6. Exposición a una amplia gama de activos subyacentes: los derivados financieros se negocian en una amplia gama de activos subyacentes, como acciones, índices, productos básicos, tipos de interés y divisas. Esto significa que los inversores pueden utilizar derivados financieros para obtener exposición a una variedad de mercados.
  7. Vencimientos flexibles: los derivados financieros ofrecen una amplia gama de vencimientos, desde contratos a corto plazo hasta contratos a largo plazo. Esto permite a los inversores personalizar su exposición a los mercados financieros de acuerdo con sus necesidades y estrategias de inversión.
  8. Precios transparentes: los precios de los derivados financieros suelen ser transparentes (al menos los que se negocian en mercados regulados) y están disponibles en tiempo real en los mercados financieros. Esto significa que los inversores pueden ver exactamente lo que están pagando o recibiendo al negociar estos productos.
  9. Posibilidad de beneficios en mercados alcistas y bajistas: los derivados financieros se pueden utilizar para obtener beneficios tanto en mercados alcistas como bajistas. Por ejemplo, los inversores pueden utilizar opciones para obtener beneficios en mercados bajistas o futuros para obtener beneficios en mercados alcistas.
  10. Riesgos y beneficios asimétricos: los derivados financieros tienen riesgos y beneficios asimétricos, lo que significa que los beneficios potenciales pueden ser mucho mayores que las pérdidas potenciales. Por ejemplo, los inversores que utilizan opciones pueden limitar su pérdida máxima a la prima pagada por la opción, mientras que el potencial de beneficio puede ser mucho mayor.

En resumen, los derivados financieros son productos financieros que ofrecen a los inversores una amplia gama de características y beneficios, incluyendo el apalancamiento, la flexibilidad, la cobertura de riesgos, la liquidez y la capacidad de crear combinaciones personalizadas de productos. Sin embargo, como con cualquier tipo de inversión, también hay riesgos asociados con la negociación de derivados financieros, por lo que es importante que los inversores comprendan completamente los riesgos y beneficios antes de invertir en estos productos.

¿En que mercados se negocian los derivados financieros?

Los mercados de derivados se pueden clasificar en varios tipos según el tipo de instrumento financiero que se negocie y la forma en que se realiza la negociación. Aquí están los principales tipos de mercados de derivados:

  • Mercados organizados: estos son mercados centralizados donde se negocian contratos estandarizados de derivados financieros. En estos mercados, las transacciones se realizan a través de una cámara de compensación, que actúa como contraparte de todas las operaciones, lo que reduce el riesgo de contraparte. Ejemplos de mercados organizados son el Chicago Mercantile Exchange (CME), el Intercontinental Exchange (ICE) y el Eurex.
  • Mercados over-the-counter (OTC): en estos mercados, los contratos de derivados financieros se negocian directamente entre dos partes sin la intervención de una bolsa o cámara de compensación. Los contratos se adaptan a las necesidades específicas de las partes involucradas, lo que significa que no son estandarizados. Ejemplos de mercados OTC incluyen el mercado de swaps y el mercado de opciones.
  • Mercados de futuros: estos son mercados donde se negocian contratos de futuros, que son un tipo de derivado financiero que establece un precio para una compra o venta futura de un activo subyacente. Los contratos de futuros se negocian en mercados organizados y se estandarizan según las especificaciones del mercado. Ejemplos de mercados de futuros son el Chicago Mercantile Exchange (CME) y el Eurex.
  • Mercados de opciones: en estos mercados, se negocian contratos de opciones, que son un tipo de derivado financiero que otorga al comprador el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender un activo subyacente a un precio determinado en una fecha determinada. Los contratos de opciones se negocian en mercados organizados y se estandarizan según las especificaciones del mercado. Ejemplos de mercados de opciones son el Chicago Board Options Exchange (CBOE) y el International Securities Exchange (ISE).
  • Mercados de CFD: Los CFD se negocian principalmente en mercados financieros descentralizados, también conocidos como mercados over-the-counter (OTC). Esto significa que los contratos se negocian directamente entre el comprador y el vendedor, en lugar de a través de un intercambio centralizado. También es posible negociar CFD a través de plataformas de trading en línea, que actúan como intermediarios entre el comprador y el vendedor y ofrecen una amplia variedad de activos subyacentes, desde acciones y divisas hasta materias primas y criptomonedas

En general, los mercados de derivados financieros pueden ser muy complejos y pueden conllevar riesgos significativos para los inversores. Por lo tanto, es importante que los inversores entiendan completamente los términos y condiciones de los contratos de derivados antes de invertir en ellos.

Principales tipos de activos subyacentes usados en los contratos de derivados financieros

Los activos subyacentes en los derivados financieros pueden variar ampliamente según el tipo de derivado. Los activos subyacentes más comunes son:

  • Acciones: los derivados de acciones son aquellos cuyo valor depende del precio de las acciones de una empresa en particular. Ejemplos de derivados de acciones son los futuros, opciones y CFD. Por ejemplo, un contrato de opciones sobre acciones permite al comprador de la opción el derecho, pero no la obligación, de comprar o vender las acciones subyacentes a un precio determinado (precio de ejercicio) en una fecha determinada o antes (fecha de vencimiento). Los contratos de futuros de acciones funcionan de manera similar, pero el acuerdo se realiza para un momento específico en el futuro. Los derivados de acciones también pueden ser utilizados para realizar operaciones de cobertura para protegerse contra la volatilidad del mercado.
  • Índices bursátiles: los derivados de índices bursátiles se basan en el valor de los índices bursátiles, como el S&P 500 o el Dow Jones Industrial Average. Los contratos de futuros de índices bursátiles permiten a los inversores realizar operaciones de cobertura para protegerse contra la fluctuación del mercado. Además, los fondos negociados en bolsa (ETF) que replican los índices bursátiles también se utilizan como activos subyacentes en los derivados.
  • Divisas: los derivados de divisas se basan en el valor de una o más monedas extranjeras. Los contratos de futuros de divisas se utilizan comúnmente para protegerse contra los riesgos cambiarios. Los contratos de opciones de divisas se utilizan para especular sobre la dirección futura de los tipos de cambio de las monedas. Además, los swaps de divisas también se utilizan como activos subyacentes en los derivados financieros.
  • Materias primas: los derivados de materias primas se basan en el precio de materias primas como el petróleo, el oro, el trigo, el maíz, entre otros. Los contratos de futuros de materias primas se utilizan comúnmente para protegerse contra los riesgos de precios de las materias primas, así como para especular sobre la dirección futura de los precios. Los contratos de opciones de materias primas también se utilizan para este propósito.
  • Bonos: los derivados de bonos se basan en el precio y el rendimiento de los bonos del gobierno o de empresas. Los contratos de futuros de bonos permiten a los inversores protegerse contra los riesgos de las fluctuaciones en los precios de los bonos, así como especular sobre la dirección futura de los precios. Los contratos de opciones de bonos también se utilizan para este propósito.
  • Tasas de interés: los derivados de tasas de interés se basan en las tasas de interés a corto o largo plazo, como la tasa de interés LIBOR. los derivados de tasas de interés se basan en las tasas de interés a corto o largo plazo, como la tasa de interés LIBOR. Los contratos de futuros de tasas de interés se utilizan comúnmente para protegerse contra los riesgos de las fluctuaciones en las tasas de interés, así como para especular sobre la dirección futura de las tasas. Los contratos de opciones de tasas de interés también se utilizan para
  • Criptomonedas: los derivados de criptomonedas se basan en el precio de las criptomonedas como Bitcoin, Ethereum, Litecoin, entre otras. Los inversores pueden usar los derivados de criptomonedas para protegerse contra movimientos desfavorables del precio de las criptomonedas. También pueden usar los derivados de criptomonedas para especular sobre el movimiento del precio de las criptomonedas. Por ejemplo, un inversor que cree que el precio de bitcoin va a subir puede comprar un contrato de opciones de bitcoin para obtener ganancias si el precio de bitcoin aumenta.

Es importante tener en cuenta que cualquier activo subyacente puede utilizarse en un derivado financiero siempre y cuando tenga un precio o un valor que pueda ser objeto de negociación. Además, algunos derivados financieros pueden estar compuestos por varios activos subyacentes combinados, lo que puede hacer que el valor del derivado sea más complejo y difícil de entender.

Clasificación de los Derivados Financieros

Anteriormente hablamos sobre los principales tipos de derivados financieros. Ahora vamos a explicar las formas en que se clasifican estos instrumentos de acuerdo a sus características:

1.) Derivados de acuerdo al tipo de contrato

Esta clasificación se puede dividir a su vez en la siguiente tipología:

  • Opciones
  • Futuros (ya sea en Mercados Organizados o en mercados OTC, donde se les conoce como Forwards).
  • Contratos Por Diferencia (CFD)
  • Permutas o intercambios (SWAPS)

2.) Derivados de acuerdo a la complejidad del contrato

De acuerdo al grado de complejidad de los contratos, se pueden dividir los derivados en los siguientes tipos:

  • Intercambio-Futuro-Opción Convencional: También se conoce como “Plain Vanilla”.
  • Intercambio-Futuro-Opción Exótica: En este tipo se incluyen las opciones tipo “Bermuda” y tipo “Asian”.

3.) Derivados de acuerdo al lugar donde se realiza la negociación del contrato

Dependiendo del lugar donde se efectúa la negociación del contrato, estos se suelen dividir en:

  • Mercados Organizados o M.M.O.O: En este caso los contratos son estandarizados lo cual significa que solo habrán derivados sobre activos subyacentes que el mercado haya autorizado previamente. Además tanto los precios en ejercicio como los vencimientos de los contratos son iguales para todos los participantes. En los mercados organizados se tiene una mayor transparencia con respecto a los precios.
  • Los OTC u “Over The Counter”: Estos son derivados cuyos contratos (activo subyacente, plazos y demás) son hechos a la medida de las partes que contratan el derivado. Con los OTC no existe la estandarización que hay en los Mercados Organizados por lo cual ambas partes pueden fijar las condiciones que más les favorezcan.

4.) Derivados de acuerdo al activo subyacente del contrato

Así mismo los derivados se suelen clasificar con respecto al activo subyacente que utilizan en los siguientes tipos:

  • Derivados financieros: Estos son los derivados que emplean activos como acciones, divisas, tipos de interés, riesgo crediticio y bonos.
  • Derivados no financieros: Entre los derivados que se agrupan en esta categoría están los que emplean materias primas (commodities) como activo subyacente. Dentro de las materias primas que se emplean en operaciones con derivados tenemos alimentos (cereales, cítricos, soya, maiz, etc), metales, energía (petróleo, gas, electricidad y otros) y otros.
  • Derivados sobre activos de otros tipos: Hoy en día también se negocia con derivados que emplean activos subyacentes de otros tipos como índices generales de precios, inflación e incluso condiciones climáticas.

5.) Derivados de acuerdo a la finalidad del contrato

Finalmente tenemos los derivados que se clasifican de acuerdo a su finalidad. Estos se suelen clasificar de acuerdo a los siguientes tipos:

  • Derivados de cobertura: Estos derivados usados como una herramienta para la disminución de los riesgos. En este caso se toma la posición opuesta en un mercado de Futuros en contra del activo subyacente del derivado.
  • Derivados de arbitraje: Son los derivados que buscan tomar ventaja de la diferencia de precios entre dos o más mercados. Por medio del arbitraje los participantes en el mercado pueden conseguir una ganancia prácticamente libre de riesgo. Con estos derivados, las utilidades se logran debido a la diferencia de precios de mercado.
  • Derivados de negociación: Son los derivados que se negocian con el fin de obtener ganancias con la especulación del precio del activo subyacente.

A continuación se muestran ejemplos de los derivados financieros más representativos y utilizados hoy en día:

Activo
Subyacente
TIPO DE CONTRATO
MMOO futurosMMOO opcionesOTC swapOTC forwardOTC opciones
Índices BursátilesFuturo sobre el IBEXOpción sobre el valor futuro del IBEXEquity swapBack-to-backn/a
Tipos de InterésEuribor futuroOpción sobre Euribor futuroSwap de tasas de interés (IRS)Forward rate agreement (FRA)Interest rate cap and floor
Swaption
Basis swap
BonosFuturo sobre bonosOpción sobre bonosn/aAcuerdo de recompraOpción sobre bonos
AccionesFuturo sobre accionesOpción sobre accionesEquity swapAcuerdo de recompraOpcion sobre acciones
Warrants
Turbowarrants
DivisasFuturo sobre ForexOpción sobre Futuro ForexSwap de divisas
Forward sobre divisasOpción sobre divisas
Riesgo crediticion/an/aCredit default swap (CDS)n/aCredit default option

Raul Canessa

Leave a reply