La frase «lo que sube eventualmente debe bajar» viene a la mente al observar el desempeño del dólar en los últimos días.

Hemos visto a la divisa más importante del mercado Forex perder algo de control frente a las demás monedas del G10 gracias a una combinación de toma de ganancias y estimaciones más conservadoras sobre cuán agresiva estará la Fed al subir las tasas de interés este mes. El apetito por la moneda más líquida del mundo también se ha visto frenado por la mejora del estado de ánimo del mercado y la reciente caída de los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos.

Para ser justos, el poderoso dólar todavía tiene una presencia dominante y esto puede reflejarse en las ganancias del mes hasta la fecha frente a la mayoría de las monedas del G10. Sin embargo, el combustible podría estar agotándose para los alcistas del dólar que probablemente necesiten otro factor fundamental importante que les ayude a mantener el impulso alcista de los últimos meses.

Echando un breve vistazo al índice del dólar igualmente ponderado, los precios están bajo presión de venta en los gráficos H4, al punto que los bajistas podrían llevar los precios hasta 1.1700.

Después de gobernar el mercado de divisas desde principios de 2022, ¿los alcistas del dólar están tirando la toalla o simplemente tomándose un breve descanso? Puede que sea demasiado pronto para responder a esta pregunta debido a las diversas fuerzas fundamentales en juego. Sin embargo, la reacción del dólar a la reunión de la Fed del miércoles y los datos económicos de esta semana podrían ofrecer una nueva perspectiva.

¿Porque está bajando el dólar?

El dólar recibió poco impulso durante la semana pasada debido al ligero aumento del apetito por el riesgo y la relajación en las expectativas de inflación a largo plazo.

A mediados de julio, se hablaba mucho de que la Reserva Federal podría aumentar las tasas de interés de referencia en 100 puntos básicos para controlar la inflación. La caída en las estimaciones de inflación al consumidor para julio recortó las expectativas en torno a que la Fed aplicará tal movimiento. Según Bloomberg, la probabilidad de una subida de tipos de 100 puntos básicos este mes es del 10 %, en el momento de escribir este artículo.

Este acontecimiento podría agregar más relevancia a la próxima reunión de la Reserva Federal. La debilidad del dólar ante la reducción de las expectativas de alzas más agresivas en las tasas muestra con claridad cómo la moneda sigue siendo muy sensible a las expectativas de subidas de tipos.

¿Que traerá esta semana para el dólar estadounidense?

Los mercados prestarán atención a la reunión de la Reserva Federal el miércoles.

El banco central aumentará significativamente las tasas de interés en 75 puntos básicos por segunda reunión consecutiva, pero el enfoque principal de los inversores se dirigirá a la conferencia posterior a la reunión del presidente de la Fed, Jerome Powell. Dado que los mercados siguen estando altamente reactivos a cualquier cosa relacionada con la inflación, las tasas de interés y el crecimiento económico, cada palabra de Powell será examinada de cerca. Para evitar fuegos artificiales innecesarios, se espera que asegure la determinación de la Fed de vencer la inflación mientras se tiene en cuenta el crecimiento.

Curiosamente, la economía de Estados Unidos se mantiene estable hasta el momento y las últimas cifras de empleo parecen alentadoras a pesar de los temores de recesión. Sin embargo, el panorama de la inflación sigue siendo sombrío con los precios al consumidor (IPC), que aumentaron un 9,1 % en junio respecto al año anterior. En el lado positivo, el indicador de inflación preferido de la Reserva Federal se redujo a un 4,7% en mayo.

Posibles resultados de la reunión de la Fed

  • La Fed sube los tipos de interés en 75 puntos básicos. Esta decisión puede no ser suficiente para los alcistas del dólar, debido a que ya sido tomada en cuenta por el mercado e incluida en el precio. Tal movimiento debe complementarse con un Powell firmemente agresivo que alimente la especulación en torno a aumentos más agresivos en el futuro.
  • La Fed sorprende a los mercados con una subida de 50 puntos básicos. Es probable que una subida menor de lo esperado desencadene una fuerte liquidación del dólar. Si Powell adopta una postura cautelosa, esto agregará sal a la herida y debilitará aún más al dólar.
  • La Fed anuncia un alza de 100 puntos básicos. Esto podría hacer que el dólar suba en el corto plazo, pero las ganancias pueden ceder ante los renovados temores de una recesión en Estados Unidos.

En cuanto a los datos económicos, será prudente estar atento al último informe de confianza del consumidor de julio, el PIB del segundo trimestre de Estados Unidos, las solicitudes semanales de desempleo y el deflactor central del PCE, entre otros informes económicos clave.

¿Es hora de que los bajistas del USD dominen la escena?

Anteriormente dijimos que “Todo lo que sube eventualmente debe bajar”.

Bueno, este parece ser el caso con el índice USD de ponderación equitativa en el gráfico semanal. Después de superar los 1.2150 a mediados de julio, los precios han estado en una caída más o menos constante. La tendencia alcista semanal está amenazada con una fuerte ruptura por debajo del mínimo más alto de 1.1700, lo que podría devolver el control del mercado a los bajistas.

En los gráficos diarios, los precios se negocian dentro de un amplio rango con soporte en 1.1700 y resistencia en 1.1950. Todavía hay algo de esperanza para los alcistas dado que las candelas están por encima de la media móvil simple de 50, 100 y 200 días. Sin embargo, un cierre diario por debajo de 1.1700 podría inspirar una caída hacia 1.1630 y 1.1450, respectivamente.